mail

Suscribite a nuestro boletín

Nuevo Sentido, el grupo musical que transmite a un Jesús alegre

El grupo musical Nuevo Sentido, oriundo de la ciudad de Córdoba y con casi 10 años de trayectoria, brindó shows en importantes escenarios junto a grandes artistas de todo el mundo. Cuentan con cuatro albums de estudio en los que participaron diversos artistas cristianos como Kike Pavón, T-Bone, Nolberto Alkala, Manny Montes entre otros. Con su estilo tropical, merengue y mambo urbano lograron captar la atención de casi toda Latinoamérica, lo que les permitió realizar giras por países como Chile, Colombia y México. La Corriente entrevistó a Marcos Quinteros, vocalista de la banda, para conocer más de ellos.

L.C.: Son una banda con una trayectoria exitosa, escuchados no solamente en Argentina, sino en el mundo. Pero todo tiene un comienzo, ¿cómo fue el suyo?

M : Yo siempre hago el mismo chiste, digo que empezamos como dice el Chavo del 8 “sin querer queriendo”. Empezamos tocando en la iglesia, tocando el estilo que hacemos que es el merengue y, por supuesto, como estamos en Córdoba, hacíamos cuarteto. Comenzamos siendo cinco, y nos empezaron a invitar de otras iglesias.

Empezamos a salir, les gustaba a los jóvenes, después al poco tiempo se sumó Diego, que es el otro cantante. En el principio éramos Jeremías, otros músicos y yo. Tocábamos con secuencia, después se sumó Diego con otros músicos y bueno, en ese momento, nos empezaron a invitar bastante de otras Iglesias.

Entonces empezamos a orar y pensar el nombre. Lo que queríamos era que fuera algún nombre que reflejara lo que era la banda para nosotros en ese momento. Y de lo que queríamos que fuera entonces vino algo nuevo para nosotros, una nueva dirección, porque yo estuve toda mi vida atrás de un instrumento y de repente estaba cantando.

También queríamos que fuera algo que la gente escuche y que pueda ver un Evangelio diferente, que se pueda encontrar con algo nuevo, que seamos ese canal de bendición para muchas personas que puedan conocer a un Jesús alegre y que, por supuesto, aquellos que no conozcan a Dios puedan encontrar una nueva dirección a su vida.

Por eso le pusimos Nuevo Sentido, porque queríamos ser ese canal de bendición para los que no conocen a Cristo y para aquellos que sí lo conocen o quienes están por ahí estructurados en un solo pensamiento. Bueno así nace particularmente el nombre. A los poquitos meses pudimos grabar el primer material y fue algo que no esperábamos.

Yo creo que hasta el día de hoy no hemos parado, hemos tenido pocas veces que no hemos tocado algún fin de semana. Empezaron a invitarnos de muchos lugares y pasamos diferentes procesos lindos. Por ahí algunos complicados, pero así pudimos grabar cuatro discos y estamos ahora en el proceso del quinto.

L.C.: Muchos músicos pasaron por el grupo desde que arrancaron, ¿cuántos integrantes conforman la banda actualmente?

M: Actualmente somos 10 músicos, pero fueron impresionantes los cambios. La última vez que nos íbamos de viaje, conté que habían pasado más de 30 músicos, o sea que tranquilamente podrían haber formado dos bandas más. Lo que pasa es que por ahí se ha complicado mucho el tema de tocar todos los fines de semanas, de viajar, de la familia, que esté todo bien en la iglesia.

Cuidar de no estar muy ausente en la familia, o todo bien en la familia y muy ausente en la iglesia, entonces es un equilibrio, un equilibrio difícil de lograr. Pero yo creo que Dios tiene un plan, un propósito con cada uno y te digo que creo que hace más de tres años que estamos prácticamente con el mismo plantel de músicos. Fueron diferentes procesos, pero estamos como definidos, por decirlo así.

L.C. Después de nueve años de trayectoria, ¿ cuál fue la experiencia más inolvidable que vivieron como banda?

M: Tenemos varias, pero una que te puedo contar fue acá, en Río Cuarto, en el interior de Córdoba. Tocamos en una iglesia donde, la verdad, se había organizado algo muy bueno. Había tenido mucha publicidad, entonces había mucha gente que no conocía a Dios, otra gente que estaba apartada del Señor y entonces era lo ideal. Fue algo que nosotros, ahí, tocando, sentimos mucho la presencia de Dios.

Nosotros, aparte de hacer la música que hacemos, tropical, merengue, mambo urbano, movida o fiestera, como lo quieras llamar, hacemos también ministración, compartimos Palabra, hacemos adoración. Y esa fue una reunión en la que hubo todo eso. Y terminando la reunión se acercó gente que decía “Miren, miren chicos aunque ustedes no lo crean yo estaba aplaudiendo y estaba enfermo, tenía un dolor que no me podía agachar, que no podía levantar las manos y recibí la sanidad”.

Varias personas se acercaron y nos dijeron eso, pero lo más “loco” es que apenas estábamos en camino de vuelta a casa y empezaron a llegar mensajes en redes sociales de montón de gente, pero un montón de gente que nos escribían sobre cosas, familias que habían ido ahí prácticamente destruidas, que habían tenido un reencuentro con Dios. Chicos que tenían ganas de quitarse la vida o estaban mal, deprimidos y la verdad que eso fue por varios días, entonces la verdad que eso fue, yo creo, un regalo de Dios.

Sentís que ahí Dios te dice “Bueno, yo te pongo ahí para algo”. Te puso para que su Espíritu transforme las personas y sus vidas, entonces eso fue algo que me marcó y fue algo que vivimos con los chicos varios días. Porque no fue solamente ese día, sino que empezaron a escribirnos y yo creo que nunca nos había pasado ni nos pasó algo así hasta el día de hoy, pero la verdad que esa noche nos marcó.

Nuevo Sentido

L.C: ¿Qué papel juega el ritmo en la música a la hora de transmitir emociones?

M: Creo que nunca me hicieron esa pregunta, pero admito que lo pensé y no se lo compartí a nadie pero sí yo creo que la percusión es la base. Pienso que es el motor de la banda, porque son los percusionistas los que marcan esa fuerza y ese ímpetu de la banda. No sé, ese sentimiento que hace que llegues a sentir la música latina, ¿viste?

Creo que tenemos la bendición de tener chicos que están muy “metidos” Hoy en día, no es para diferenciar de los otros, la verdad que los chicos que están son muy “locos”, locos de estudiar el estilo. Ellos se han puesto a investigar mucho cómo se toca un estilo, cómo suena un instrumento, así como los dominicanos que nosotros admiramos mucho.

Y te digo que hay integrantes de la banda que los han llamado de bandas de República Dominicana, ahora con las redes sociales te hablas con todo el mundo, y han grabado para músicos de allá o sea ellos mismos se asombran de cómo tocamos el merengue, que nunca se imaginaron.

Vos me hablas de Argentina y yo me imagino rock, o cumbia, a donde vamos el argentino es rockero, es así, y bueno se han asombrado la vez que también salimos fuera de Argentina y la verdad es que eso que decís es algo que yo pienso por dentro, que es fundamental la percusión en esto.

Que suene parejo porque al grabar con varios instrumentos de percusión, no tocamos con batería pero sí es fundamental que suene bien, bien armonizado, Y la verdad es que son como cuando cambia de patrón una canción, tienen que estar bien sincronizados y que no suene mal. Yo creo que ellos se conocen muy bien y hacen muy bien su trabajo en la banda.

L.C: ¿Crees que este estilo es un buen medio para predicar? ¿Por qué?

M: Yo creo que para romper un poco los límites que ponemos en nuestra mente. Primero te voy hablar de la iglesia. Nos costó al principio romper muchas estructuras y nos “prendieron fuego” en las redes sociales y hasta en la misma Iglesias. Pero después de un tiempo, muchos líderes, pastores, que a veces no nos entendían, nos vinieron a decir “Miren chicos, la verdad que yo no entendía y ahora entiendo lo que Dios puso en ustedes”.

A veces te digo que ni nosotros entendíamos lo que estábamos haciendo, pero sé que es un propósito de Dios y yo creo que para la gente fuera de la iglesia es algo muy lindo que podamos hacer esto, para demostrar un Evangelio que no es, digamos, aburrido, que no es un Evangelio donde te van a criticar, donde no vas a poder disfrutar de una música alegre. Para poder llegar también a gente que escucha y que quiere una música movida y con buen contenido.

Ha pasado gente que hace poquito va a la iglesia y nos dicen “Chicos yo escuchaba la Mona Jiménez, y la verdad que si estoy en la iglesia, pienso que no lo tengo que hacer, pero ustedes me salvaron porque a mí me gusta el estilo merengue, me gusta la música movida y nunca imaginé que en la iglesia iba a ver esto”. Bueno, estamos ahí para estar presentes donde Dios quiera usarnos. ¿Cierto? Y para muchas cosas más, pero yo creo que eso sería lo principal.

L.C: Sus videos pasan las miles de reproducciones ¿Por qué crees que tanta gente los sigue?

M: Yo creo que salir fuera de lo normal, de lo que estamos acostumbrados en la iglesia, es algo que alegra y que es necesario. A mí me pasó varias veces que por ahí voy en el auto y prendo la radio cristiana y estoy con ganas escuchar algo alegre, o algo que me motive un poco más el día, por decirlo así. Uno siempre escucha casi la misma música, que la verdad es linda, pero es la música que escuchas en la iglesia. Y uno, como joven, tiene ganas de escuchar otra cosa .

Pienso que por eso también hay muchos jóvenes que nos escuchan, muchas personas que necesitan por ahí escuchar una música alegre y que les anime el día, que hable de Dios de una forma con gozo. Así que yo creo que por eso ha llegado a bastante gente.

L.C: Al ser tantos integrantes me imagino que la convivencia es algo importante ¿Cómo es la relación entre ustedes?

M: La verdad que tenemos muy buena onda, nos conocemos hace bastante tiempo con la mayoría y el que es más nuevo tiene, creo, más de tres años en la banda. Yo ya lo conocía de antes, así que hay una amistad, principalmente, y generalmente cuando vamos para todos lados hay muy buena onda. No te voy a decir que siempre. Hay cosas que han pasado, de pronto decimos: “Chicos, vamos a hacer esto” y te dicen “No, yo no quiero”. Y al preguntar por qué no, te contestan: “Porque vos esto, y lo otro y lo otro” o “¿Y por qué yo?”. Pero por lo general la pasamos bien, nos reímos y estamos en las buenas y en las malas.

Además te digo que estamos mucho juntos, nosotros los lunes nos juntamos a grabar o componer y venimos la mitad del grupo (somos cinco los que tenemos dedicado el asunto de la grabación) y los martes estamos todos, y ya el viernes tocamos, y casi todos los fines de semana. Entonces a veces, cuando decimos “Juntémonos el miércoles”, alguno sale con: “No, no te quiero ver más”, jaja .

L.C: Tienen muchas participaciones con músicos de renombre como Kike Pavón, Many Montes, T-Bone , entre otros ¿Cómo fue la experiencia de trabajar con ellos?

M: Sorprendente, la verdad, porque tuvimos la iniciativa de invitarlos a participar y fue algo también regalo de Dios porque acomodó todas las cosas. Por ejemplo, yo pude grabar con Kike Pavón y estuvo no sé si una hora y media acá en el estudio o algo asi, y te das cuenta de que son muy buenas personas, muy, muy amables, muy buena onda, muy predispuestos y muy profesionales, super profesionales. La verdad que te anima, o sea uno se queda mirando y admirando un poco y te anima a mejorarte, y te obliga a mejorarte, así que sí, fue algo sorprendente e increíble estar ahí con ellos y repito, un regalo de Dios.

L.C: Tienen un público muy amplio, con oyentes en diversas partes del mundo ¿De qué lugar los escuchan más?

M: Yo siempre me fijo en los informes de Spotify o de YouTube, aparte de enterarme por las redes. En Argentina, de Córdoba y Buenos Aires; después, de México, Guatemala y Colombia. También nos escuchan en Estados Unidos, pero sí, en América Latina consumen muchísima música, ¡es increíble!

L.C: ¿A qué partes tuvieron la oportunidad de viajar?

M: De América Latina estuvimos en Chile, Colombia y México y la verdad que fue algo muy lindo. Lo que me sorprendió a mí fue Colombia. Obviamente que México me gustó mucho, fue una experiencia muy linda, nos sentimos como en casa, pero en Colombia nos pasaron muchas cosas buenas: hicimos gira de medios y también estuvimos tocando.

Yo me sorprendí mucho de que en Colombia no existe esa línea que divide la música cristiana y la música secular, ellos escuchan todo y son muy creyentes. Por supuesto que seguramente no sean todos cristianos. Por ejemplo, algo muy “loco”, tocamos en un shopping. Fuimos a un canal de televisión que es como MTV, un canal de música, y se prendieron, les gustó la onda y nos dijeron: “Chicos, si quieren, el sábado tenemos un evento, lo hacemos en un centro comercial, nos gustaría si pueden ir”.

Y, obviamente, dijimos que sí. Fue algo muy lindo. Inclusive la gente que estaba dentro del centro comercial se “enganchó” y a mí la verdad que me dejó muy sorprendido. Esto en otro lugar no lo vi. Y otras cosas más también muy, muy lindas, todas experiencias muy buenas.

L.C: Estamos en un momento en el que la música cristiana adquirió un papel importante ¿Creerías que hay cosas para mejorar en esta música?

Yo creo que en realidad hay muy buena música cristiana pero los músicos podrían ser un poquito más originales. Eso primero, y segundo, voy a pasar la pelota para el otro lado, me parece una sensación mía que lo vengo viendo, lo vengo sintiendo desde hace tiempo. Le falta más apoyo de nosotros los cristianos a la música cristiana. Que nosotros consumamos más este tipo de música, y apoyemos más a esta generación, qué es más nueva, que está rompiendo muchas estructuras.

O sea, hay muchas cosas lindas, muchas cosas interesantes y de repente nos estamos peleando entre los cristianos diciendo que esa música no es de Dios y que es música sí lo es. Entonces yo creo que hay muchas cosas buenas que podemos seguir mejorando, siendo originales. Y creo que los hijos de Dios deberíamos tomar la iniciativa de apoyar más la música cristiana, compartirla con el compañero del trabajo, los amigos, etc.

Yo noto que acá en Argentina, no sé en Buenos Aires pero sí en Córdoba, muchas veces se hace un evento cristiano y dicen “Eu, ¿cómo vas a cobrar entrada?”. Pero si viene un artista, un músico, que hace una música urbana sí te pagan la entrada. Quizá eso pase en cada país, pero yo creo que deberíamos aportar un poco más los cristianos a la música cristiana y dejar de estar peleando ¿no? Discutiendo si esa música es de Dios o no y pensar un poco en la gente que necesita consumir ese tipo de música.

L.C: ¿Cuál es el próximo paso que se viene para la banda? ¿Están armando algo nuevo?

M: Mira ya estamos trabajando en el quinto material, en el quinto álbum. Nuestro plan es presentar de a un tema, de a un sencillo, con videoclip. Durante la pandemia presentamos una sola canción que se llama “Follow me”. Hicimos un video lyric y nos frenó un poquito porque queríamos hacer un videoclip. Nos frenó un poquito el no poder juntarnos, poder rodar una escena para filmar, así que bueno, seguramente, vamos a estar lanzando sencillos.

En 2021 presentaremos el álbum completo, pero sabemos que la música ahora primero se ve y después se escucha. Entonces queremos entrar por los ojos un poquito, cambiar un poquito en el rumbo de lo que estaremos haciendo, ir presentando sencillos con videoclips, así que estamos trabajando en eso.

Rodrigo Acosta
Rodrigo Acosta
Compositor y Productor Argentino. Músico de la banda Fila9.

Otras

RANDOM

La violencia en sus distintas formas

La violencia hacia la mujer se define como: “conducta, acción u omisión, que, de manera directa o indirecta, (…) .No necesariamente tiene que haber evidencias fìsicas.

¿Gracia barata o sublime? El costo del discipulado de Dietrich Bonhoeffer

Si sos pastor, maestro o líder, no podés de dejar de leer este libro que nos habla sobre la gracia...

Ayunar o no ayunar ¡he aquí el dilema!

Una mirada bíblicamente equilibrada sobre esta actividad tan polémica como necesaria No era raro que le hicieran ese tipo de preguntas a Jesús. Algunas veces la gente preguntaba sinceramente.