Desafíate a ti mismo

Deja las dudas de lado y ponte en acción

Por Myles Munroe

Las personas que son una bendición para la humanidad generalmente son hombres y mujeres que deciden que hay más para ellos que lo que otros han dicho. Las personas que bendicen el mundo son aquellas que creen que hay una capacidad en su interior para lograr algo que nunca se hizo. Aunque tal vez no sepan exactamente lo que pueden hacer, tratan porque creen que ellos pueden alcanzar algo.

Dime que vaya

Una noche,mientras los discípulos cruzaban el mar de Galilea se hacía difícil remar. Las olas los habían sacudido porque el viento estaba encontra. Mientras luchaban, un hombre se acercó caminando sobreel agua. Con temor gritaron: “Es un fantasma”. Solo después deque Jesús les habló los discípulos reconocieron que era Él. Pedrodijo: “Señor, si eres tú (…) mándame que vaya a ti sobre el agua”(Mateo 14:28). Y cuando Jesús le dijo: “Ven”, Pedro tuvo las agallaspara responder a la orden de Jesús.

Creo que cada uno de esos discípulos podría haber caminadosobre el agua. El potencial estaba en ellos de la misma maneraque estaba en Pedro. Pero solo Pedro tuvo éxito, porque solo éltuvo las agallas para decir: “Si me desafías, yo tomaré tu desafío”.

Aunque tal vez nos podamos reír o criticar a Pedro por hundirse,ninguno de nosotros jamás caminó sobre el agua. Él es el únicoque puede decir en el cielo cuando llegue: “Yo caminé sobre elagua. ¿Tú qué hiciste?”.

Todos ven a Jesús, pero muy pocos le piden: “Dime que hagaalgo. Dame algo que desafíe mi potencial”. Los hombres y lasmujeres que son valiosos para el mundo y traen desafíos para mejorson aquellos que le dan a su potencial algo que lo maximice.

Dale a tu capacidad una responsabilidad; eso cambiaría el mundo.Hay una riqueza de potencial en ti, pero no tienes ningunaresponsabilidad. No mueras sin maximizar tu capacidad, eso esirresponsable. No tienes derecho a morir con lo que Dios colocóen ti para que experimentes.

 

No esperes a ser desafiado

Dios prometió que puede hacer mucho más de lo que puedespensar o imaginar. Su poder está disponible para ti. ¿Acasoese poder está obrando en ti? Le estás diciendo a Dios: “Tengoun poco de poder, ahora hazlo funcionar para mí. ¿Me das algopara hacer?”.

Dios te dio la capacidad o habilidad que el mundo necesita.Él estuvo esperando tu nacimiento. Tal vez plantó en ti la capacidadúnica de trabajar por la vida. Imagina un bebé muerto tornándosemorado en tu mano. Otros están pensando “encargadode una funeraria”, pero tú sabes que Dios te dio el potencial derestituir la vida. Crees en Dios y oras por el poder del EspírituSanto: “Dios, este querido bebé debe vivir”. Aunque alguien talvez te escuche, y eso hace tu oración mucho más difícil, golpeasen el potencial que Dios plantó en lo profundo de tu interior ycrees por la vida del bebé.

Los milagros suceden cuando le entregamos responsabilidada nuestro potencial. Dios lo diseñó de esa manera. No permitasque las cosas dentro de ti mueran contigo porque no las desafiaste.Dios plantó la semilla del potencial dentro de ti. Te hizo de acuerdoal principio del potencial, al igual que el resto de la creación. Nodesperdicies ese regalo. Dale a tu potencial responsabilidad.

 

Derriba los obstáculos

Los hombres y mujeres que hacen cambios en la historia sonaquellos que se han enfrentado a los obstáculos y les han dichoque es imposible que los detengan. No desperdicies tu vida, nopermitas que nadie te desperdicie porque estés en contra de losobstáculos.

El momento en que vemos a alguien en una silla de ruedasalgo nos sucede. Pensamos que la persona es media persona. Casilo tratamos como si nos disculpáramos de su condición. Miramos a los ciegos… a los que tienen una mano atrofiada… a quienes renguean… a quienes solo tienen un brazo como si fueran unamedia persona. Limitamos su potencial a la silla de ruedas, o alrengueo, o a la mano que les falta o al brazo más corto. Reducimosa todos a su cuerpo. Tú no eres tu cuerpo.

No abandones porque estés físicamente discapacitado. No abandones si estás enfrentando obstáculos grandes. Tu potencial no está determinado por poder ver la letra pequeña de un libro, caminar por la calle o levantar objetos pesados con ambas manos. Tu potencial no se destruye porque tu mamá sea una alcohólica, tu papá un drogadicto o ni siquiera tengas padres.Hay muchas personas en sillas de ruedas que han abandonado.También hay muchas que provienen del lado equivocado de la ciudad o de una mala situación familiar que han abandonado.No seas una de ellas. Derriba los obstáculos.

 

Exígete

Luego de que Dios creó a Adán, le dio una tarea. Dios sabía que el potencial de Adán para nombrar los animales nunca sería liberado a menos que fuera desafiado. El potencial se debe ejercitar para lograrse. Las exigencias deben hacerse sobre el potencial si va a ser liberado y cumplido. Dios te dio potencial. A menos que le exijas, morirás con él. A menos que te atrevas a hacer cosas que nunca hiciste, nunca experimentarás la riqueza que vive en ti. Decídelo hoy: “Voy a hacer algo que nunca antes hice”. “Voy a ser ascendido en mi trabajo este año”. “Voy a ganar más personas para Jesús este año de lo que mi iglesia y mi pastor han ganado”. Si tienes un negocio, decide recortar los gastos indirectos y aumenta el servicio. Dale a tu potencial algunas exigencias. Necesita ser maximizado y desafiado.

Las obras más grandes del mundo serán hechas por personas a las que no les importa quién obtiene el mérito. No quiero ser conocido, quiero hacer bien las cosas. No quiero ser poderoso,quiero ser potente. El éxito requiere tomar nuevos caminos en lugar de viajar por aquellos muy gastados. El genio es un 1% de inspiración y un 99% de transpiración. Hay muchas personas con grandes ideas, pero no tienen deseos de intentar. Existen cuatro pasos para lograr tu sueño: prepararte en oración, planear con propósito, proceder de forma positiva, y continuar con persistencia.El fracaso es el camino de la mínima persistencia.

 

Por Myles Munroe
Tomado del libro:  De la idea a la acción
Peniel


Se el primero en comentar

Deja Tu Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*