mail

Suscribite a nuestro boletín

Jael Ojuel sobre el cáncer de mama: “puede curarse”

La ginecobstetra explica asuntos importantes de esta fecha en la que se concientiza sobre la prevención de la afección mamaria.

Octubre fue declarado por la Organización Mundial de la Salud como un mes de sensibilización sobre la enfermedad, para que a nivel mundial se informe sobre el tema. El fin es concientizar, prevenir y dar a conocer las maneras de tratar esta situación.

La Corriente: El cáncer de mama, según los datos del Centro de Investigaciones sobre el Cáncer (IARC), es el tumor más diagnosticado en 2021 en todo el mundo, ¿cómo creés que esta fecha concientiza a la sociedad en este tema?

Jael Ojuel: Este día es importante porque la relevancia de una detección precoz radica en que aun tratándose de una enfermedad cancerosa puede curarse. Las revisiones ginecológicas son fundamentales para identificar factores de riesgo y detectar de manera precoz cualquier signo de alarma que nos pueda hacer sospechar de un cáncer de mama.

LC: ¿Cómo el cáncer puede prevenirse? ¿cuáles son los indicios que ameritan una consulta urgente?

JO: La mamografía es el único método de cribado eficaz para un diagnóstico precoz y puede reducir la mortalidad por este tumor hasta en un 30% en mujeres mayores de 50 años, según datos de la Organización Mundial de la Salud. Las mamografías son radiografías específicas de las mamas y para muchas mujeres son el mejor método para detectar el cáncer de mama en sus etapas iniciales, cuando es más fácil de tratar, y antes de que sea lo suficientemente grande para que se sienta al palpar o cause síntomas.

Recomendamos realizarse una vez por mes el autoexamen mamario y para esto lo que se debe tener en cuenta es mirar las mamas en el espejo buscando cambios en la textura de la piel, como hoyuelos, arrugas, abolladuras o piel que luzca como cáscara de naranja. Igualmente, hay que observar también la forma y el contorno de cada mama y ver si el pezón está hundido. Si nota cambios o un sector con más dureza que otro debe consultar al ginecólogo. Otros cambios que debemos tener en cuenta son: aparición de un bulto, secreción que no sea leche materna, inflamación del seno, irritación o anormalidades en el pezón (como dolor, enrojecimiento, descamación o hundimiento).

LC: ¿Tuviste pacientes con cáncer de mama? ¿Cómo Dios hizo el milagro en ellas?

JO: Tuve muchas pacientes en esta situación, a muchas acompañé en el tratamiento hasta el final; en otras, en cambio, Dios hizo un milagro durante el tratamiento o antes de él; han sido preciosas experiencias vividas en el consultorio y en el quirófano, por eso yo siempre animo a creer concomitante al tratamiento. Dios siempre puede sorprendernos con el milagro que esperamos ya que la fe no niega la realidad sino que la transforma; es tan importante creer en medio de estos diagnósticos porque es muy alto el porcentaje de cura cuando se tiene fe.

LC: Como profesional nos dirías ¿qué importante es cuidar nuestro cuerpo? ¿qué bendición hay detrás y delante de esta acción?

JO: Cuidar nuestro cuerpo es tan importante como concepto de vida, lo necesitamos para hacer todo lo que hacemos con excelencia. El cuerpo no solo importa porque nos permite caminar, comer, ver, tocar, sino también porque es nuestra principal herramienta de comunicación, de sentir, de vivir experiencias y disfrutar de la vida.

A través del cuerpo conocemos el mundo y, lo más importante, a nosotros mismos. Debido a que nuestro cuerpo es importante, Dios desea que lo cuidemos bien. Él sabe que podemos ser más felices y mejores personas si gozamos de una buena salud. El Espíritu Santo puede estar con nosotros y puede guiarnos a servir y hacer la voluntad que Él escogió para nuestras vidas si nuestro cuerpo y nuestra mente están limpios.

Muchas pacientes me dicen “no me hice los controles ya que estuve muy ocupada cuidando a los míos”, a lo que con mucho amor les pregunto “y si algo está mal y no llegamos a tiempo, después ¿quién cuida a los tuyos?”.

“Considero los controles y la prevención de patologías tan importante como nuestra relación con Dios, ya que para poder servirle y ser agentes de cambio en este mundo necesitamos estar sanos”.

Jael Ojuel, ginecóloga y obstetra

LC: Si una persona está pasando por esta enfermedad ¿Qué mensaje de salud física y espiritual podés darle?

JO: Si estás pasando por un tratamiento de cáncer de mama, quiero decirte que a veces los procesos son difíciles, pero te pido que no dejés de confiar, que no dejés de creer porque al que cree todo le es posible. A veces pensamos que estos procesos son una montaña imposible de superar, pero puedo decirte que, aunque pienses que no vas a poder, estoy segura de que te has levantado de otros procesos difíciles y pudiste. Mirá a Dios, mirá a tu alrededor, las fuerzas llegan de ahí, el milagro que esperás puede presentarse de diferentes maneras, pero siempre llegará a tiempo.

Dios te tiene en sus memorias y su palabra jamás vuelve vacía.

Lucía García
Lic. Comunicadora Social y Periodista (UNLaM). Redactora y Prensa. Locución y producción de Vibra Podcast. Comunicación empresarial.

Otras

CRISTIANAS