mail

Suscribite a nuestro boletín

Juan de Montreal: “quiero hacer humor que traspase las paredes de la iglesia”

En el mundo cristiano no necesita mayores presentaciones, sus sketchs hacen reír a grandes, jóvenes y chicos por igual, la versatilidad de su contenido siempre mantiene atento a su público y se lo considera uno de los influencers con más llegada en las redes sociales, con más de 800 mil seguidores en Instagram, 1.3 millones en Facebook, y mas de 14 millones en Tik Tok. En exclusiva con este medio habló de todo, sin reservas, como es él, siempre riéndose de sí mismo, nos cuenta de todo su proceso como artista de manera íntima e inspiradora.

Nació en la ciudad de Mar del Plata, Argentina, y es hijo de los pastores Rubén y Roxana Giménez. Además, está casado con Walky, quien siempre lo acompaña en sus videos tan graciosos y ambos son padres de la hermosa Abril, quien les enseña día a día a vivir agradecidos y felices de vivenciar un milagro cada minuto.

LC: Todos conocemos a la banda de los hermanos Montreal ¿Cómo fue en lo personal dar ese paso de la música al humor? ¿Qué te llevó en tus inicios a querer incursionar en esta faceta?

JDM: Ese cambio no fue difícil, sino algo que se complementó porque siempre hicimos humor como hermanos, en la iglesia, como líder de jóvenes, y creo que no fue difícil esa transición, que no me alejó de la música, porque la banda Montreal, por más que está un poco inactiva, sigue con planes a futuro, estamos trabajando en un nuevo disco y creo que relacionar las dos cosas es algo muy lindo; la música y la comedia van de la mano. No fue algo difícil, fue algo natural, nada más que que anteriormente no lo veníamos haciendo de manera pública pero sí dentro de nuestra iglesia, obras de teatro, sketch. Pero cuando se hizo público, se hizo furor porque no había este tipo de comedia activa.

LC: Siempre se hace mención a lo difícil que es ser hijo de pastor, inclusive vos tenías un sketch en que parodiabas esa situación, en tu caso ¿Cuál fue tu experiencia personal?

JDM: Como hijo de pastor y el menor de cinco hermanos, creo que fui al que más se le complicó. Tuve un poco de rebeldía en la adolescencia, repetí la escuela, tenía bastantes complejos de inferioridad y me costó mucho batallar conmigo mismo. Al ser hijo de pastor, creo que la batalla es asumir ese rol con responsabilidad, en el que uno tiene que ser ejemplo. Y para mí había mucha presión, por eso tuve mis momentos de no ir a la iglesia, de escaparme un poquito, pero todo tiene un aprendizaje. Todo hijo de pastor llega a una conclusión, a un puerto de enseñanza importante, donde después se da cuenta para qué fue creado en el propósito de Dios.

“Creo que cada hijo de pastor tiene un propósito y no es el que dicen nuestros padres sino el que Dios dice”. 

Juan de Montreal, comediante, influencer y músico.

LC: Con Niko Evans recorrieron varios países juntos haciendo videos durante algunos años ¿Qué momento gracioso recordás detrás de escena junto a Niko?

JDM: Niko es un gran amigo, para mí es como un hermano, pasamos muchas cosas y atesoro muchos recuerdos con él. Una vez casi se nos cae un avión, yendo de Buenos Aires a Uruguay, y Niko hacía bromas en el medio de las turbulencias, era una cosa de locos. Después, recuerdos de muchas caídas que hemos tenido, de los sarcasmos que usamos entre nosotros, y las ironías en los conciertos y en los shows, pero el que más, me recuerdo de todo, fue una vez que estábamos en Canadá, justo estábamos en Montreal, mira qué irónico, y me tragué una pelusa de Krity Kon, un pedacito de pelo de la peluca, y todo el sketch me la pasé tosiendo y Niko trató de remarla en dulce de leche. Trataba de arreglar ese momento diciendo, “hay que orar por Krity porque está mal”. Imagínate, yo no podía hablar, tenía la voz bien trabada, bien ronca (risas de por medio). De todas maneras, fue un momento jocoso, y Niko trataba de arreglarlo como podía. Este es un recuerdo que va a quedar para toda la vida.

LC: Uno de los últimos cambios que tuviste en tu manera de hacer humor es que pasaste de parodiar “asuntos internos que pasaban dentro de las iglesias” a hacer videos de humor más “general” ¿esto sucedió de manera espontánea o fue un paso planificado? ¿por qué ya no hacés los sketchs de antes?

JDM: En cada decisión que tomé hubo una oración antes. Yo venía trabajando con el humor dentro de la iglesia, con cada personaje, yo creo que fue muy sanador, que fue edificante, que hijos de pastores, músicos, líderes y hasta ujieres fueron ministrados con nuestro tipo de humor, pero mi oración en 2019/2020 fue ‘quiero hacer un humor que traspase la iglesia, que sea sano, que no tenga malicia y que pueda llegar a otros corazones’. ‘Salir al mar y no quedarme en la pecera’, como así decimos, creo que esa fue la oración y Dios abrió las puertas a través de plataformas como Tik Tok, donde Dios me llevó hasta Asia mismo, con un humor que tal vez no es tan Cristocéntrico o que no predica directamente, pero es sano, tiene valores, es para la familia; cuento la historia de mi hija y Dios está en medio de todo esto y yo sé que la Gloria siempre es para Él. Todo tiene un propósito y una meta, es llegar y evangelizar a cada uno de los corazones y llevar la luz de Jesús, entonces creo que estamos siguiendo todo esto a la oración que se dijo y a una guía de Dios.

“quiero hacer un humor que traspase la iglesia, que sea sano, que no tenga malicia y que pueda llegar a otros corazones”

Juan de Montreal, comediante, influencer y músico.

LC: Hace poco te sacaste una foto con Marko y compañía ¿Estás grabando material junto a ellos?

JDM: Este año conocimos a Marko y a otros influencers, gente de los medios importantes, y eso también considero que es respuesta a una oración que hice, porque, como les dije anteriormente, tratamos de que nuestra vida siempre dependa de las respuestas de Dios. Marko me abrió las puertas de su casa y me dijo “Te admiro por ser ejemplo de buen padre”. Creo que eso para mí ya es ser luz. Vi en él un corazón muy sano, más allá de lo que él pueda recibir a nivel crítica, o que cause cierto rechazo, creo que todo tiene un propósito. Y me encanta sentarme en esas mesas, la verdad que disfruto mucho estar allí, más que en mis propios círculos. Esto me da mucha felicidad porque se abren puertas y terrenos que antes no podía acceder, pero la Gracia de Dios nos habilitó estas nuevas plataformas, así que nos dejamos guiar por Él.

LC: ¿Quiénes son y fueron tus referentes humorísticos, o influencer de los cuales aprendes y te inspiran?

JDM: Tengo gente que me ha inspirado a hacer todo esto. Obviamente, no puedo dejar de nombrar a Dante Gebel, que es como mi tío, después viene el humor del Chavo del ocho, de Los Tres Chiflados, Mr Bean; todo este humor lleva un arte tremendo, mucha creatividad e imaginación para hacer reír sanamente, otros de los artistas que me inspiran mucho son Les Luthiers, quienes por muchos años han demostrado la originalidad de sus presentaciones haciendo reír a miles de familias en todo el mundo.

LC: Hace poco compartiste públicamente que los médicos te aconsejaron, antes de que naciera tu hija, Abril, que tenían que abortarla, sin embargo, también decís junto a Walky que ella es un hermoso milagro ¿Qué es lo que más aprendieron o que sentís que Dios les enseñó en todo este tiempo junto a Abril?

JDM: Al quinto mes de embarazo, todo se complicó y fue riesgoso para la salud de ambas. El consejo de los médicos fue que la abortemos, me acuerdo que esas palabras rompieron nuestro corazón, fue un día muy difícil, a lo que le siguieron meses de mucha densidad, neblina, confusión y dudas, no entendíamos mucho ni cómo íbamos a hacer pero sí te puedo decir que desde el día que nació nuestra vida cambió por completo. Somos testigos de que, desde el minuto uno, Abril siempre se está superando en todo, desde el primer respiro y suspiro, porque nació casi sin respirar pero tuvo un pequeño respiro que era casi un zumbido, desde ese momento nuestra hija se convirtió en una guerrera. Más allá de todas las dificultades, nos enseña que en cada detalle y en cada cosa que ella vence, tal vez pequeñas cositas para muchos pero gigantes para nosotros, desde probar agua, hasta reírse, se terminan convirtiendo en lecciones que aprendemos todos los días, la vida de Abril es la vida de Dios reflejada en nuestra casa. Creemos que El Señor nos dio un milagro para que lo cuidemos y todos los días agradezcamos.

LC: ¿Qué proyectos nuevos tenés para lo que resta de este 2021?

JDM:  En lo que queda de este año vienen proyectos muy lindos, vamos a sacar dos películas y grabar una tercera. No puedo dar detalles de los nombres, pero sí les adelanto que entramos en el cine. Esto que voy a spoilear no sé si lo puedo decir, pero en exclusiva se lo cuento a ustedes como medio para que lo difundan: estamos escribiendo un libro, pero no voy a dar más detalles por ahora (se ríe). Otra de las metas es empezar a hacer giras nuevamente, después de una pandemia que trastornó todo por más de un año y medio, en el que nos mantuvo parados sin poder viajar pero que nos dio la idea de crear un nuevo show con respecto a lo que vivimos los seres humanos estando encerrados en nuestras casas, para darle un giro real pero gracioso en el que queremos que la gente se ría y se identifique con nosotros, pero el desafío más grande es que estamos proyectando y trabajando en un show que esté dirigido plenamente para la gente que no es creyente para poder ser luz también afuera de la iglesia.

Emiliano Ruiz
Emiliano Ruiz nació en Buenos Aires, Argentina, en 1985. Cursó las carreras de Comunicación Social y Ciencias Políticas. Participó de varias revistas locales y algunos concursos literarios. Escritor y poeta. Autor de los libros La ventana de los sueños y Debajo de la Piel.

Otras

CRISTIANAS

hola
Enviar Whatsapp
error: Gracias por interesarte en las publicaciones de La Corriente, para su uso o difusión, por favor escribirnos a [email protected]