mail

Suscribite a nuestro boletín

Alimentación: ¿cómo revertir el efecto pandemia?

La Sociedad Argentina de Nutrición (SNA) publicó esta semana un informe en el que advierte que seis de cada diez personas subieron de peso desde que comenzó el distanciamiento social.

María Jose Amiunes, licenciada en nutrición (MP3540), expresa que el aumento de peso y obesidad en la sociedad surgió porque “paso algo muy simple, la gente empezó a consumir más y a gastar menos. Al no hacer actividad física el gasto calórico disminuyó y, al estar más tiempo en casa, abrió la posibilidad a que cocinemos más”.

El documento publicado informó que aquellos que tenían sobrepeso antes de la pandemia de coronavirus, en este tiempo tuvieron un cuarenta y dos por ciento más de oportunidades de engordar en comparación con el resto de las personas. Amiunes también describe “creo que lo que se fue distorsionando en este tiempo es el qué comemos”.

Según el documento, ocho de cada diez personas cambiaron sus hábitos alimentarios en pandemia.

La SAN alertó que, dentro de los pacientes de riesgo por el contagio del coronavirus, se incluyen a las personas que tengan obesidad. A su vez, la nutricionista Amiunes agrega “quienes también tengan sobrepeso deben cuidar su salud. No se trata de algo estético o superficial, esto afecta nuestro cuerpo, involucra nuestra salud cardiovascular, puede incrementar el riesgo de diabetes, colesterol alto e hipertensión”.

Además, durante la pandemia muchas personas dejaron de realizar actividad física y, en el informe publicado, SAN explicó que cuatro de cada diez de los entrevistados afirmaron el aumento del tamaño de las porciones en sus comidas. “Sin dudas el sedentarismo es el gasto calórico que falto”, sintetiza Amiunes.

Entonces ¿cómo cuidar nuestra alimentación aún en pandemia? La profesional detalla que los buenos hábitos comienzan en la casa y el querer volver a comer sano es una decisión personal. Amiunes cuenta “puede costar y llevar su tiempo, pero se puede. No es una decisión de un día al otro, los hábitos de construyen con el tiempo y siendo equilibrados”.

La nutricionista fundamenta que el desbalance del peso en las personas también puede ocurrir ya que se muchas veces se suele comer más grasa y el cuerpo no termina de nutrirse. “La mejor fórmula que puedo dar es salir del “no puedo” no tengo tiempo, y poner nuestra salud dentro de los horarios de nuestra agenda” recomienda Amiunes.

Algunos consejos que ofrece la profesional de salud son realizar cuatro comidas al día en las que se incluyan frutas y verduras todos los días, tomar agua, evitar bebidas azucaradas. A su vez afirma que es importante ingerir legumbres, cereales integrales, carnes magras, lácteos descremados y realizar actividad todos los días, aunque sea un poco.

Amiunes explica que una buena alimentación está relacionada con aquellas comidas que uno cocina en su hogar, las cuales deben ser platos con sabor, a su vez, una sugerencia para llevar a cabo este hábito, es establecer horarios y menús para ese momento. “Comer saludable no es comer 24/7 comidas light o sanas, sino que la mayoría de mis elecciones me conduzcan a una vida saludable. Puedo darme gustos, encontrando el equilibrio ahí también” justifica la nutricionista

“La nutrición saludable es comer algo que nutra, sin dudas para Dios nuestro cuerpo es templo del espíritu santo”, define Amiunes. Entonces, la nutricionista reflexiona “nuestra salud le importa al Señor, cuidarnos no tiene nada que ver con banalidad, sino con comprender quienes somos en Dios y el privilegio que tenemos de ser su morada”.

Redacción
Redacción
La Corriente es una plataforma de contenidos digitales creados para informarte, edificarte y entretenerte. Nos proponemos difundir y promover la fe y la cultura cristiana al mundo.

Otras