¿Crees que la Biblia es un libro aburrido y poco atractivo para leerlo? ¿Te resulta posible encontrar la manera de pasar días de lectura y profundidad en ella?  O tal vez estás convencido/a en que tiene un formato con palabras y oraciones difíciles de comprender. Sea cual sea tu criterio acerca de este libro, quiero compartirte algunos puntos importantes. 

Para empezar quiero contarte que no tengo un doctorado en Teología, solo soy una joven que ama cosas comunes como los buenos momentos, la naturaleza y también leer, especialmente amo la Palabra de Dios. Y nombro estas tres cosas porque se relacionan con ella: 

Primero, pasar tiempo con la Palabra genera buenos momentos con Dios, quien inspiró toda la Escritura, y que solo dejó lo que consideró que las generaciones necesitarían para guiarlas a una relación con Él. Con esto entendemos que la Biblia contiene lo esencial que se necesita saber acerca de la voluntad de Dios para la humanidad y para cada persona en particular.

La importancia de pasar tiempos con la Palabra de Dios.

Segundo, todo lo que vemos nos habla de Dios, aun si no leyéramos su Palabra. La misma creación nos comunica acerca de Él. Puedes afirmar esto conmigo, ¿cierto? Pero para ser más evidente te acercaré dos pasajes clave:

porque por medio de él fueron creadas todas las cosas en el cielo y en la tierra, visibles e invisibles…” (Colosenses 1:16)

Porque desde la creación del mundo las cualidades invisibles de Dios, es decir, su eterno poder y su naturaleza divina, se perciben claramente a través de lo que él creó, de modo que nadie tiene excusa” (Romanos 1:20).

Es decir, cada vez que contemples la creación debes saber que puedes ver a Dios, y es una manera de conocerlo también.

Y tercero, pero no menos importante, te conté que amo la Palabra y es ella la que nos profundiza mucho más acerca de Dios. A través de ella Dios se revela a sí mismo, como cuando se les apareció a los profetas y les mandaba a comunicar mensajes al pueblo. También revela su voluntad, el camino de salvación, la manera de vivir para su Pueblo, cómo encontrar ayuda en nuestros problemas y hasta nos revela la victoria final de su Reino. ¡Todo eso y más!

Es un libro rico en sabiduría, en respuestas y, como si fuera poco, te acerca al creador de todas las cosas. Evidentemente es un plan perfecto de Dios, que uso a más de 40 personas distintas, a lo largo de 1600 años, donde la mayoría de ellos no se conocieron entre sí y ni siquiera sabían que estaban abocados a la misma tarea. 

Pero allí estuvieron, escribiendo el libro más impreso del mundo, más traducido y vendido en todos los países y sobre todo el que ha transformado millones de vidas. Y es por ese motivo que quiero hacer énfasis en lo importante y necesario que es leerla.

Por qué es importante que los jóvenes leamos la Biblia

Somos los jóvenes quienes tomamos decisiones en cuanto al futuro, nuestro futuro. Necesitamos dirección, apoyo, palabra que nos guíe, porque somos la generación que va a educar a las siguientes, ¡y porque queremos vivir bien! Necesitamos ser sabios, que Dios nos enseñe y su Palabra es nuestro valioso tesoro.

No debe ser una obligación, no debe ser una rutina, debe ser un anhelo de nuestro corazón.

No es aconsejable que pasen los años y vivamos lejos del Señor, siguiendo nuestros propios deseos. Estas son palabras de Salomón escritas en el libro de Eclesiastés 12:1: “Acuérdate de tu creador en los días de tu juventud, antes que lleguen los días malos y vengan los años en que digas: ‘No encuentro en ellos placer alguno’”. Y unos versículos más adelante (v. 13) él termina diciendo: “El fin de este asunto es que ya se ha escuchado todo. Teme, pues, a Dios y cumple sus mandamientos, porque esto es todo para el hombre”.

¡Este capítulo bíblico fue dirigido a los jóvenes! Es un mensaje exclusivamente para ti y para mí. Nuestro todo está en Dios, el vivir en Él y para Él. Creo firmemente en que leer la Biblia y crear los momentos con su presencia nos guiará a su profundidad, y puedo contarte que el Señor es un Dios personal, tu relación con Él es tu tesoro. No pienses en cuánto tiempo dedican los demás a orar o leer la Palabra, porque cada uno lo hace a modo personal. 

Eso sí, te nombraré dos herramientas principales que utilizo para mis tiempos con Él: las versiones de la Biblia pueden facilitarte la comprensión, para crear el hábito de lectura; también puedes utilizar las aplicaciones digitales que tienen alarma y te recuerdan el momento para leer. Yo uso YouVersion porque es completa. 

Y si te gusta escribir y usar resaltadores, son un excelente recurso para agregar detalles que ayudarán a tu memoria visual para recordar palabras y versículos específicos en los que Dios hable a tu vida. 

Y recuerda: La Biblia es la Palabra viva de Dios, es el mismo Espíritu que inspiró las Escrituras el que es capaz de llevar al corazón de quien la lee la convicción de que existe una diferencia esencial entre ella y cualquier otro libro por importante que sea. ¡¡Transformará tu vida!!

“… Y es verdad, ese mensaje es de Dios, y hace que los que confían en él cambien su manera de vivir” (1 Tesalonicenses 2:13, TLA).

¡Miren que vengo pronto! Dichoso el que cumple las palabras del mensaje profético de este libro” (Apocalipsis 22:7). 

Evelyn Meriles
Estudiante de 3er año del profesorado de Educación primaria. Mis artes favoritos es la lectura y escritura, el poder comunicar de mil maneras a través de lo visual es una de las cosas que disfruto en su totalidad. Diseño para redes sociales, realizó ilustraciones en la biblia, comparto reflexiones, oraciones y parte de mi devoción con Dios, amo y disfruto ser portavoz de su mensaje.