¿Has descubierto cuál es tu vocación?

Tu vida profesional también está en los planes del Señor

Por Carolina Valerga

En mi opinión, esta es una se mas tres decisiones más importantes que nos toca tomar en la vida. A qué nos vamos a dedicar, junto la decisión de recibir a Jesús en el corazón para garantizarnos una eternidad con Él y la elección de con quién nos vamos a casar, conforman, según mi parecer, las tres decisiones cruciales que pueden determinar el curso de nuestra vida y hasta nuestro destino eterno.

Enfoquémonos en la vocación. Es muy importante tener ciertos aspectos en cuenta al elegir tu carrera. Para la edad que te toca escoger a qué te vas a dedicar, has pasado por ciertas experiencias de vida que te habrán ayudado a conocerte mejor a fin de tomar una buena decisión. Por eso es tan importante que dediques tiempo a reflexionar, indagar en tu interior y descubrir cuál es la profesión que te ayuda a sentirte plena, realizada, y a dejar una huella en el momento que te ha tocado  vivir. Esa reflexión también hará más fácil un proceso de decantación y eliminación, de modo que puedas enfocarte correctamente en la dirección más conveniente a la hora de decidir lo que quieres estudiar.

Aquí van unos consejos prácticos que pueden serte de gran ayuda:

  • Decídete por una carrera que te apasione, así cuando trabajes en eso podrás disfrutarlo.
  • Nunca decidas lo que vas a estudiar comparándote con tus padres o hermanos.
  • Nunca decidas lo que vas a estudiar solo para satisfacer el sueño que tus padres no pudieron cumplir, porque quizás ese no sea tu propósito en la vida.
  • Ten la confianza de contarle a tus padres lo que realmente te gustaría estudiar, y seguramente ellos te apoyarán.
  • No te dejes influenciar por las carreras de “moda” o lo que la mayoría de tus compañeros parece elegir.
  • Elige una carrera que en el futuro te permita desenvolverte en un ambiente de trabajo coherente con tus valores morales. De otra manera, tarde o temprano encontrarás un conflicto.
  • Piensa con una visión del futuro. Si te pones a analizar, a causa del vertiginoso desarrollo tecnológico de nuestros días, muchas de las carreras que tus padres o las generaciones anteriores estudiaron ya son obsoletas hoy. Piensa que quizás te toque estudiar una carrera relativamente nueva o poco común, relacionada con las necesidades recientes que van surgiendo en el mundo actual.

Me encanta la siguiente frase: “Innovación es la habilidad de crear algo de valor que se anticipe a las demandas del futuro”. Escoge una carrera que te permita desarrollar toda tu creatividad, explorar nuevas opciones, inventar y, sobre todo, que no se convierta en una carga cada día cuando te toque levantarte para ir a trabajar.

Si no tienes ni la más remota idea de qué te gustaría estudiar, entonces puedes tomar algunos test de orientación vocacional gratis en Internet. Permíteme darte una dirección interesante: www.desarrollarme.com. Allí encontrarás test y ejercicios que pueden servirte mucho.

La efectividad y la satisfacción profesional se encuentran cuando trabajamos en nuestras zonas de fortalezas, donde coinciden las áreas de necesidades existentes y nuestro querer con nuestro saber y nuestro poder hacer. De ahí la importancia de reconocer cuáles son nuestras habilidades para tratar de trabajar en áreas donde estas serán útiles y poder ampliar las destrezas necesarias con las que no contamos.

Las chicas de hoy somos arriesgadas, emprendedoras y exitosas. Inspírate en los muchos ejemplos de mujeres que tenemos en la actualidad que se han animado, esforzado y superado, y hoy tienen una voz para ser oída y son de influencia a miles a su alrededor.

No te conformes con lo prometido. ¡Sueña en grande! Ten ambiciones que te desafíen. Te dejo una reflexión de Mark Batterson que ha sido de mucha bendición para mi vida y espero que te inspire a alcanzar tus anhelos más profundos.

“Deja de vivir como si el propósito de tu vida fuera llegar seguro hasta la muerte. Ponte metas del tamaño de Dios. Persigue las pasiones establecidas por Dios. Ve detrás de un sueño que está destinado a fallar sin la intervención divina. Sigue haciendo preguntas. Sigue cometiendo errores. Sigue buscando a Dios. Deja de señalar los problemas y conviértete en parte de la solución. Deja de repetir el pasado y comienza a crear el futuro. Deja de apostar a lo seguro y empieza a correr riesgos. Expande tu horizonte. Acumula experiencia. Disfruta el proceso. Encuentra todas las excusas que puedas para celebrar cada cosa que logres. Vive como si hoy fuera el primer y último día de tu vida. No dejes que lo que está mal en ti te detenga de adorar lo que está bien en Dios. Quema los puentes del pecado. Abraza nuevos desafíos. Critica creando. Preocúpate menos sobre lo que la gente piensa y más sobre lo que Dios piensa. No trates de ser alguien que no eres. Se tú mismo. Ríete de ti. Deja de frenarte. Deja de contenerte. Deja de huir. Persigue al león”.

Autor:  Carolina Valerga
Tomado del libro: Chicas, tus sueños, tu identidad y tu mundo.
Editorial: Vida

 Image size: 100x150, 34.618Kb Image type: png

Se el primero en comentar

Deja Tu Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*