mail

Suscribite a nuestro boletín

Mientras todos miran el mundial, la Iglesia en Qatar permanece oculta

Puertas Abiertas afirma que, a pesar del ambiente festivo que vive el país en estas semanas, la realidad de la Iglesia cristiana autóctona sigue siendo preocupante.

Según la organización cristiana que se dedica a monitorear la persecución del cristianismo en el planeta, las “comunidades cristianas registradas oficialmente continúan escondidas de la población general”.

Miles de personas de distintos países caminan por las calles de Qatar para presenciar la Copa Mundial de Fútbol, que inició el 20 de noviembre y finalizará el 18 de diciembre de este mismo año. Mientras tanto, en otras partes del mundo, millones de personas siguen con atención la competición futbolística por los distintos medios. Sin embargo, no todo es alegría.

“Se anima a los turistas a visitar los museos de Qatar, los lugares con patrimonio cultural y los centros comerciales, pero algo que no podrán hacer es visitar una iglesia”, señala Anastasia Hartman, portavoz de la entidad en Oriente Medio. 

El portal protestante digital registró la problemática del país del mundial. La organización dedicada a monitorear la persecución del cristianismo en todo el mundo subraya la anómala situación que afrontan los cristianos cataríes. “La vibrante comunidad cristiana del país ha quedado completamente oculta”, aseguran desde Puertas Abiertas. “El pequeño número de conversos cataríes no tiene permiso oficial para poder reunirse o celebrar cultos cristianos. Dejar la religión musulmana para convertirse a otra fe se considera apostasía y, según la sharía islámica, se castiga con la muerte. Además, estos creyentes se enfrentan a una presión extrema por parte de las familias y del resto de los miembros de su comunidad”, aseguran desde la ONG.

Hoy en día, Qatar ocupa el puesto 18.º en la última edición de la Lista Mundial de Persecución de Puertas Abiertas. Según la organización, las iglesias cristianas que el Estado ha reconocido y registrado oficialmente se encuentran en el complejo de Mesaimeer, en Doha. “Se trata de un lugar abierto a los cristianos que forman parte de la importante comunidad de extranjeros en el país, y también se permite el acceso a los visitantes no musulmanes”, dicen.

La finalidad de Mesaymeer era la de promover el diálogo interreligioso. “Es un buen gesto. Sin embargo, ahora está demasiado saturado. Es momento de que los cristianos de Qatar puedan reunirse libremente: la expresión de la libertad religiosa es parte de un derecho fundamental y no algo que haya que esconder como si fuese vergonzoso”, opina Hartman.

Que el hecho de disfrutar de este torneo internacional —ya sea televisivamente, desde la comodidad de nuestros hogares, o presencialmente, en las tribunas de los estadios de Qatar— no desvíe nuestra atención de la necesidad de interceder sin cesar por nuestros hermanos de Medio Oriente, para que puedan continuar comunicando el Evangelio, aun en medio de la persecución. 

Rodrigo Acosta
Músico, productor y compositor argentino. Forma parte de la banda Fila 9 desde el año 2016 como bajista y segunda voz.

Otras

CRISTIANAS

hola
Enviar Whatsapp
error: Gracias por interesarte en las publicaciones de La Corriente, para su uso o difusión, por favor escribirnos a [email protected]