mail

Suscribite a nuestro boletín

El “medio ambiente limpio” fue reconocido como derecho humano por la ONU

La medida será discutida en profundidad en Estocolmo el próximo año para definir acciones concretas a partir de la declaratoria.

 El Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas estableció el pasado 8 de octubre que un medio ambiente limpio, saludable y sostenible es un derecho humano. “Esta decisión es un avance histórico que tiene el potencial de mejorar la vida de todas las personas en el planeta”, comentó David Boyd, Relator Especial de la ONU sobre los derechos humanos y medio ambiente.

Luego de años de espera y de luchas por parte de organizaciones ambientalistas, indígenas y grupos de sociedad civil en cuanto a la defensa del medio ambiente, hoy los derechos humanos se ven ampliados a partir de esta medida que ayudará a mejorar la condición de la crisis climática que sufre nuestro planeta.  

En palabras del relator de la ONU, esta ampliación de derechos “provocará cambios constitucionales y leyes ambientales más fuertes, con implicaciones positivas para la calidad del aire, agua limpia, suelo saludable, alimentos producidos de manera sostenible, energía verde, cambio climático, biodiversidad y el uso de sustancias tóxicas”.

La resolución que estableció esta garantía fue aprobada con 43 votos de apoyo y cuatro abstenciones: Rusia, China, India y Japón. Costa Rica, Maldivas, Marruecos, Eslovenia y Suiza auspiciaron el texto. El Consejo también estableció, en una resolución separada, una nueva relatoría dedicada específicamente al impacto del cambio climático en los derechos humanos.

Además, unas 160 organizaciones, grupos y expertos suscribieron a una carta en la que piden a los líderes mundiales que garanticen los DDHH y el medioambiente de forma conjunta. Numerosas son las crisis de la mano de los abusos de empresas sobre los derechos medioambientales; desde el acaparamiento de tierras, pérdida de soberanía sobre el agua y los alimentos, una mayor pobreza y desigualdad, ataques y asesinatos de activistas, empeoramiento de la salud de los océanos y la pérdida de biodiversidad. Por eso insisten en que “esto debe cambiar“. 

Entre estas organizaciones se destacan BirdLife International, World Wildlife Fund (WWF), la Federación por la Autodeterminación de los Pueblos Indígenas de Paraguay, International Service for Human Rights de Suiza y numerosos doctores de la Universidad de Oxford.

Por su parte, Inger Andersen, directora ejecutiva del PNUMA y quien fue nombrada por el secretario general de la ONU, António Guterres, como secretaria general de la reunión internacional Estocolmo+50, afirmó que “al reunirnos en Estocolmo, volveremos a comprometernos con la salud humana y planetaria, la responsabilidad, la prosperidad, la igualdad y la paz”. Declaración que siembra esperanza y mucha expectativa para lo que viene por delante en la cumbre en 2022 y que definirá acciones concretas desde los Estados.

En palabras de Boyd: “El futuro del mundo parece un poco más brillante hoy”.

Valeria Viera
Licenciada en Comunicación Social (UBA). Realizó un posgrado en producción de televisión y se ha capacitado en comunicación institucional. Escribió el libro devocional "Guía para extranjeros". Estudia canto lírico que, junto a las comunicaciones, es otra de sus grandes pasiones.

Otras

CRISTIANAS