Un cambio vital

Cómo elevar la calidad de nuestra vida

Por  Stan Toler

Para lograr una vida de calidad, usted debe rendir lo que es por aquello en lo que se convertirá.

Si alguna vez usted ha visto alguno de los programas de televisión en los que transforman casas, ya sabe cómo funcionan. El conductor visita a una familia que pasa dificultades debido a una enfermedad, desempleo o un desastre natural y los manda a una semana de vacaciones mientras un equipo de constructores remodela su casa. En ocasiones los del programa televisivo incluso arrasan con la casa vieja y comienzan desde cero. Cuando la familia regresa y les muestran su casa nueva, indefectiblemente se quedan pasmados al ver los cambios. El producto terminado siempre excede sus expectativas.

¿Ha considerado usted que las modificaciones que hace pudieran dar como resultado una vida que exceda sus expectativas? ¿Alguna vez se ha tomado el tiempo de preguntarse qué espera lograr con su vida? ¿Ha determinado usted qué necesita hacer, qué tipo de persona necesita ser, para vivir sin remordimientos?

Independientemente de su edad o la etapa de su vida no es demasiado tarde para embarcarse en una transformación total de su vida.

Veamos algunos cambios que usted puede necesitar hacer para tener una vida de calidad total. Ninguno de ellos es fácil de lograr. Sin embargo, si usted toma en serio el crear una vida de calidad total, necesitará hacer el arduo trabajo de manejar el cambio en varias esferas importantes.

 

No más negativismo

Marco Aurelio, el emperador y filósofo romano, dijo: “La felicidad de su vida depende de la calidad de sus pensamientos, por lo tanto, protéjase como corresponde y cuídese de no contemplar nociones incompatibles con la virtud y con una naturaleza razonable”.

Creo que el emperador tenía razón en su afirmación. Su vida será solo tan buena como usted la perciba.

Sus pensamientos darán forma a sus acciones. Los pensamientos negativos le impedirán hacer muchos de los cambios que usted necesitará para ir en pos de una vida de calidad total.

 

Deshágase de la ira y el desánimo

Necesitamos eliminar la ira que experimentamos cuando alguien nos corta el paso en el tránsito, cuando nuestro cónyuge gasta dinero que habíamos destinado para pagar las cuentas o cuando nuestros hijos dejan las herramientas bajo la lluvia. Ese tipo de ira es contraproducente, le resta calidad a nuestra vida.

¿Conoce usted la raíz de toda ira? Es sencilla: expectativas insatisfechas. Usted no se enojaría con el chofer que le cortó el paso si usted hubiera estado esperando que le cortaran el paso. Usted no se enojaría con su cónyuge por gastar el dinero si usted no hubiera planeado tener ese dinero disponible. Cuando usted se vea enojado, pregúntese: “¿Qué expectativas tenía yo que no fueron satisfechas en esta situación?”.

Estar enojado es por lo general una pérdida de tiempo y energía. Considere dar a otros el beneficio de la duda y examine sus expectativas de enojarse.

El desánimo es otra fuga de tiempo y energía. Si usted se siente desanimado, tiene falta de ánimo o confianza, lo que nos sucede a todos alguna vez. Al saber que eso llegará, prepárese. ¿Qué es lo que lo alegra?

 

Relaciones saludables

Los seres humanos fueron creados para vivir en comunidad. En La Biblia, Dios no solo afirmó que toda su creación era buena, sino que además señaló: No es bueno que el hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada” (Génesis 2:18). Dios supo desde el principio que las personas se necesitan unas a otras.

Dean Ornish, autor de Recuperar el corazón y Amar y sobrevivir entre otros, ha demostrado mediante investigaciones clínicas que las personas necesitan interacción por motivos tanto emocionales como físicos.

La soledad y el asilamiento afectan nuestra salud. Aumentan la probabilidad de que nos involucremos en conductas destructivas como fumar y comer en exceso, y disminuyen la probabilidad de que tomemos decisiones con relación a nuestro estilo de vida que sean para mejorarla. La soledad y el aislamiento también aumentan la probabilidad de enfermedades y de muerte prematura y nos impiden experimentar completamente la alegría de la vida cotidiana.

Cualquier cosa que promueva el aislamiento a menudo conduce a enfermedad y sufrimiento. Cualquier cosa que promueva amor, intimidad, conexión y comunidad es algo sanador.

Cuando entendemos cuán importantes son estos asuntos, podemos hacer algo al respecto. Las acciones que fomentan las relaciones incluyen: pasar tiempo con nuestros amigos y familiares, mejorar nuestras habilidades en la comunicación, practicar la confesión y el perdón, mostrar compasión, altruismo y servicio y mostrar afecto.

Cuando aumentamos el amor y la intimidad, también aumentamos la salud, la alegría y el significado en nuestras vidas.

Ornish cree que las relaciones positivas y ganadoras mejoran la calidad de nuestra vida. Si eso es verdad, hay dos secretos que usted necesita saber para aprovecharlos al máximo: “Piensen en cosas excelentes y dignas de alabanza” (Filipenses 4:8 NTV).

Salomón escribió: “El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo” (Proverbios 18:24 RVR60).

Quedarse esperando que las relaciones nos caigan del cielo no es la manera de obtenerlas. Sencillamente no sucede así y eso no solo se cumple con las nuevas. Esperar que tu amigo o pariente renueve una relación contigo es una manera segura de mantener la distancia. ¿Se acuerda del refrán: “Para que sea depende de mí”? Así es como funcionan las relaciones. Usted tiene que dar el primer paso. Incluso si su cuñado le debe una llamada, llámelo. Incluso si su amiga que está en otro lugar dijo que le mandaría un email tan pronto como se instalara en aquel nuevo lugar, contáctela. Las relaciones nos renuevan, nos revitalizan y nos motivan.

Por Stan Toler
Tomado del libro:
Calidad total en la vida
Editorial: Patmos

Calidad Total en la Vida

Se el primero en comentar

Deja Tu Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*