La vida sin un mejor amigos

“Reconozco que no tengo amigos cercanos”

Cuando no somos de esa gente llena de amigos, o por lo menos, de unos pocos buenos amigos íntimos.

Por Elena Foulis

No tengo una mejor amiga. Los niños con los que crecí, incluyendo mi amiga más cercana de la secundaria, todos se volvieron a vivir a México, y yo me mudé a los Estados Unidos hace dos décadas. Tengo excompañeras con las que ya perdí contacto, unos profesores- amigos en un breve paso por otro estado, pero no, ni una sola “mejor amiga”.

Con mis bolsillos llenos de “amigos por todo el mundo pero no aquí”, he lidiadopor largo tiempo con el tema de la amistad. Me siento como rodeada de mujeres que hablan de sus mejores amigos, amistades de la infancia que han durado hasta bien entrada la edad adulta o que se casaron con sus mejores amigos. Sin embargo, yo no entiendo muy bien lo que es mantener una amistad por mucho tiempo. Es más, no considero a mi marido como mi mejor amigo, a pesar de que es la persona que mejor meconoce y juega un papel muy especial en mi vida.

Las mujeres cristianas reconocen el valor de la amistad, y tratan de construir amigas cercanas, profundas y “auténticas” en un mundo donde mandan los medios de comunicación y las vidas aisladas amenazan esas relaciones. La Biblia nos enseña sobre la importancia de la amistad al enseñarnos a amar, a hacer buenas obras, sanar las heridas del otro y, lo más importante, madurar en nuestro caminar con Jesús (1 Corintios 15:33).

E incluso con nuestros amigos no cristianos, estamos llamados a comunicar, perdonar y resolver los conflictos de manera saludable. Jesús nos da el modelo perfecto de cómo honrar y valorar a cada persona que encontramos; podemos ver en Las Escrituras cómo se relaciona con sus discípulos y sus amigos más cercanos, Pedro, Santiago y Juan.

La importancia de este tipo de relaciones en nuestra vida como cristianos lo hace aún más decepcionante cuando nuestras amistades se desvanecen o nunca alcanzan el estatus de  “mejor amigo”. Como yo, muchas mujeres pierden el contacto con sus amigos cuando se mudan hacia un lugar lejano o ingresan a otra etapa de la vida. Incluso una vez que hemos hecho la conexión, parece más difícil mantenerla durante años o a pesar de la distancia.

Hace varios años, Enfoque a la Familia publicó un libro llamado: Encuentra y sostiene amigos reales en el mundo real, diseñado para hacerle frente a este problema fundamental que se ha vuelto más difícil por un mundo cada vez más “transitorio” y digital.Diferentes niveles de amistad tienen diferentes propósitos, expectativas y límites, según los autores Erin Smalley y Carrie Oliver. Ellos designan diferentes tipos de amigos¾conocidos, amigos de trabajo, cercanos¾ según los diferentes niveles de intimidad que compartimos, desde nuestros intereses comunes hasta nuestros miedos más profundos. ¿Pero los amigos de quiénespueden caer en categorías perfectas como esas? ¿Y qué pasa si no tenemos un alto nivel de “conozco todo de mi amigo”?

En su reciente libro de memorias, Nadie es más lindo que tú, la autora Melanie Shankle describe el círculo cercano de amigos que han sido una constante a lo largo de su vida. Los que fueron capaces de dejar todo y asistir a los partos de los demás, cuidar a los hijos del otro durante una enfermedad, asistir a los funerales de los seres queridos de los otros o simplemente poner algo de sentido a la otra vida.

Shankle refleja que después de una mala relación, su mejor amiga “sabía que podría hacerme enfurecer, pero ella me amaba como persona más de lo que amaba nuestra amistad en ese momento. Ella arriesgó todo para decir lo que sabía que necesitaba escuchar, incluso si yo no quería escucharlo, y yo le amaría para siempre por eso”. Este nivel de amistad es dulce, atrevido, y tal vez requiere conocer a alguien por mucho tiempo para poder aceptar y confiar en orientación en un momento difícil.

Mientras que una parte de mí todavía desea este tipo de amistad profunda y duradera, no tengo mucho tiempo para esos mejores amigos sobre los que he leído en libros prestados, blogsy foros de Facebook. Puedo confiar en mis circunstancias y las personas que Dios ha puesto en mi vida, aunque sea por breves “temporadas”. En estos períodos cortos, conocimos las necesidades del otro, compartimos una comida y escuchamos y oramos unos por otros.

En algunos casos, las amistades que hice hace tiempo terminaron. Conocí a muchos antes de convertirme al Señor, de estar casada o tener hijos, y me doy cuenta de lo diferente que nuestras vidas se han vuelto. Otros amigos cumplen papeles diferentes en mi vida porque a veces nuestros estilos de criar los hijos, la vida profesional o hasta las creencias hacen que sea difícil conectar en un nivel más íntimo.

A menudo me pregunto si Dios ha permitido esto en mi vida con un propósito específico. Shankle escribe: “Dios a menudo nos da más de lo que podemos manejar, porque sabe que comenzamos a creer que podemos hacerle frente a la vida por nuestra cuenta, y nuestros corazones se distancian más y más de Él mientras creemos que tenemos todo bajo control”.

Aunque estoy muy feliz y ocupada con la vida familiar, el trabajo y actividades de la iglesia, hay veces que deseo una conexión más allá del ocasional intercambio de “Hola” y “Bueno verte”. Durante esos días, siento el suave recordatorio de Dios que dice que está cerca y que ha colocado a las personas a mi alrededor por una razón. Y lo más importante, creo yo, que he aprendido a buscar oportunidades para expresar lo mucho que la gente¾los que están cerca y lejos¾ me importan a mí, le importan a Dios y le importan a su Reino.

En los momentos en los que yo puede que no tenga una mejor amiga en la lista como para dejarlo todo, también Dios me recuerda que Jesús es mi amigo verdadero y fiel. Él honra la amistad y acerca gente a lo largo de nuestros caminos para guiarnos, pero también debemos saber con seguridad que el Señor es nuestro constante amigo disponible en cualquier momento, cualquier día.

Por Elena Foulis
Profesora de Letras
Colaboradora de Christianity Today

 

Se el primero en comentar

Deja Tu Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*