Salud de calidad total

Porque el bienestar tiene que ser integral

Por Stan Toler

Según Pamela Cekola, dietista, y la Dra. Ruchi Mathur, estas son algunas cosas de las que hay que cuidarse cuando usted busca un programa que le ayude a alcanzar un cuerpo de calidad total. Aléjese de cualquier régimen que prometa o requiera lo siguiente:

  • Bajar de peso rápidamente.
  • Una solución rápida.
  • Afirmaciones que parecen demasiado buenas como para ser verdad.
  • Alimentos que identifican como “buenos” o “malos”.
  • Menos de mil calorías diarias.
  • Se requiere un suplemento vitamínico o mineral o un producto alimenticio.
  • Eliminación de un grupo alimenticio importante (como los carbohidratos, las grasas o las proteínas).

Con cientos de libros sobre dietas en el mercado y con un centro para bajar de peso prácticamente en cada centro comercial, ¿por qué no todos vivimos con nuestro peso ideal? La razón en sencilla. No queremos seguir el único plan para bajar de peso que tiene garantía de funcionar: comer menos y hacer más ejercicios. La Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos hizo esta declaración: “Bajar de peso de manera segura y mantenerse así requiere cambios a largo plazo en los hábitos diarios de alimentación y ejercicios. Muchos expertos recomiendan una meta de bajar alrededor de medio kilo por semana. Una reducción módica de quinientas calorías por día lograría esa meta ya que se requiere una reducción total de tres mil quinientas calorías para bajar medio kilo de grasa. Una manera importante de disminuir su consumo de calorías es aprender y practicar hábitos saludables.

Parece fácil, ¿verdad? Sin embargo, para la mayoría de nosotros resulta imposible hacer ajustes en el estilo de vida que den como resultado una buena salud. Usted puede cambiar eso, al menos por usted mismo. Permítame darle cinco pasos sencillos que puede dar para implementar este plan sencillo pero no tan fácil para mantener un estado físico de calidad total.

 

Evalúe los alimentos en base al color

Los expertos en dietas nos dicen que los alimentos naturales y no procesados son mejores para nosotros.

Esta es una manera sencilla de evaluar el impacto nutricional de los alimentos que usted escoja: mientras más brillante el color, más nutrientes contiene el alimento. Esto supone, por supuesto, que el color aparece en la naturaleza y que dicho color es natural y no algo añadido o mejorado. Así que la próxima vez que se vea tentado por un alimento muy procesado, escoja en su lugar algo natural. En lugar de un caramelo o dulce, escoja una fruta o pasas.

 

Descanse más

¿Se considera usted un adicto al trabajo o quizá que está sumamente comprometido con su trabajo? Responda sí o no a las preguntas siguientes para validar su respuesta.

  • ¿Trabajo habitualmente seis o siete días por semana?
  • ¿Trabajo normalmente diez o más horas diarias?
  • ¿A menudo trabajo mientras almuerzo?
  • ¿Pienso en mi trabajo incluso cuando estoy de vacaciones?
  • ¿Respondo correos electrónicos o mensajes de voz relacionados con el trabajo en casa en las noches o los fines de semana?
  • ¿Normalmente hablo con mi cónyuge, familia y amigos más que nada de trabajo?
  • ¿Tengo algún pasatiempo?
  • ¿Tengo amigos aparte de los de la oficina?
  • ¿Me río y sonrío tanto como solía hacerlo?

Sus respuestas son reveladoras, ¿verdad? Si su familia solo lo ven entre las diez de la noche y las seis de la mañana o si usted no puede recordar si tiene un pasatiempo, usted tiene una gran necesidad de descanso. El descanso no es para vagos, es para aquellos que quieren maximizar su productividad. Es vital para que su cuerpo funcione como es debido.

Dios creó al hombre para el trabajo y el descanso, lo cual Él modeló en la creación. Dios creó al hombre y a la mujer en el sexto día. Los colocó en un huerto lleno de criaturas salvajes y maravillosas y de deliciosos alimentos para comer. Les dio instrucciones para cuidar de los animales y las plantas del huerto. Les dijo que fueran fructíferos y no solo estaba hablando de tener hijos.

Pero en el primero día completo de existencia para Adán y Eva, Dios descansó. Y lo mismo hicieron ellos. Toda la creación descansó en su actividad. Este fue nuestro primer día como humanos, un día de descanso. Después del arduo trabajo de ser creados, lo próximo que hicimos fue pasar tiempo con Dios durante todo un día. Entonces comenzaron nuestras responsabilidades. Con solo ir a la primera página de nuestra historia lo veremos. De esto vemos un importante principio para la vida: tenemos que trabajar de nuestro descanso y no descansar de nuestro trabajo.

¿Cuándo fue la última vez que usted programó un día, o siquiera unas horas, para descansar? Y con descansar no quiero decir necesariamente tomar una siestas, aunque eso pudiera ser lo que usted necesita. Pregúntese a sí mismo qué actividades le refrescan y le devuelven la energía. Sepa qué carga sus baterías y hágalo.

 

Haga ejercicios habitualmente

La mayoría de nosotros reconoce que necesitamos hacer más ejercicios. En caso de que usted no esté seguro de la importancia del ejercicio, considere estos datos:

  • El ejercicio es bueno para su cerebro. En un estudio, los adultos que caminaron tres veces por semana hasta 45 minutos vieron un 11% de mejoría en pruebas que medían su capacidad para tomar decisiones.
  • Los ejercicios aeróbicos y de resistencia pudieran ser tan eficaces para tratar la depresión como los medicamentos y la terapia. En un estudio, las personas deprimidas que hicieron ejercicios disminuyeron considerablemente los índices de recaídas que los participantes que tomaron medicamentos.
  • Los hombres y mujeres activos físicamente pudieran ser entre un 40 y un 50% menos propensos a desarrollar cáncer de colon que las personas sedentarias.
  • Las mujeres activas pudieran ser entre un 30% y un 40% menos propensas a desarrollar cáncer de mama.
  • Sesiones múltiples cortas de ejercicios son tan eficaces para la buena forma física y la pérdida de peso como una sesión larga.
  • Levantar pesas mejora el equilibrio. En un estudio de un año, las mujeres de mediana edad que no ejercitaron mostraron un 8,5% de disminución en el equilibrio. Aquellas que levantaron pesas mejoraron su equilibrio en un 14%.

Usted sabe que el ejercicio es bueno para usted, pero no es fácil de acomodar en su horario. Sé por experiencia que levantarme y ponerme en movimiento mejora la calidad de mi día. Saber que le he dado a mi cuerpo lo que necesita para funcionar a niveles óptimos me hace estar más atento, me da más energía y me ayuda a lidiar con el inevitable estrés del día.

 

Reconozca y reduzca el estrés

El estrés es un hecho en la vida de casi todo el mundo. Sabemos que estamos bajo mucho estrés pero a menudo nos sentimos incapaces de hacer algo al respecto. Algunos investigadores estiman que los asuntos relacionados con el estrés representa del 40% al 80% de todas las visitas médicas. El estrés pudiera ser el culpable en muchos casos de enfermedades del corazón, ataques de ansiedad, cambios de estado anímico, resfriados, influenza, depresión, presión arterial alta, trastornos alimentarios, dolor crónico y otras enfermedades y dolencias comunes.

Sin lugar a dudas, se impone reducir el estrés. Pero, ¿cómo puede lograrlo? Aquí varias ideas:

  • El ejercicio moderado es la mejor manera de aliviar el estrés.
  • Tome mucho agua.
  • Divida las tareas en unidades posibles de alcanzar.
  • Reduzca los niveles de ruido.
  • No pierda tiempo chismoseando.
  • Perdone pronto y juzgue menos.
  • Simplifique su ambiente; deshágase del desorden.
  • Cuente sus bendiciones.
  • Ofrezca halagos a la persona que le sirva en un restaurante o a un asistente a menudo ignorado.
  • Considere que su calendario está lleno. Diga que no.
  • Sea tan considerado consigo mismo como lo sería con su mejor amigo/a.
  • Considere cualquier fracaso como una oportunidad para aprender algo nuevo.

 

Llegó el médico

Volver a establecer una buena salud física y mantenerla es una parte vital de una vida de calidad total. Para muchas personas, establecer los hábitos que sostienen una buena salud es principalmente hacer ejercicios y tener el descanso adecuado; sencillamente tenemos que hacer los cambios cotidianos que nos permitan actuar en base a esas buenas intenciones. Sin embargo, para algunos de nosotros hay problemas de salud más serios involucrados en el asunto, problemas que requieren el consejo o el tratamiento de un médico. Si usted no se ha hecho un chequeo médico últimamente, llegó el momento de hacerlo. También visite a su dentista. Esto es importante incluso si usted no tiene un problema de salud conocido. No espero q tener dolor de muelas o un hueso fracturado. La detección temprana de los problemas es la mejor manera de vivir una vida saludable y de calidad total.

¿Es posible hacer cambios que lleven a una buena salud? Por supuesto que sí. Una vida de calidad total requiere mantener una buena forma física y eso es algo que usted puede hacer.

Dé estos cinco pasos para consolidar su decisión de ir en pos de una vida de calidad total:

  1. Programe con su médico una cita para un chequeo físico completo. Pregunte: “¿Qué necesito hacer para mejorar mi salud?”.
  2. Escoja un cambio positivo que usted hará con respecto a su dieta. Anote esa decisión junto con la fecha de hoy en su diario de una vida de calidad total.
  3. Escoja una forma de ejercicios que le atraiga como caminar, jugar tenis o mentar en bicicleta. Póngase una meta para el número y la duración de los entrenamientos que usted hará durante el próximo mes.
  4. Anote el número de horas que duerme cada noche durante dos semanas. Si el promedio es menos de siete horas, identifique un cambio que hará para aumentar la cantidad de tiempo que usted duerme.
  5. Identifique tres actividades que eliminen el estrés y que le funcionen a usted. Haga un plan específico para involucrarse en una o más de estas actividades al menos dos veces por semana.

 

Por Stan Toler
Tomado del libro: Calidad total en la vida
Patmos

  Image size: 99x150, 21.891Kb
  Image type: png

Se el primero en comentar

Deja Tu Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*