Caminemos por fe

Deja de vivir según los pronósticos

Por Gary Whetstone

¿Cuál es tu respuesta normal cuando recibes información negativa? ¿Cómo reaccionarías si el reporte médica mostrara que tienes una enfermedad incurable? ¿Qué pasaría si recibes una carta donde te está diciendo que no te van a contratar para un trabajo que tú sentías que casi era tuyo?

Los temores o miedos destructivos son producidos no solo por el hecho de confiar en el brazo o en el poder de la carne, sino también por medio de creer en la información que viene de un recurso natural, en lugar de creer en la información que viene de Dios. Yo le llamo a esto información natural. Mucha gente, incluyendo congregaciones enteras, han permitido que tremendas cargas vengan sobre ellos debido al temor, porque se enfocaron completamente en cómo se veían las circunstancias. Este tipo de temor ha crecido significativamente a medida que la gente se ha vuelto adicta a sus aparatos de televisión, observando bombazos, actividades terroristas, tiroteos, violaciones, robos y mucho más, pero no tiene que ser así. El ver algo no significa necesariamente tener que creerlo.

Los medios de comunicación, los doctores, los contadores, los abogados, los banqueros y tantos otros, frecuentemente son los portadores de malas noticias. Cuando nos volvemos temerosos después de hacer aprendido información negativa, significa que no dependemos de Dios. Al contrario, estamos permitiéndonos ser alimentados de una fuente de información muy diferente.

Cuando Adán y Eva ingirieron el fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal, ellos cambiaron su fuente de información de Dios hacia el diablo. El temor resultó a medida que ellos cayeron en la atadura de Satanás. Esta atadura muy frecuentemente viene de adoptar información que viene de un recurso natural en lugar de adoptar la información que viene de Dios.

El caminar de fe

¿Acaso las circunstancias te han hecho sentir miedo o temor? Entonces, cuando tú lees la Biblia, ¿acaso puedes ver tu situación bajo una luz diferente? Por ejemplo, ¿acaso has visto el estado de cuenta de tu banco cuando no tenía suficiente dinero para suplir tus necesidades? Si fue así, ¿te entró miedo o temor? Entonces, ¿leíste en la Biblia versículos como: Así que mi Dios les proveerá de todo lo que necesiten, conforme a las gloriosas riquezas que tiene en Cristo Jesús” (Filipenses 4:19).

Cuando las circunstancias parecen ser negativas, tú tienes la elección de aceptar la información natural que viene de tu medio ambiente o permitir que la fe sobrenatural se levante a medida que tú crees en las promesas de tu Padre.

Dios no llama a que no actuemos basados solo en las apariencias. El apóstol Pablo le recuerda a la iglesia que no debemos ver la información natural: “Así que no nos fijamos en lo visible sino en lo invisible, ya que lo que se ve es pasajero, mientras que lo que no se ve es eterno”(2 Corintios 4:18).

En otras palabras, el medio ambiente natural, el que vemos todos los días, es solo temporal. No va a permanecer para siempre. Va a cambiar. Sin embargo, el medio ambiente espiritual de la verdad de Dios, el cual no podemos ver con nuestros ojos naturales, es eterno y permanece para siempre. La verdad del medio ambiente espiritual tiene el poder para cambiar al medio ambiente natural.

Como cristianos debemos mediar las apariencias de acuerdo y contra la verdad de Dios. Si lo que vemos con nuestros ojos naturales no está de acuerdo con la Palabra de Dios, entonces tenemos que caminar por fe, creyendo que la Palabra cambiará nuestras circunstancias naturales. Este es el “caminar de fe” en el que Dios llama a que todos sus hijos caminen. El temor viene como consecuencia de no caminar por fe y de que, al contrario, confiamos en la información que las áreas naturales comunican.

Realismo saludable

Es bien claro que Dios quiere que enfrentemos cada obstáculo en nuestra vida con fe. Esto no significa, sin embargo, que vamos a ignorar las malas circunstancias y a esperar que se vayan. No significa que si el doctor diagnostica una enfermedad, vamos a tirar la receta o rechazar el plan de tratamiento diciendo: “No, yo no pienso que estoy enfermo”. No significa que vamos a decir: “No voy a cambiar mi vida en ningún sentido solo porque hay algún peligro. Yo no creo que haya alguien apuntándome a mí. Voy a estar bien”. Esto no es caminar por fe. Esto es vivir de una manera muy tonta, igual que el avestruz esconde su cabeza en la tierra.

Como puedes ves, Dios espera que nosotros vivamos en lo que yo llamo un realismo saludable. Necesitamos entender que vivimos en un mundo natural con amenazas y peligros reales. Sin embargo, de la misma manera conocemos que tenemos las Escrituras que nos dan absolutamente el derecho de movernos con autoridad por fe para cambiar nuestro medio ambiente. En otras palabras, debemos reconocer detalladamente lo que enfrentamos en nuestra vida, en nuestro país y en el mundo. En lugar de negar la existencia de los problemas, necesitamos orar, necesitamos declarar la Palabra de Dios sobre esas áreas para hacer que se alinean con su Palabra, y entonces, poder hacer lo que Dios nos muestra que debemos hacer acerca de ello.

Por Gary Whetstone
Tomado del libro: Haz que se arrodille el temor
Whitaker

  Image size: 100x150, 25.207Kb
  Image type: png

Se el primero en comentar

Deja Tu Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*