mail

Suscribite a nuestro boletín

Boré, fusión de melodías y letras llenas de eternidad

Esta banda nacida en Buenos Aires cuenta con dos EP de estudio, en los que ofrecen un tipo de música fresca y con letras cargadas de una poesía que transmite a Cristo como prioridad. Recientemente, el 25 de septiembre, dieron un concierto en la iglesia Triunfantes, en el ONE WAY FESTIVAL, junto a las bandas La Feria, Lina y Sullivan. Con La Corriente tuvimos la oportunidad de conversar con tres de los integrantes de la banda, Nicolás Páez (primera guitarra), Flavio “Fevo” Pereyra (vocalista) y Matías Cardo (segunda guitarra), acerca de su música y cómo Dios los utiliza para comunicar Su Palabra.

La Corriente: ¿Cómo arrancaron a hacer música?

NP: Básicamente nace en el Seminario Teológico Bautista donde estudié. Yo en la guitarra, junto con Mauro Velásquez (el bajista) y Gerson Mansilla (baterista), ahí nos conocimos. Éramos un trío y empezamos a compartir juntadas. Desde el primer momento tuvimos un feeling musical, compartimos gustos, y nos hicimos muy amigos, paralelamente a eso, Fevo, el cantante, entró a trabajar con Gerson en un local de música, y ahí se dio esa conexión.

A partir de entonces, con los chicos teníamos ganas de armar algo y llegó el momento en que invitamos a Fevo a cantar a un ensayo. Los cuatro conectamos al instante. Todos estábamos metidos en las cosas de Dios, todos queríamos comunicar el Evangelio, estábamos trabajando en nuestras iglesias, y rápidamente Silas Mansilla, que es el hermano de Gerson, se sumó a la banda y ahí arrancamos a ver qué salía.

Íbamos descubriendo para dónde ir, empezó a fluir la composición y ya estábamos buscando nombres. Cada uno venía de un palo distinto, uno venía del pop, otro del góspel, otro del blues y otro del jazz.

LC: Dijiste que estaban viendo para dónde iban. ¿En este momento para dónde van?

NP: El propósito de la banda es transmitir a Jesús. Lo hacemos a través de la música, que es el transporte, pero el mensaje es Jesús. Siempre quisimos hacer algo nuevo desde lo musical, algo original y que nos identifique. Al principio fue inconsciente; iba saliendo lo que estaba en nuestro corazón y poco a poco fue tomando forma. Incluso la búsqueda del nombre, trabajamos como seis meses para definir el nombre. Queríamos algo corto, que referenciara nuestro objetivo y que diera un mensaje, y le pusimos Boré, que significa creador.

Foto de los integrantes de la banda

LC: La letra de la canción Puerta dice “no busques las respuestas donde nadie contesta. ¿Vos creés que a veces buscamos las respuestas en cosas que se parecen a Jesús?

Fevo: Tal cual. La vida del ser humano en general se basa mucho en las costumbres. La gente tiende a prender velas a un santo, por ejemplo, y eso los hace sentir que están haciendo lo correcto, y nosotros lo trasladamos a la iglesia también, a lo evangélico que tiende a buscar la respuesta donde no la hay. Muchos hijos de pastores te dicen “antes de tomar tal decisión vamos a decirle a mi viejo, a mi pastor que ore por nosotros” y está bien, tenemos que tener la cobertura pastoral, pero creo que la respuesta solo está en Dios.

La música que hacemos nosotros está enfocada en el que no cree en Dios porque está curado de espanto, porque no quiere saber nada, pero también hacemos esta música y componemos pensando en la persona que está calentando el banco en la iglesia y que nunca tuvo una experiencia con Dios, entonces es totalmente cierto que el ser humano en general tiende a buscar consejos en las costumbres, donde no hay respuestas. Sólo Dios tiene la respuesta.

LC: ¿Una persona que quiere transmitir el Evangelio, que quiere comunicar a Jesús, necesita formarse profesionalmente?

NP: Claramente para transmitir a Jesús no es necesario tener un título, hay que vivirlo, creer lo que Jesús dice y transmitirlo. Quizás en un contexto de banda y en lo musical sí hay que formarse; aunque no creo que haga falta un título, si uno quiere hacer las cosas bien, hay que tener formación. Y en cuanto a lo musical, depende de hacia dónde quiere ir uno, por ejemplo, si querés tocar gospel, jazz o rock, tenés que tener ciertos conocimientos, pero más allá del estilo, la idea de transmitir a Jesús, es vivirlo, es darle la gloria a Él, es ponerlo en el centro y darle para adelante. Obviamente, con esfuerzo, porque si hay música de por medio hay que hacerlo con esfuerzo, con ganas, con esmero y con profesionalismo.

LC: ¿Desde dónde se piensan las letras? 

Fevo: Mucha gente dice “si es para Dios, hacelo como lo sientas, si Él te ama y te acepta como vos sos“. Pero yo creo que cuando uno le pone mucho más que sólo ganas tiene otro impacto. Yo me tengo confianza porque leí ciertas cosas de poesía, tengo la estructura y composición ya prearmada, pero cuando tengo que escribir algo relacionado, paso a cambiar totalmente mi visión; necesito esa luz que no se gana leyendo libros, hay una conexión con Dios y siento que la Palabra de Dios viene a mi mente y no la busco en un diccionario; lo que yo digo lo voy a decir siempre.

Yo le dije a Dios que a quien me haga un reportaje en cualquier medio de comunicación y me pregunte cómo escribo mis canciones, les voy a decir soy un traductor del cielo. Siempre oro y digo “Dios, ayúdame, quiero que estas palabras sean de instrucción a los chicos”, porque muchos no saben lo que realmente significa cada palabra. Me gusta que sean complejas las letras, para que ellos aprendan a buscar a Dios escuchando música y poesía, no que sean palabras livianas, sino que tengan profundidad y también que esas imágenes que provoca una buena letra les lleguen realmente al corazón. 

Por ejemplo, hay una canción que se llama Sangre por edad que dice “bendita falencia que me trajo hasta aquí, bendita ceguera que me entorpeció, esto es más fuerte que una inspiración, es más que una vida”. Esa letra es muy personal porque es más fuerte que una inspiración, es la vida de Cristo, “el fuego del Espíritu Santo consume la imperfección y yo que soy imperfecto me he empezado quemar”; yo la veía como fotos cuando iba escribiendo, me veía a mí mismo y es por eso que me encomendé a Él y así es como van surgiendo las letras que combinan justo con la música. Es la película perfecta que tiene los actores perfectos, la musicalización perfecta, para que tenga éxito.

LC: Para vos ¿hoy en día se perdió en las bandas cristianas este concepto de ser un traductor del cielo, de comunicar lo que Cristo comunica?

MC: Yo creo que se perdió el sentido de lo que se quiere transmitir.

A veces se piensa que una canción necesariamente tiene que decir la palabra “Jesús “o decir la palabra “Señor”, que está bien, pero también se tiende a pensar que un músico cristiano no puede hacer otro estilo que no sea el congregacional; sin embargo, a mí me parece que si no se está en el ámbito del worship o la adoración se puede ser mucho más luz para personas que están en otro entorno. El ejemplo más grande de esto es Kiko Cibriani, un productor y músico excepcional que se mueve en un ambiente que no es dentro de la iglesia, con Luis Miguel, con Jesús Adrián Romero, porque para mí ése es el espíritu de la música para Cristo, el de ponerse al servicio de Dios comunicando el Evangelio en cualquier ambiente. El problema es cuando uno mismo se encasilla en preguntarse qué estilo de música va a hacer. Si no querés hacer música worship está perfecto, pero me parece que está bueno poder hacer todos los estilos.

LC: Tanto en el disco Punto de Partida como en Supremacía, las canciones de ustedes hablan de una búsqueda y muchas hablan de alguien que está buscando algo ¿el hijo de Dios qué tiene que buscar?

MC: Uno entra en una búsqueda interminable, se dice “logré entrar a mi banda, ahora quiero grabar el disco, quiero tocar en un escenario” y al final te das cuenta de que todo eso no te llena. Hay que hacer el click y eso es lo que buscamos en nuestro interior, pero ya lo tenemos, y es a Jesús. Cuando te das cuenta de eso lo demás no es relevante. Es una lucha de todos los días, por eso en Corintios se habla mucho de renovar la mente y los pensamientos porque si no nos perdemos con la rutina, nos vamos con el mundo, y el que realmente nació de nuevo ya no tiene que buscar porque encontró la verdad. Jesús dice “yo soy la verdad y la vida”.

LC: ¿Se encuentran preparando algún nuevo material?

NP: Tenemos un tema que está cocinado ya, falta grabar las voces; por la pandemia no las pudimos grabar y eso quedó colgado. La idea es poder lanzarlo este año, sería hermoso, y es como volver arrancar. Estamos preparándonos, faltaría grabar secuencias, pistas y algunas otras cosas. También tenemos ganas de empezar a componer. Este año sacamos LP en febrero o marzo y el 25 de septiembre fue la primera vez que lo tocamos en vivo. Ahora estamos con ganas de componer cosas nuevas, tenemos varias ideas guardadas. 

LC: Mencionaste la fecha del 25 de septiembre ¿Cómo fue volver a tocar después de la pandemia?

MC: La verdad es que estuvo genial, estamos muy contentos de haber vuelto, y también la anécdota es que fue mi primer show completo con Boré, así que es una experiencia nueva en lo personal. Como banda estamos muy contentos de estar en el escenario, de volver a estar en contacto con la gente y sobre todo de seguir creciendo, porque tocar a uno lo motiva para hacer cosas nuevas, para hacer nueva música; está bueno tocar en otros lugares, por la gente que hemos conocido y los músicos con los que tocamos, porque pudimos compartir y fue todo muy lindo, así que estamos muy contentos con todo lo que vivimos.

Rodrigo Acosta
Músico, productor y compositor argentino. Forma parte de la banda Fila 9 desde el año 2016 como bajista y segunda voz. Llevando el mensaje de Cristo a través de la música a diversas iglesias, congresos, espacios musicales y campañas dentro y fuera del país. Actualmente se encuentra estudiando la carrera de licenciatura en música. Es egresado con el título de bachiller con capacitación en periodismo y medios de comunicación social, lo cual le ha influenciado en su carrera como músico, viendo a la música como un medio, un lenguaje, con el cual comunicar el evangelio.

Otras

CRISTIANAS