Disfrute de lo importante

Y decida dejar de lado aquello que lo perjudica

Mientras caminamos por la vida con la mente puesta en nuestras metas, no olvidemos de gozarnos en cada paso que damos.

Por Biehl&Swets

Las personas que se centran solo en las actividades del día a día a menudo pasan revista al final del año y se preguntan: “¿Qué conseguí? ¿Qué hice? ¿Marqué alguna diferencia? ¿Me limité a cumplir con mi lista de cosas por hacer?”.

Piense en los últimos treinta o noventa días. Ahora respóndase: “En este período, ¿dónde ha estado mi foco?”.

¿Ha estado centrado en el pasado, tratando de demostrar algo a alguien o ocupándome de un temor obsesivo del pasado o volviendo a hacer algo que sucedió en el pasado?

¿Ha estado centrado en el presente, viviendo el día a día, trabajando con empeño haciendo que algo sucediera, llevando a cabo algo?

¿Ha estado centrado en el futuro, sintiendo que sus sueños lo arrastran hacia delante?

A lo largo de los años, hemos observado a centenares de hombres y mujeres de alto nivel en toda una gama de profesionales, ministerios, empresas y proyectos. A algunos las fobias del pasado los han inducido a actuar en tanto que oros están sin cesar impelidos por el “sueño de su vida”. Las diferencias son muy sorprendentes.

Los que el futuro dinamiza no caen en la trampa de abatimientos melancólicos por el pasado, ni experimentan el mediocre afán del laborioso trabajo diario. Al estar centrados en el futuro y en el avance que están logrando hacia sus sueños, se genera una experiencia del todo nueva que, llegado el momento, reconocen como gozo. ¿Cuál sería su caso?

Impulsados por el pasado

¿Se siente como que lo persigue un buldócer? ¿Se siente como si hubiera perdido el control y no pudiera detenerse? Si se siente empujado, ¿qué lo empuja? ¿Qué hay en su pasado que hace que trate de demostrar algo o lograr algo?

Sugerimos que esa sensación de que lo empujan con frecuencia se debe a temores fóbicos que se originan en la infancia. Las fobias general en nosotros cierta energía, una energía intensa que nos impulsa a mantenernos lejos del buldócer del rechazo, del fracaso y de todas esas cosas que nos empujan y nos empujan hacia la cima de la montaña. Pero todo el proceso es negativo y nocivo. Es que el pasado nos empuje en vez de que nos hale el futuro.

Si vive con intensa actividad y tiene temores de contribuir poco, va a sentirse agotado, usado, consumido y gastado. La actividad sin un “sueño de vida” conduce a centenares de piezas sin nada de sentido. De nada sirve cargar la batería, o reabastecer los motores. Su energía la van absorbiendo, y no se le restituye. El buldócer lo obliga a correr, pero no le proporciona ningún combustible nuevo para seguir corriendo. Agotador.

Empuje hacia el futuro

Por otro lado, cuando se posee la energía que genera un sueño, tiene una energía positiva, saludable, para el futuro. Tienes una sensación mucho mayor de tener control. Piense en una cuerda de remolque de ski. Uno no se aferra a la cuerda,  lo va arrastrando hacia la cima de la montaña. Cuando llega a lo más alto que desea llegar, la suelta. Luego se da la vuelta y comienza a descender esquiando. Si desea subir un centenar de metros para bajar esquiando, lo puede hacer. Si desea subir quinientos metros para luego descender esquiando, lo puede hacer. Tiene el control total de dónde detenerse a partir de su nivel de comodidad.

El “sueño de su vida” le proporciona un punto focal futuro. Lo saca de la cama cada mañana para que se enfrente a un nuevo día. Lo invita, lo trae, lo empuja para que avance y se haga sentir.

Viva con gozo

Si somos realistas, constatamos que vivimos cada día en parte enfocados en el pasado, en parte en el presente y en parte en el futuro. Por eso quizá usted se diga: “¿Qué importancia tiene?”.

Las montañas con las que nos topamos son lo importante. La vida tiene sus dolores y sufrimientos. Si no tenemos una perspectiva adecuada del futuro, las montañas de problemas nos robarán el gozo.

¿Se convertirá en felicidad la tristeza con solo soñar con el futuro? Claro que no. Pero decidir en qué centrar su energía básica afectará en mucho lo que llegue a ser, tener, hacer o contribuir. Si desea concentrarse más en el futuro, le resultará útil olvidar las heridas del pasado para centrarse en sus sueños positivos en cuanto al futuro que lo llenarán de energía hoy.

Larry Crabb dijo: “No importa lo que pase en la vida, existe un sueño maravilloso, siempre, que de seguirse producirá una experiencia desconocida, radicalmente nueva. Esa experiencia, al principio extraña, llegará el momento en que se reconocerá como gozo”.

Por BobbBiehl y Paul Swets
Tomado del libro:Sueña en grande
Unilit

Sueñe en Grande

Se el primero en comentar

Deja Tu Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*