Si al leer las palabras “videojuegos y evangelizar” solo se te viene a la mente un rotundo “¡IMPOSIBLE!”, pues te sorprenderás al darte cuenta de lo poderoso que puede llegar a ser.

Aunque pareciera muy obvio, vale la pena aclarar que, en estos tiempos, los jóvenes demandan que la información les llegue con mayor rapidez, y que el mensaje sea lo suficientemente adaptado a la época. Es decir, atrás quedaron los mensajes donde solo te decían “los videojuegos no son de Dios”, esta afirmación actualmente carece de todo sentido porque existen estudios que demuestran los beneficios de este pasatiempo.

Dicho esto, ya no se trata de usar Internet como medio de evangelización, sino de evangelizar considerando que la vida del joven actual también se expresa en el ambiente digital, y específicamente en el gaming.

“Los jóvenes no tienen problema con escuchar el mensaje de Dios sino, tal vez, con la forma en que se les está transmitiendo”.

Desde hace un tiempo existen grupos cristianos que se dedican a extender el mensaje aprovechando los MMORPG o juegos de rol multijugador masivo como medio de expresión. Normalmente lo hacían en juegos no tan populares, pero a medida que fue creciendo el rebaño, decidieron ocupar las tierras del famoso juego World of Warcraft.

Billy Houston, uno de los misioneros de este movimiento, afirma que “nunca había visto tanta gente predispuesta para recibir la palabra del Señor”, y además asegura que la mayoría de los jugadores son chicos solitarios que no tienen amigos y cuando oyen que alguien los quiere como lo hace Jesús, siempre desean oír más.

A este grupo se le suman también las labores del reverendo londinense Simon Archer, conocido como Vicarious BIG en Twitch, quien manifestó con sus propias palabras: “Dios me llama a ministrar a aquellas personas que están aisladas. Es un grupo que sufre problemas de salud mental, que hace amigos, que comparte sentimientos, por lo que es un grupo muy bueno con el que conectarse”.

Así como estos casos existen muchos más que se mantienen fuera del conocimiento público pero que, sin dudas, Dios está usando para llegar de manera creativa a la vida de estos jóvenes que necesitan esa palabra de aliento.

Como ves, los videojuegos son una herramienta clave para lograr una conexión genuina con esta generación de gamers, pero si aún no te convence esta idea, solo te diré que a veces es necesario estar en los lugares donde está la gente, tal como lo hizo Jesús (1 Corintios 9:20-22).

Fundador y creador de contenido de Academia de Gamers. Especialista en Marketing Digital y aficionado a los videojuegos, la tecnología y las series coreanas de Netflix. Fiel creyente del amor de Dios. Actualmente voluntario en la Iglesia Hillsong Buenos Aires.