Este libro no ha perdido en el paso del tiempo ni un poco de su valor, sino que, por el contrario, ha concentrado su total riqueza para entregarnos mucho más de lo que podemos esperar al leerlo.

El encontrarnos con Watchman Nee, escritor de libros exitosos que han traspasado el tiempo y la distancia, con títulos tales como La vida cristiana victoriosa, Autoridad espiritual, El Hombre espiritual, Consejos para una vida santa y otros tantos, nos da la pauta de que no podemos dejar de leer (o releer ¿por qué no?) este maravilloso libro que está, a la fecha de hoy, más vigente que nunca.

La liberación del espíritu nos confronta con una realidad: Dios quiere tratar con nosotros, ¿estaremos dispuestos a someternos al proceso? 

“NO SE QUEDE A MITAD DE CAMINO, APRENDA A VIVIR A PLENO”.

Watchman Nee en La liberación del espíritu

Pocas sugerencias tan acertadas como ésta: No nos quedemos a la mitad (de lo que sea) en nuestras vidas, debemos ir por la plenitud: ese estado de máximo desarrollo y perfección tan deseado por todos, sabiendo que Dios proveyó a Cristo como la única plenitud para el hombre, como está escrito en Colosenses 1:19 “Porque a Dios le agradó habitar en él con toda su plenitud”.

Sin preámbulo alguno, el Dr. Watchman Nee comienza su libro diciendo que todo hombre que sirve a Dios descubrirá, tarde o temprano, que el gran impedimento para ser una persona plena y libre no es nadie más que uno mismo, simplemente, porque el interior del hombre no está en armonía. Por lo tanto, si no hay armonía, no hay libertad; y si no hay libertad, no hay plenitud. 

De manera contrapuesta Nee nos dice, “el hombre debe someterse al control del Espíritu para ser verdaderamente libre”. Y aunque a simple vista pareciera no tener sentido, el autor se preocupa en desarrollar este concepto bien bíblico desde su capítulo inicial, que no querremos pasar por alto.

Como el ser humano no es poca cosa, sino un ser complejo, créanme, necesitamos leer este maravilloso manual.

“NO TRATE DE SUPRIMIR O DESPRECIAR SU ALMA; SINO SEA FUERTE EN ESPÍRITU, PARA QUE ELLA PUEDA SER CONQUISTADA, SALVADA Y HECHA PARA SERVIR A SU GOZO MÁS PLENO”.

Watchman Nee en La liberación del espíritu

Esta parte del ser humano, la espiritual, es llamada por el escritor hombre interior. Fuera del hombre interior está el alma que será llamada durante este escrito hombre exterior; ambos dos recubiertos por un cuerpo.

Es absolutamente necesario comprender la composición del hombre creado por Dios, para luego identificar los conflictos que tiene y, por supuesto, tratar con ellos, es decir, con nuestros propios conflictos.

“DEBEMOS RECONOCER ANTE DIOS QUE LA PRIMERA DIFICULTAD PARA NUESTRO TRABAJO NO ESTÁ EN LOS DEMÁS, SINO EN NOSOTROS MISMOS”.

Watchman Nee en La liberación del espíritu

Ante esta realidad se nos plantea en estas páginas una gran verdad: “Si nunca hemos aprendido a librar nuestro hombre interior (espíritu) para que pueda abrirse paso a través del hombre exterior (alma), no estamos en condiciones de servir a Dios”.

La meta planteada, y la que tanto deseamos todos los hijos de Dios, es coincidente con la del autor: la libertad, la armonía y, como resultado, la plenitud absoluta. Necesitamos llegar a Cristo.

Colosenses 2:9-10
Porque toda la plenitud de la Deidad reside corporalmente en El, y habéis sido hechos completos en El, que es la cabeza sobre todo poder y autoridad.

El paso a paso por nuestro más profundo mundo interior será guiado por Watchman Nee capítulo tras capítulo, como comenzando de cero para llegar finalmente a la cúspide más alta que podamos alguna vez soñar. Allí está la libertad.

El autor de este libro sabe de qué habla en cada letra que ha dejado por escrito. Es un estudioso en temas como la composición, el comportamiento y el espíritu del hombre, lo que lo hace un especialista, no solo por haber profundizado en el estudio sino por su experiencia en Cristo tras haber pasado más de 20 años en prisión en China a causa del Evangelio.

Y si hay alguien que tiene toda la autoridad para decir lo que dice y escribir sobre lo que escribe, éste es Watchmann Nee.

No todos estarán dispuestos a dejar fluir el proceso de Dios en sus vidas, pero, para quienes acepten, habrá un antes y un después, y eso es lo que asegura el llamativo título del segundo capítulo; y con nuestra aceptación seremos guiados a que, finalmente, demos lugar al Espíritu Santo a unirse a nuestro propio espíritu y permitirle trabajar con nosotros.

“LA LEY DEL ESPIRITU DE VIDA OBRA CON PODER SOLAMENTE PARA AQUELLOS QUE SON ESPIRITUALES”.

Watchman Nee en La liberación del espíritu

Por supuesto, al iniciar este largo camino de trato personal rápidamente notaremos, cosa que ha hecho con anticipación el Dr. Nee, que hay impedimentos que bloquearán el avance, especialmente por nuestras limitaciones humanas y junto con éstas, los problemas del hombre tales como orgullo, dureza, tristeza y todos las demás situaciones están allí en el alma reprimiendo que el espíritu fluya libremente en todo su esplendor.

El poder reconocer nuestras propias limitaciones es una oportunidad que daremos a Dios para que pueda obrar en nosotros; y podremos identificarlas a medida que las veamos plasmadas en las páginas de este libro.

“EL SEÑOR QUIERE ROMPER NUESTRO HOMBRE EXTERIOR (ALMA) A FIN DE QUE EL INTERIOR (ESPÍRITU) PUEDA TENER UNA SALIDA”.

Watchman Nee en La liberación del espíritu

Dios será insistente en trabajar con nosotros, pero dependerá de nuestra disposición personal que el Espíritu Santo obre, se pueda cumplir el propósito de Dios y sea finalmente una gran realidad en nuestras vidas.

“A MEDIDA QUE NOS APROXIMEMOS AL FIN DE ESTAS LECCIONES, HALLAREMOS EL SECRETO DE UNA VIDA FRUCTÍFERA PARA DIOS”.

Watchman Nee en La liberación del espíritu

¡Dios nos quiere a usted y a mí como instrumentos útiles! 

Es un libro digno de aprovechar a tiempo.