Personas instantáneas con un Dios eterno

Un Dios eterno

Por Ed Delph

Hay un gran versículo en la Biblia que dice: Dio a conocer sus caminos a Moisés; reveló sus obras al pueblo de Israel”(Salmo 103:7). Me gusta eso. ¿Pero por quéÉl hizo tal cosa?

Me gusta conocer “el por qué de la cuestión” o lo que yo llamo la historia detrás de la historia. El Señor le mostró a Moisés sus caminos, el porqué hizo lo que hizo. Los hijos de Israel conocían sus obras. Si tú sabes el “por qué de la cuestión” puedes tener un mejor entendimiento de los caminos del Señor, un conocimiento más preciso de Él mismo. Podrás ver por qué hace lo que hace. Edward Cole dijo que el hombre que conoce el “qué” será un buen empleado. El hombre que conoce el “por qué” será el jefe.

Pero vayamos a explorar un “camino” de Dios llamado paciencia o sufrimiento. Mira la paciencia de Dios para contigo y con los demás, y también nuestra paciencia para con Dios y los demás. Seamos como Moisés y conozcamos al Señor más acabadamente. A la mayoría de nosotros no le gusta esperar. Yo no puedo ni siquiera conducir por la autopista sin ponerme nervioso. Somos personas instantáneas que desean gratificación instantánea por cosas instantáneas. Personas mortales que trabajan con un Dios eterno pueden caer en malos entendidos y frustración.

Verá, para el Señor, un día es como mil años y mil años son como un día (vea 2 Pedro 3:8). Él es paciente con nosotros, no quiere que nadie padezca, sino que todos se arrepientan (vea 2 Pedro 3:9). Heredamos las promesas por fe y paciencia. Créeme, no querrás que Dios actúe rápido en la mayoría de los casos, ¡tú puedes ser el recipiente de aquello!

El Señor ha lidiado con nosotros por muchos años. Afortunadamente, tu cónyuge también lo hace. Dios fue paciente con Adán y Eva, paciente con Abraham y Sara, paciente con Moisés como por cuarenta años. Fue paciente con el apóstol Pablo como por trece años. Dios esperó treinta años y medio hasta que su Hijo comenzó su ministerio. Jesús mostró una paciencia increíble con su nueva “junta directiva”, desde con el impulsivo Pablo hasta con el dubitativo Tomás.

Muchas veces, la clave de oraciones contestadas es la paciencia. Israel estuvo en cautividad setenta años en Babilonia esperando el tiempo de Dios. Los granjeros tienen que ser pacientes, los pastores que pastorean ovejas tienen que ser pacientes, los pescadores tienen que tener paciencia, edificar una iglesia o establecer un negocio requiere paciencia, luchar contra enemigos necios requiere paciencia, ¡hasta conducir en la ciudad requiere paciencia!

¿Te pone nervioso el viaje? La naturaleza de Dios es la paciencia. Si tú puedes trabajar con Dios, de seguro Él también puede trabajar contigo. La Palabra de Dios  dice que Él obra a favor de aquellos que esperan en Él (vea Isaías 64:4 RVR60). El problema es que el tiempo es una magnífico sanador pero un pésimo cosmetólogo.

Ed Delph
Autor, escritor y columnista de varios diarios estadounidenses.
Presidente de NationStrategy, organización sin fines de lucro que trabaja en pos de la transformación de comunidades y su desarrollo.
www.nationstrategy.com

 

1 comentario en Personas instantáneas con un Dios eterno

Deja Tu Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*