mail

Suscribite a nuestro boletín

Kike Pavón: “soy un privilegiado, pero no se me olvida de dónde he venido”

Desde Empezar de nuevo, hasta su último EP Punto y aparte, el cantante español Kike Pavón nos ha ido sorprendiendo con su versatilidad, su voz y composiciones.

 Su último video junto a Funky, Un loco más, fue lanzado en noviembre del 2020 y ya lleva más de un millón y medio de reproducciones en YouTube.

Situado en la nevada España, nos recibió en su estudio, ubicado dentro de la casa de sus padres, para contarnos un poco sobre su actualidad, su nueva Escuela para Ministerios Musicales, su amor por Argentina, sus proyectos y experiencias. 

LC: Es difícil no preguntarte cómo llevaste el 2020, pero también es real que cada persona rescató algo que puede bendecir a otros, ¿qué planes se truncaron y cómo lo revertiste?

KP: Lo peor fue la gira, teníamos el final de la gira de Ayer y hoy que es un disco de reversiones de los años noventa. Dejé de contar los conciertos cancelados por un tiempo porque me ponía mal, pero la última vez iba por cuarenta. También un disco que tenía pensado escribir de una manera diferente, quería hacerlo más a la antigua. Quería encerrarme con los músicos quince días o un mes en algún sitio, con varios compositores y crear un disco muy de banda. 

Lo que estaba haciendo últimamente es más urbano, y me encanta porque me sale muy natural, pero quería hacer un disco un poco más Pop-Rock, y eso sí que se me truncó. Voy componiendo cosas y se las mando así por zoom como estamos hablando tú y yo ahora, pero no es lo mismo. La idea era captar la esencia de una banda, que pienso que en las producciones actuales se está perdiendo.

LC: ¿Lo querías hacer en algún país en especial o allí en España? 

KP: ¡Me hubiera encantado hacerlo en Bariloche! No te estoy mintiendo, incluso lo pensé con los chicos de Fila 9, ya que conozco una gente que tiene unas cabañas allí y podían prestarla de una manera más altruista; de una manera más “filantrópica” como dirían en Argentina ahora que está de moda esa palabra por la Batalla de los Gallos (risas). 

Pero en fin ese disco lo pospuse, e hice uno más que tenía en mente que fue el EP Punto y aparte y ahora estoy viendo cómo hago para retomar ese proyecto.

LC: ¿Qué es lo que más te gusta del país (Argentina) que incluso no solo has viajado varias veces, sino que hasta piensas en trabajar un tiempo desde aquí?

KP: Me encanta todo, pues la Argentina y España son muy similares en muchas cosas culturalmente, aparte de que el público argentino siempre me ha tratado increíble; siempre he tenido una conexión especial, me encanta el país, la comida, el fútbol. 

Es uno de los sitios al que más hemos ido. Íbamos como dos o tres veces por año y la verdad es que lo extraño un montón, siempre me hace sentir en casa y sin dudas Buenos Aires es una de mis ciudades favoritas, si ahora mismo tuviera que ir a algún sitio a pasear sería Buenos Aires, seguro.

LC: Después de toda esta experiencia, ¿se planifica o se sueña post 2020?

KP: Yo soy de los que piensan que todo va a cambiar, y la gente está como esperando a que todo vuelva ser como era antes. Yo no pienso que eso se dé tan rápido, y no tanto por la enfermedad, sino por sus consecuencias. 

Mucha gente vio sus ingresos afectados, entonces esta pausa y luego todo sigue igual, lo veo complicado. Más bien yo estoy mirando qué trae el futuro, creo que el pasado quedó ahí, hay cosas que se pudieron hacer y cosas que no, solo hay que ver qué viene en frente.

LC: ¿Punto y aparte era parte de una planificación?

KP: Totalmente, en medio del disco que quería hacer con la banda, mi compañía de disco Heaven Music, me ofreció hacer el EP de una manera diferente. Ten en cuenta que van diez años desde que salió mi primer disco, y lo que tengo claro es que las cosas han cambiado. 

Gracias a Dios me ha ido muy bien, pero no me puedo aferrar a mi manera de entender la música, entonces me ofrecieron trabajar con productores más jóvenes que yo, esto es horrible decirlo (risas), yo era el niño de la música, si te pones a ver las participaciones el único más joven que yo era Evan (Evan Craft).

LC: No solo la cuestión de la edad, sino que a ti te respalda el hecho de tu formación y ser ingeniero de sonido, debe haber sido raro que alguien con menor edad te diera indicaciones, ¿no?

KP: Es que ha cambiado todo tanto, los chicos entienden la música de otra manera, y admito que hay cosas que me llaman mucho la atención. Hay cosas que estoy en medio y hay cosas que no puedo.

LC: ¿A qué te refieres?

KP: Hay cosas en mi música que no quiero sacrificar por los tiempos. Es decir, hay cosas con las que, entre comillas, “voy a morir con ellas”. Porque siento que son parte de mi identidad, lo que hago a lo mejor ya no esté tan vigente, tampoco puedo ser alguien que no soy por buscar agradar y perder esencia. 

Yo creo que, al final, me encantó el EP Punto y aparte, lo disfruté, creo que tanto Oto como Pablo, que son los productores, son híper talentosos y el futuro está en sus manos. Pero hay cosas que yo no volvería a hacer por cómo me siento yo con mi edad, voy a cumplir 35 años, entiendo la vida de otra manera, y quiero que mi música también lo refleje. 

LC: En cuanto a meterte o no, ¿te refieres a un género en especial?

KP: No, no, si en realidad, yo engaño porque soy muy latin en lo que me gusta oír.

LC: ¿Qué escuchas hoy? Por ejemplo, subes al auto y ¿qué pones?

KP: Bueno hora mismo tengo una playlist que no tiene nada de urbano porque mi proyecto tampoco quiero que lo sea. Creo que hacen falta discos de pop y un poco más roqueros porque todo se ha inclinado a lo urbano, y eso es lo que estoy oyendo, recuperando artistas que me gustan, bueno, qué te digo, ¡aprendí a tocar la guitarra eléctrica con Metallica a escondidas! (risas).

LC: ¡Que no escuche el pastor!

KP: ¡Claro!, pero, en fin, no tanto el estilo sino la manera de afrontar las canciones, para mí cada canción debe ser parte de un brazo mío, algo muy mío. Creo que a veces en el cómo se interpreta la música hoy en día no es tan así, todo es como mucho más rápido, y no soy capaz de acostumbrarme a esa velocidad. 

Por ejemplo, los productores nuevos, claro que les va muy bien, tienen que hacer mucha música porque alguna va a llegar o a tener éxito. Yo, sin embargo, planeo los discos desde las letras, el orden de las canciones, hay cosas que en ellas quiero contar y necesito sacarlas de este estudio, aquí en esta habitación.

LC: ¿Eres de meterte de lleno en la producción o como en este caso viene gente joven y los dejas decidir a ellos? 

KP: En este último sí, he confiado en su criterio, pero soy muy intenso. En los otros cuatro discos anteriores que había hecho me metí hasta en la afinación de las voces, la edición de las guitarras. Fíjate que he trabajado con algunos músicos que no se mueven en el ambiente cristiano, como el pianista de Pablo Alborán.

LC: Te han dicho que te pareces a Pablo Alborán, ¿no?

KP: (Risas) Me lo han dicho, sí. Es más, tenemos muchos amigos en común y sin embargo nunca nos hemos visto. Entre ellos, su director musical es amigo mío desde hace muchos años.

LC: ¿Te gustaría hacer alguna producción con él o no es de tu interés?

KP: Yo estaría más contento de tomarme un café con él y poder charlar. Bueno, su director musical es argentino, y me decía en cuanto a esto que te mencionaba de mi intensidad: “Es la primera vez que un artista se sienta aquí a mi lado mientras trabajo”.  Entonces le pregunté si le molestaba, y me respondió: “No, no, me parece increíble, pero nunca me había pasado”.

LC: Imagino que en todos estos años de carrera hay una persona en tu vida que funciona como un mentor, un guía con experiencia que te orienta cuando no sabes cómo afrontar una situación. ¿Quién es esa persona?

KP: Funky, yo siempre digo que es mi hermano mayor, me ha ayudado mucho a enfocarme y a tomar mejores decisiones, porque a veces con esta cosa que tengo yo de ser tan músico a veces me perdía un poco. Hay que tener un balance entre la música y el mercado, a mí no me gustaría que fuera así, pero es la realidad. 

Funky me ayuda mucho a conocer el mercado, en los discos que he trabajado con él me ha dado mucha perspectiva, trabajar para sus discos, ver cómo se gestiona. A Alex Zurdo también le mando mucho mis canciones y me da su opinión, y a Ulises de Rescate, a los tres siempre estoy mandándoles cosas, me hacen su devolución. Lo bueno es que cada uno tiene su área fuerte entonces me dan su opinión y yo uno todo eso para ver la foto más global. 

LC: ¿Y tú te volviste mentor de alguien?

KP: Sí, claro, claro. Intento siempre estar ayudando. Pues he abierto una escuela que se llama Escuela de Ministerios Musicales que es un programa en los cuales vemos catorce módulos, uno por semana. Allí los ayudo a componer sus canciones, a pensarlas.

LC: ¿Esto ya finalizó? ¿O cuándo podrían volver a anotarse?

KP: La primera generación ya finalizó, volvemos a arrancar con la segunda en abril, es lo que quiero hacer ahora, claro que seguir haciendo música, pero también voy cumpliendo años y creo que hacen falta más músicos jóvenes, entonces si yo puedo ayudarlos en algo, me encantaría.

LC: Al hablar contigo transmites mucha calidez, y se sintió de la misma forma al pactar esta nota. ¿Te ha pasado de admirar a alguien y que cuando lo conoces te decepciona su forma de ser o su forma de relacionarse?

KP: Mira, yo tengo una opinión al respecto; de cómo me he desarrollado en la música a lo largo de estos años profesionalmente hablando, soy un privilegiado, pero no se me olvida de dónde he venido.

Es verdad que hay cosas duras en esta profesión, pero siento que la gente no tiene por qué tenerme cariño sin conocerme, no tienen por qué venir a mis conciertos, o invitarme a que yo participe en sus congresos. Entonces, yo valoro mucho eso, porque no lo doy por hecho. Creo que es algo muy bonito, y lo disfruto y quiero que la gente vea que así lo siento. 

Tu podrías estar haciéndole la nota a otra persona y me has llamado a mí, yo me siento agradecido por eso, siempre intento mantenerme en eso, no siempre me sale, ¿vale? No soy la Madre Teresa, se me sale el mal carácter, o dormí mal, pero en la medida de lo que soy consiente sí me gusta mantener un agradecimiento al cariño, y que nadie que se acerque a mí me vea como yo el artista y ellos un fan, sino como personas iguales, en donde yo agradezco que les guste mi música y como tal los trato. 

LC: ¿Y cuál es ese medio o red social que más usas para comunicarte con estas personas? Te vi muy activo en Tik Tok (risas).

KP: ¡Uff! ¡Soy malísimo! Pero intento estar un poquito en todo. Es verdad que me cuesta responder, pero porque son muchísimos los mensajes, quizá soy más de Instagram, aunque me gusta mucho Tik Tok, no tanto hacerlos, me divierto mucho mirando.

LC: Bueno, con las preguntas de Instagram interactúas bastante.

KP: Me gusta eso, sí. Hago covers y cosas relacionadas con la música. Fíjate que con los años he sido cada vez peor con las redes, antes estaba más activo, ahora me cuesta más. Yo solucionaba mi falta de interacción en las redes con las giras, y al verse postergadas tuve que ponerme más a tono y yo ¡soy muy malo para los live!

LC: Hoy el éxito se mide mucho a través de esta presencia en las redes, si tienes muchos seguidores, los like´s, etc. ¿Qué piensas de esto, cómo mides el éxito en tu vida y dónde encuentras la gratificación?

KP: Hablar del éxito es muy profundo, yo pienso que muchas veces podemos estar teniendo éxito en algo y no ser populares, o no ser visibles. Y pienso también que los lugares de éxito públicos, es como el pico de una montaña, y lo digo por mi experiencia. 

Yo he sido viral, eh estado número uno en todas las radios, he entrado a los auditorios y han gritado, eh vivido la emoción de ser el nuevo, y eh vivido el ya no serlo.

Y te digo una cosa, el éxito no es un lugar para estar. Puedes llegar a la cima, tomarte la foto, pero luego tienen que bajar y continuar, empezar otro proyecto.

Me encantó una frase de John Mayer donde dice que la música es como un pez: Tú lo pescas, y una vez que lo tienes en la mano lo debes de soltar, tirarlo al agua y volverlo a pescar. Y me gustó ese concepto porque creerte exitoso por el aplauso de la gente no rinde, ya que esa misma gente que te aplaude al día siguiente te odia. Creo que el éxito tiene que ver más en cómo caminas tu proceso que con el triunfo momentáneo. 

Si me arrepiento de algo en estos años es de muchas cosas no haberlas disfrutado por estar pendiente de la siguiente, eran tantas las cosas que venían que quizás hubiera preferido espaciarlo todo un poco, disfrutar más de la gente. ¿Sabes cuántas ciudades no conozco más que el aeropuerto, el hotel y el auditorio?

el éxito para mí es poder disfrutar el camino; si eres capaz de eso y de irte mejorando a ti mismo en cada cosa que haces, estás siendo exitoso.

Habrá momentos que le gustes a la gente y habrá otros que no. Me pasa con las canciones, muchas de las que he hecho no han sido exitosas y yo me siento muy orgulloso de ellas, aunque no me las pidan en los conciertos. 

LC: ¿Cómo es tu experiencia con las radios y medios no cristianos, crees que llegas al que no conoce de Dios?

KP: Siempre ha sido muy buena la experiencia con otros medios no cristianos, de allí a decirte que ha calado para el otro lado, no tanto como me hubiera gustado. Sí hay mucha gente que me escucha y que no son cristianos, y lo sé no porque me escriban, sino porque tengo amigos del gimnasio que sus hijos me escuchan y no son cristianos. 

Me ha ido bien, pero me hubiese gustado que llegue un poco más lejos, porque pienso que es mi misión al final. Entretener cristianos no creo que sea lo que debemos estar haciendo y a veces es lo más cómodo. Y a la vez, no sé hasta qué punto pues cruzar de un lado al otro. Creo que es más fácil que un no cristiano se convierta y siga teniendo una carrera en la música a que sea la inversa.

LC: ¿Por qué piensas que sucede?

KP: Porque la iglesia es muy celosa y posesiva, son sus artistas y si ese artista lo decepciona porque hace algo distinto a como ella lo haría entonces le hace la cruz. 

LC: En pocas palabras, ¿qué enseñanza te dejó este 2020 que pasó?

KP: Que hay una diferencia muy grande entre lo importante y lo urgente. Este tiempo que he estado más en casa me di cuenta de que había dejado cosas importantes por ir a hacer todas aquellas que eran urgentes. Amigos y familia con la que quería estar, descansar, tantas cosas que día a día no ves y que son muchísimo más importantes. 

Ya no quiero volver al ritmo anterior, y sí que tengo muchas ganas de viajar y hacer giras, pero intentaría ser más sabio, porque muchas veces me he sentido frustrado de estar del otro lado del mundo con alguien que no me está valorando, y a la gente que de verdad me valora la estoy dejando sola.

Mar de Filippo
Mar de Filippo
Periodista. Cofundadora de Duck Movies. En 2010 se avocó a la conducción radial y televisiva. Interés por el ámbito musical .Entrevistas a grandes artistas locales e internacionales. Fue responsable de Prensa y Difusión de Corto Plazo. Actualmente estudia Producción Audiovisual en la Universidad Nacional De Arte (UNA).

Otras