Año de construcciones

Y dejemos al destructor que llevamos dentro

Que arranquemos el año con la firme intención de sumar, de construir y de ayudar a otros a tirar para adelante.

Por Ed DelphAutor

Bueno, aquí vamos de nuevo, otro año nuevo ha llegado. A muchas personas les gusta usar el año nuevo para hacer un “reset”, hacer un cambio o conseguir una nueva perspectiva. Eso puede ser bueno. A veces los seres humanos entramos en patrones, hábitos o modos de pensar que son destructivas y no constructivas. Uno puede perder una perspectiva saludable de sí mismo y de los demás de esa manera.

Hace poco leí este poema llamado de Destructores o constructores, de un autor desconocido. Es un poco informal en estilo pero muy contemporáneo y relevante en el mensaje.

Los observé tirando un edificio abajo,

un grupo de hombres en una ciudad ocupada.

Con un empujón y grito fuerte,

balanceaban una viga, y una pared lateral cayeron.

Le pregunté al capataz:

“¿Son estos hombres calificados,

como los que contratarías si quisieras construir?”.

Él me dio una sonrisa y dijo:

“¡No, claro que no!

El trabajo fácil es todo lo que necesito.

Yo puedo destruir fácilmente en un día o dos

lo que los constructores han tardado un año para hacerlo”.

Y me dije a mí mismo mientras tomaba mi camino,

¿cuál de estos dos papeles he tratado de jugar?

¿Soy un constructor que trabaja con cuidado,

midiendo la vida por la regla y la escuadra?

¿Estoy dando forma a mis hechos gracias un plan bien elaborado,

haciendo pacientemente lo mejor que puedo?

¿O soy un destructor que camina la ciudad,

contento con el trabajo de derribar?

¿Hola? Todos sabemos lo que se siente al ser criticado, intimidado, que mientan sobre nosotros o nos marginen. A nadie le gusta ese tipo de crítica destructiva o negativa, solo a los que las hacen. En muchos casos, todo lo que se necesita es una persona crítica o un reporte para despedazar intencionalmente una vida o la reputación que tomó años para que alguien la construya. Una cosa es segura, es más fácil ser crítico que ser correcto (Benjamin Disraeli). Pero es cien veces más fácil criticar que crear (Lloyd Corey). Por lo general, palos y piedras solamente se lanzan a árboles frutales (Forbes).

Por ejemplo,¿qué tipo de propaganda ha sido la más eficaz desde hace algunos años para influir en los votantes en medio de campañas electorales? Tú sabes la respuesta. Generalmente, campañas negativas que ofrecen infinidad de medias verdades, voces y música dramáticas, declaraciones tomadas de fuera de contexto, predicciones catastróficas y de demolición intencional de la persona o el partido “terrible”. Este fenómeno no es propio de un país sino casi de todo el globo.

La mayoría de las personas aborrecen ese tipo de propagandas. Muchos son conscientes de que estas están intencionadamente desviada, generando cierto tipo de intimidación. Así que, ¿por qué los medios de comunicación pasan estas propagandas? Debido a que funcionan. Nosotros las toleramos. La gente tiende a relacionarse con destrozar más que con construir. Todo lo que los saboteadores tienen que hacer es conseguir que la negatividad en nosotros. Entonces solemos votar por los candidatos que hacen que hacen más propagandas negativas.

¿Puedo sugerir una resolución para este año nuevo? Salgamos del camino mundano de saboteadores cuyo trabajo consiste en crear otros saboteadores. Vamos a hacer un cambio de sentido hacia la carretera de los constructores. Conozcamos toda la verdad antes de hablar o hacer algo. Tratemos a los demás de la manera que queremos ser tratados.

Cicerón dijo una vez: “Es la cualidad peculiar del necio percibir los defectos de los demás, y olvidar los suyos”. Joan Welsh dice: “No puede limpiar su propio campo mientras cuenta las piedras en el campo de su vecino”. ¡Ajá!

Por Ed DelphAutor
Escritor y columnista de varios diarios estadounidenses.
Presidente de NationStrategy, organización sin fines de lucro que trabaja en pos de la transformación de comunidades y su desarrollo.www.nationstrategy.com

Se el primero en comentar

Deja Tu Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*