mail

Suscribite a nuestro boletín

Holy Rides, el club de motoqueros cristianos que predica sobre dos ruedas

En Noruega un grupo de motociclistas evangélicos llevan la palabra de Jesús y están por cumplir 40 años predicando a través de este ministerio.

El club tiene como objetivo difundir el Evangelio de Jesús a las personas de la comunidad de motociclistas. Hoy en día Holy Riders se encuentra entre los clubes de motociclistas más grandes de Noruega. “Queremos conocer a los motociclistas en sus propios términos. El club siempre se ha caracterizado por una buena comunidad interna, dice Svein Arne Rønjom, uno de los líderes del club en la provincia de Telemark al medio europeo Evangelical Focus. En el club prospera en un ambiente sin alcohol, a todos les gusta hacer nuevos amigos y se habla la Palabra de Dios.

Holy Riders está organizado en 18 sucursales locales en Noruega, además cuentan con tres sucursales en Suecia. También se encuentran en proceso de iniciar sucursales en Ucrania y Rusia (Novosibirsk). Los distintos departamentos tienen sus propios arreglos durante todo el año, pero todos se reúnen para el Encuentro de Peregrinos y el encuentro anual.

motoqueros-cristianos-noruega
Dos integrantes de Holy Riders. A la izquierda Harald Vatne, el presidente de club.

El club fue fundado en 1981 y en su comienzo alcanzó un máximo de 1.000 miembros a finales de la década de 1990. Ahora solo tienen cerca de 400 miembros, principalmente en Noruega, pero este tema no les preocupa mucho. Durante 40 años han estado en las carreteras ayudando a todos aquellos que utilizan el vehículo de dos ruedas a encontrar el camino a los brazos de Jesús. Esta asociación comenzó como un club donde los motociclistas cristianos podían compartir su fe con otros motociclistas compañeros cristianos y difundir el Evangelio de la salvación a través de Jesucristo a cualquier persona en la comunidad de la motocicleta.

En esta sociedad se encuentran personas de todas las edades, profesiones, estilos y con historias de vida diferentes. “Aquí, el hombre y la mujer tienen las mismas oportunidades”, comenta Rønjom. En Telemark se reúne un grupo regular más algunos miembros de apoyo que se agrupan todos los martes para viajes y reuniones sociales. También tomamos tiempo para la oración y una pequeña palabra bíblica.

motoqueros-cristianos-noruega
El club acampando junto al río.

Cuando el presidente de Holy Riders, Harald Vatne, de Kristiansand, Noruega, está en su vehículo, se encuentra con muchos ciclistas seculares y siempre trata de difundir la luz en la oscuridad a aquellos que aún no conocen al Señor. Vatne explica que “cuando alguien solicita nuestra insignia, siempre le preguntamos sobre sus actitudes en determinadas áreas, y tiene que firmar un contrato para convertirse en miembro, de esa manera se adhieren a lo que postulamos”.

Propósito

“Existimos para contarles a los motociclistas acerca de Jesús y lo que Él puede hacer por ellos. Creemos que Dios es quien llama a las personas que deberían ser miembros del club. Para nosotros esto es una vocación y un ministerio, y es un desafío. Por tanto, necesitas saber lo que estás haciendo si quieres unirte a nosotros”, subraya Vatne.

“La forma en que nos reciben me enorgullece y me hace feliz. Llevamos mucho tiempo aquí, y la comunidad de motociclistas sabe lo que somos y qué somos de verdad”, agrega el presidente del club.

motoqueros-cristianos-noruega
Holy Rides reunidos acampando.

Según Vatne, Los motoqueros son personas honestas a las que les gustan otros que también son honestos. Si creen que eres un farsante, se distanciarán de ti. Nos dan la bienvenida e incluso nos invitan activamente a venir a algunos encuentros porque piensan que somos un aporte positivo”.

La carpa del café

No hay forma de ocultar que se bebe mucho cuando los motociclistas se reúnen para acampar y divertirse. Sin embargo, todos en Holy Riders están sobrios. A menudo son ellos los responsables de “la carpa del café”, donde suelen suceder muchas cosas interesantes.

Para Vatne la carpa es un “oasis”. “Allí pueden tomar una taza y un bocadillo, y tenemos muchas conversaciones con la gente. Un hombre puede estar contando que tiene algún tipo de problema con su hijo, mientras que otro pelea con su esposa. Aunque digan que no son creyentes, muchos nos piden que oremos por ellos”, relata Harald Vatne.

motoqueros-cristianos-noruega
La carpa del café. En el interior gente compartiendo un tiempo.

“Eso es algo normal. La gente necesita tener a alguien en quien confiar, alguien con integridad. Les decimos quién es Dios y qué puede hacer por ellos. A veces vemos que las personas se curan y hay personas que se salvan todo el tiempo”.

Sin dudas Holy Riders es una demostración de que Dios usa a sus hijos en distintas áreas, contextos y ambientes. Estos motoqueros deciden no identificarse con una moto, sino con Cristo, haciendo la diferencia y transmitiendo la Palabra a quienes no lo conocen. 

motoqueros-cristianos-noruega
Holy Rides en una parada en el camino en medio de sus viajes.
Rodrigo Acosta
Músico, productor y compositor argentino. Forma parte de la banda Fila 9 desde el año 2016 como bajista y segunda voz. Llevando el mensaje de Cristo a través de la música a diversas iglesias, congresos, espacios musicales y campañas dentro y fuera del país. Actualmente se encuentra estudiando la carrera de licenciatura en música. Es egresado con el título de bachiller con capacitación en periodismo y medios de comunicación social, lo cual le ha influenciado en su carrera como músico, viendo a la música como un medio, un lenguaje, con el cual comunicar el evangelio.
Artículo anteriorDios viene a casa, último acto
Artículo siguienteApocalipsis

Otras

CRISTIANAS

<