Vive tu vida al máximo

No desperdicies más tu vida mirando hacia atrás

Enfócate en tu presente y en cómo encarar el propósito que el Señor tiene para ti.

Por el Dr. Jorge López

¿Te ha pasado mirar a tu alrededor y preguntarte cómo puede ser que alguien no se dé cuenta de todo lo que tiene: una buena familia, buena salud, un pasar económico prominente pero pasa la vida quejándose? Observar a personas que tienen “todo” lo que a nuestro parecer es maravilloso para ser felices, pero a pesar de ello no lo son. Horas muertas, tiempos vacíos, relaciones enfermizas, familias heridas por generaciones, sin destino…

Qué bueno sería darnos cuenta de que si en el pasado nos fue mal o las cosas no resultaron como esperábamos, es tiempo de sacudir el polvo de nuestros zapatos y seguir adelante. Lo que cuenta es el “ahora” y el futuro que camina a pasos agigantados.Veinte, 40, 60 u 80 años no son un impedimento para empezar, para crecer y multiplicarse, en especial para una persona quesabe que tiene un destino y un propósito. Ella sabe que su carrera no termina hasta llegar a la meta y después de haberla alcanzado, todavía hay mucho más para crecer y para soñar. Richard Bach escribió: “Jamás se te dará un sueño sin darte también el poder de hacerlo realidad.

Si crees que tu vida tiene sentido, no habrá obstáculo que pueda detenerte. Sin importar la edad y la condición económica que tengamos, las personas tenemos en nuestro interior un potencial, una fuerza, una energía que Dios depositó en cada ser humano. Este potencial puede ser liberado cuando la persona dice: “Ahora es tiempo de expansión, de salir de la zona de letargo, de la comodidad, del contentamiento para ir por todo lo mejor que está por venir”. Mucho más de lo que cualquiera pueda pensar o esperar está preparado para todo aquel que se atreve a soltar su potencial.¿Qué es potencial? Es esa capacidad que todavía no usamos, esa energía que no pusimos en marcha, ese conocimiento que no desarrollamos. Es esa habilidad dormida que todavía no despertó. Potencial es fuerza puesta en marcha, es capacidad puesta en acción al servicio de nuestros sueños. Potencial es habilidad en ejercicio.

Este puede ser usado en cualquier área y etapa de nuestra vida. La mayoría de las personas suelen poner excusas del tipo “no estudié”, “a mí nadie me dijo nada”, “no puedo”, “estoy grande”, etc. Potencial es vida en todo momento y en cualquier circunstancia.

La vida es breve y debemos vivirla al máximo. Esto significa atesorar cada momento, apreciarla, disfrutarla. Moisésmurió a los 120 años de edad. Con todo, dice el libro de Deuteronomio, no se había debilitado su vista ni había perdido su vigor. Era un hombre que le había sacado jugo a la vida porque había vivido al 100 %. Apreciemos cada momento de la vida y seamos felices. Como dijo Charles Chaplin: “No hay excusas para no ser feliz”. Nos preocupamos tanto por mantener, por reproducir una y otra vez aquello que disponemos que no tenemos tiempo de hacer un viaje con nuestra familia, de llevar a nuestros hijos a una plaza, de escucharlos. Desperdiciamos lo mejor de la vida, persiguiendo más y más cosas que creemos nos acercarán a la felicidad.

No podemos vivir pensando en el ayer. Solemos pensar que todo tiempo pasado fue mejor. Tendemos a idealizar lo que ya no tenemos y a olvidar la verdadera causa por la que lo dejamos ir. Y si, en algunos casos, realmente el pasado fue mejor, ¡ya fue!No podemos volver a eso. Preguntar por qué los tiempos pasados fueron mejores nunca produce energía para seguir corriendo la carrera de la vida; lo único que trae es desánimo. Vivir pensando en los fracasos y en las heridas del ayer solo nos llevará a desperdiciar nuestra vida y a cargarnos de una angustia que no tiene sentido.

Tampoco podemos vivir pensando en el fracaso. Heridas siempre hay. Fracasos también. No podemos vivir sufriendo por lo que pasó. Toma nota de este pensamiento: haz de tu fracaso un momento, no un monumento. El fracaso es un momento, el dolor es un momento, la pérdida es un momento, pero no debemosconvertirlo en un monumento porque entonces toda la vida estaremos pendiente de eso. Si tú no olvidas el pasado, destruirás tu presente y tendrás un futuro infeliz, amargado y resentido.

El problema principal del fracaso es que no estamos acostumbrados a abordarlo de ese modo, al contrario, vivimos atemorizados por el riesgo de fallar, perseguidos por la sombra de la crítica o de la humillación. En suma, perdemos de vista que dentro del fracaso subyacen lecciones esenciales para la vida. Todo hombre, por su naturaleza finita y limitada, está propenso al error. Concebir el fracaso como una maldición es como considerar que nuestra propia naturaleza falible también lo es. De ahí la importancia de quitarle esa etiqueta y convertirlo, en cambio, en una puerta abierta al crecimiento.

Recuerda, quien no olvida su pasado paraliza su presente y elimina su futuro. Habrá momentos en los que sentiremos ganas de tirar la toalla, en los que no desearemos seguir adelante, pero si perseveramos llegaremos al final. Dios está a nuestro lado sosteniéndonos, renovando nuestras fuerzas como las de las águilas para que alcancemos el premio que es cumplir el propósito con el cual nacimos.

Olvidar el ayer es imposible pero sí podemos dominar el pensamiento que nos llega de modo que no nos cause las náuseas, el rencor y la tristeza que antes nos causó. La vida se encargará de devolvernos multiplicado todo aquello que nos han quitado: tiempo, amor, finanzas, salud. Delante de Dios están nuestra causa y también nuestra recompensa. Si sufriste, si fuiste injustamente acusado, no te resientas y que no se enferme tu corazón, tu alma, tus pensamientos, tu futuro. La justicia está en camino. Pon tu confianza en el Señor;Él siempre está a tu lado.

Por el Dr. Jorge López
Tomado del libro:Cómo desperdiciar tu vida al máximo
Hojas del Sur

Como Desperdiciar tu Vida al Maximo

Se el primero en comentar

Deja Tu Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*