mail

Suscribite a nuestro boletín

Ser cristiano, un libro que responde a las preguntas que todos nos hacemos

¿Qué significa ser cristiano? Si no nos lo hemos preguntado aún, es un buen momento para hacerlo. ¿Qué nos hace distintos a cualquier otro grupo de personas? ¿Acaso podríamos limitar nuestras diferencias a meras formas de vestir, de hablar, o de reunirnos? Bueno, hay un poco de todo eso. Y más. Trascendiendo las cuestiones sencillas de distinguir a simple vista, ser cristiano se trata de algo todavía más profundo. Stephen Arterburn y John Shore traen ante nosotros algunas de las preguntas más comunes que todo seguidor de Jesús (tanto novatos como veteranos) se ha hecho —y si no, seguramente lo hará— a lo largo de su peregrinaje por la Tierra.

Sin importar en qué etapa del continuum estemos posicionados, las diversas necesidades espirituales en los distintos momentos de la vida del cristiano pueden dividirse, según los autores, en cuatro tipos: respuestas, dirección, confirmación e inspiración.

Y aunque resultara tentador satisfacer nuestro intelecto mediante contestaciones elocuentes y nominaciones exhaustivas, cada respuesta hallada en el libro apuntará hacia la verdadera fuente y sustancia de todo conocimiento: las Escrituras. Esto, sumado al testimonio vívido de otros creyentes, entre quienes resalta, primero que todos, la encarnación humana del Hijo de Dios en la Tierra, Jesús.

“Algo tiene que encender nuestro reconocimiento de Dios, que va desde lo teórico a lo real, del pensamiento o aun de esperar que Dios sea real a saber que Él efectivamente lo es”.

Stephen Arterburn y John Shore

La primera sección de la obra abarca cuestiones centrales del credo bajo la premisa de que, a pesar de que nadie puede vivir de recuerdos e historias pasadas, conocer los antecedentes de nuestra creencia en profundidad producirá un hambre espiritual imposible de contener si no desemboca en una genuina relación personal de intimidad con el Padre.

Para mantenernos comprometidos, necesitaremos una verdad viva, experimentada en carne propia y no, contada por terceros. Y esto, sin lugar a dudas, resultará en un despojo total de nuestras lógicas y razonamientos. El cristianismo no cabe en los estándares humanos.

Las relaciones también son tema a tratar bajo la cosmovisión cristiana. A diferencia de otro tipos de creencias, relegadas a lo meramente privado y preferencial, partiendo del principio de “nacer de nuevo”, Stephen Arterburn y John Shore aseguran que seguir a Jesús en cada área de nuestra vida y con cada parte de nuestro ser implica la incomodidad constante de la transformación inexorable que produce el Evangelio en nuestros corazones. Jesús liga nuestra identidad como cristianos a nuestra actitud con los demás: no será una calcomanía en la parte trasera de nuestros autos lo que nos representará como seguidores de Jesús, sino el amor que demos a cada ser vivo con el que nos cruzamos hasta el final de nuestros días.

“Hasta que entremos en la próxima vida, queremos aprovechar lo más que se pueda de esta vida. Y hacemos lo mejor al tomarnos de Dios, de nosotros mismos y de los otros”.

Stephen Arterburn y John Shore

A partir de la tabla de contenidos ubicada en las primeras páginas, la estructura de la obra nos permitirá encontrar de forma rápida respuesta a preguntas inmediatas, en un repertorio que abarca cuestiones tal vez consideradas triviales y otros asuntos teológicos y apologéticos de más complejidad. Estas preguntas, a su vez, estarán distribuidas en dos secciones: “Dios adentro”, que desarrollará temas tales como la intimidad personal, nuestra actitud con el prójimo y la cuestión del pecado; y “Dios afuera”, con tan solo dos capítulos, uno de ellos dedicado a la Biblia y su estudio, y el otro, a la Iglesia como Novia y Cuerpo de Cristo.

¿Cómo entender la Trinidad? ¿Qué significa cuando Dios no responde mi oración? ¿Cómo vivir bajo el estándar del Gran Mandamiento? ¿He de orar incluso por mis enemigos? Con graciosa sencillez y un irrefutable soporte bíblico, ambos autores traerán a nosotros luz, que solo puede ser alcanzada por la curiosidad y el hambre. En el inconmensurable misterio de la divina majestad de Dios, Él se acerca a darnos respuesta. Y en este libro, encontraremos algunas de ellas.

Ruth Di Naso
Tengo 20 años, soy estudiante de Comunicación Social en la Universidad de Buenos Aires. Soy una amante de la música y las letras. Actualmente servidora en el equipo de alabanza juvenil TRECE30.

Otras

CRISTIANAS

hola
Enviar Whatsapp
error: Gracias por interesarte en las publicaciones de La Corriente, para su uso o difusión, por favor escribirnos a [email protected]