Nunca dejes de Soñar

Vive conectado con el Dios soñador y cumple tus sueños

Si lo has hecho, es hora de que el Señor te despierte, y así comiences a desarrollar tu propio destino.

Por Dutch Sheets

Durante los años en los que mi hermano Tim y yo crecimos, nuestro papá era evangelista y pastor. Mamá tiene una foto de nosotros cuando teníamos 4 y 3 años, en la que estamos usando una escalera pequeña como púlpito donde apoyábamos una Biblia.Nosotros, dos niñitos, “predicábamos el evangelio” fervientemente.¡Miles de personas eran salvas!

Ya sea un niño pequeño que sueña con ser adulto,un adolescente que fantasea con cambiar el mundo, o un adulto que planifica su futuro, todos somos soñadores.Alguna fuerza interna nos obliga a pensar acerca del futuro:la fiesta de esta noche, el viaje de la semana próxima o la expansión del año próximo. Independientemente del tema, siempre pensamos en el mañana.No podemos evitarlo. Soñar está en nuestra naturaleza.

Nuestro Creador es un soñador y colocó dentro de nosotros una naturaleza soñadora. Hechos a su imagen y semejanza, no podemos funcionar simplemente como ángeles o animales, los cuales no sueñan. Los ángeles hacen lo que se les dice y los animales actúan basados en su instinto o imitan a sus padres. Incluso aquellos animales que parecen ser previsores (que almacenan comida para la época invernal, construyen una “casa” o vuelan al sur durante el invierno) no planifican: son instintivos. Por otro lado, cuando hacemos este tipo de cosas, planificamos,imaginamos y vislumbramos el futuro. Estamos soñando.

Ninguna de estas criaturas es bendecida ni se le confía una naturaleza soñadora. Solo los seres humanos.Esto significa que el mundo animal tiene limitaciones

estrictas preestablecidas con respecto a lo que pueden hacer y convertirse. Nosotros no. A través del poder dela imaginación y de la creatividad, Dios ha dotado a los hombres con una habilidad y un potencial casi ilimitados.Manejamos y administramos nuestro hogar (la Tierra) y sus recursos. Crecemos y maximizamos los dones y talento inherentes; les damos forma y moldeamos nuestro futuro.Construimos e inventamos al descubrir, aprovechar y utilizar las leyes de la física y de la ciencia. Producimos materiales en masa y les damos una forma nueva a los elementos de la Tierra al convertirlos en acero, hormigón,goma y otros productos aprovechables.

Las Escrituras conectan el soñar con el crear. La observación y la historia nos enseñan que esto es verdad.Si no soñaras, no crearías, porque crear es simplemente transferir sueños del reino del pensamiento al mundo de la realidad.

La historia que se relata es acerca de un joven inadaptado,apodado Sparky, que soñaba. Y creaba. Muchos obstáculos trataron de detenerlo, pero el sueño sobrevivió.Para Sparky, la escuela era casi imposible. Reprobó todas las materias en octavo año. En la secundaria salió maleen física, latín, álgebra e inglés. Tampoco le iba bien en los deportes. Se las arregló para participar en el equipo de golf de la escuela, pero perdieron el único partido importante de la temporada.

Sparky era social mente torpe. Se quedaba atónito si un compañero de clase siquiera lo saludaba. En cuanto a salidas… bueno, eso estaba totalmente descartado. Sparky era un perdedor y todos lo sabían. En cierto modo aprendió a lidiar con eso, a quedar satisfecho.Pero dibujar era importante para Sparky y estaba orgulloso de su obra de arte. En esto también sufrió decepciones, como el rechazo de Disney por su estilo de dibujo o el fracaso en su anuario escolar. Más pérdidas para el perdedor.

Sparky decidió escribir su propia historia; una historia contada con dibujos animados. Se describió a sí mismo como un niñito perdedor y un alumno de bajo rendimiento crónico. Aquel niñito de la caricatura, a quien rechazaban una y otra vez, es conocido a nivel mundial como Charlie Brown. La tira cómica Peanuts [Snoopy] ayudó aCharles Schulz a pasar de ser un inadaptado social a ser alguien exitoso. ¡Qué buena suerte supuso para CharlesSchulz y para los amantes de los dibujos animados de todos los lugares que él siguiera soñando! Si no lo hubiera hecho, su ingenio e imaginación creativa se hubieran quedado encerrados en su extraordinaria mente. Su sueño jamás se hubiera materializado y, si hubiera claudicado,su destino se habría perdido.

La naturaleza soñadora en tus deseos y necesidades precisan una válvula de escape. Si no sueñas, una parte de quien fuiste creado para que fueras ha dejado de funcionar.Y, si no sueñas, has quitado al menos alguna parte de tu futuro. ¡Tu destino necesita que sueñes!

Hace algún tiempo, atravesé un período de esperanza frustrada que trató de forzarme para que dejara de soñar.Muchas misiones importantes de nuestro ministerio, todas conectadas con mis esperanzas y sueños de ver un tercer gran avivamiento en mi país, sufrieron contratiempos severos. Me lamenté profundamente porque quiero mucho mi nación. De forma simultánea, experimentación significativa y promesas incumplidas,las cuales tuvieron como resultado un impacto serio en las finanzas de nuestro ministerio. La esperanza frustrada se estableció.

Proverbios 13:12 menciona la “esperanza frustrada”:simplemente es una frase que describe el fruto de los sueños rotos o de los planes fracasados. Les sucede a todos; la esperanza frustrada es la depresión; el resfrío común del alma. Si no se revisa, continúa y nos dice que puede provocar un dolor espiritual y emocional en el corazón. El resultado: dejamos de soñar y comenzamos a morir. Y, decididamente,dejamos de crear.

Mientras atravesaba esa etapa, me di cuenta de que en algunas áreas de la vida, inconscientemente, me había comenzado a cerrar. A pesar de que los efectos aún eran bastantes utiles al comienzo (la mayoría de las personas no hubiera notado que esto me sucedía), mis emociones eran afectadas y la pasión comenzaba a menguar. Mientras los resultados se intensificaban, la disminución inevitable en la creación comenzó. Solo los soñadores crean. Los queno sueñan se mantienen y al final se estancan.

Lo último que nos abandona en este proceso de esperanza frustrada es la toma de riesgos. Peligrosamente,me encontré a mí mismo cerca de esto, al albergar pensamientos que destruían los sueños, tales como: “¿Por qué no hacerla fácil, como la mayoría de los hombres lo hacen,y pensar más en ti? Deja de preocuparte tanto por Estados Unidos, Dutch. Solo te preparas para más desilusión.Predica mensajes y escribe libros que hagan felices a las personas y te dejen dinero. No hagas sonar la alarma con respecto al estado del país y no desafíes alas personas. Vea lo seguro. Deja de correr riesgos”.

Mis arterias comenzaron a obstruirse.Si esto hubiera continuado, mis días como agente de cambio se habrían terminado, porque, como todos sabemos,solo los que corren riesgos son agentes de cambio.Aquellos que le temen al riesgo siempre se quedan tranquilos.Esto significa que se quedan estancados en la tranquilidad.Las personas que viven de este modo masifican la mediocridad. Y aquellos que van a lo seguro, al final,tendrán que jugar de acuerdo con las reglas de otro, incluso si esas reglas son inapropiadas y necesitan cambiarse. Quiero arriesgarme y quiero cambiar el escenario. Nome gustan las reglas de las voces que van en aumento y

que quieren descristianizar a mi país. Y por cierto,¡no me gusta mirar su espalda!¿Qué es lo que hice para revertir este dolor de corazón?En el momento en que me di cuenta de que sucedía,hablé con Dios acerca de esto y le dije que reconocía los síntomas de la esperanza frustrada. Le agradecí por revelarme esto y después le pedí que me sanara y despertara mi corazón para poder soñar otra vez.

Fue fiel. Como es típico, el proceso llevó un tiempo,pero el Espíritu Santo me revitalizó. Es por esta razón que escribo este libro. Sueño otra vez y estoy emocionado con respecto al futuro; incluso con sus riesgos.

Si dejaste de volar, decídete a empezar otra vez. Si dejaste de soñar, diles a los que te dicen que no, que pueden quedarse con su desaprobado; tú fuiste hecho para soñar.Si la pérdida o el dolor han creado una esperanza frustrada,pídele a Dios que sane tu corazón y que despierte tu naturaleza soñadora. Él lo hará. Job 14:7-9 dice: “Si aun árbol se le derriba, queda al menos la esperanza de queretoñe… al sentir el agua, florecerá; echará ramas como árbol recién plantado”.

Hay esperanza para ti también. Sé como este árbol.Pon la nariz al viento y mira si Dios no enviará la fragancia dulce de un sueño que flota en tu camino. Lo hará. Le encanta dar comienzos nuevos y le fascina cuando sueñas.

Interesante conexión

Los sueños y el destino están conectados. Si no sueñas,jamás alcanzarás tu destino. El deseo por descubrir y cumplir el propósito de uno es una de las fuerzas más intensas que nos empujan. Pero ¿realmente tenemos un propósito dado por Dios? Todos queremos uno, al menos eso es lo que muestran las encuestas.

El periódico USA Today realizó una encuesta hace algunos años. En ella, interrogaban a personas elegidas a lazar con la pregunta que más les gustaría formularle a Dios. Yo esperaba que la pregunta más recurrente fuera concerniente al destino eterno de un ser amado ya fallecido o quizá la razón por la cual existe el sufrimiento; tal vez, incluso, dónde pasarían la eternidad las personas que eran entrevistadas. No. El primer lugar fue (lo adivinaste)para los buscadores de propósito, quienes preguntaron:“¿Cuál es el objetivo de mi existencia?”. De las personas encuestadas, la mitad formuló esta pregunta.Yo estaba impactado. A las personas, en general, les importaba más la trascendencia que el lugar en el que pasarían la eternidad.

Supongo que no debería haberme sorprendido. Hace mucho que soy consciente del deseo innato que tienen todas las personas por un sentido de valor. Estas facetas de una imagen de sí mismo saludable se conectan con la creencia de que nuestra vida, de hecho, tiene un propósito. Quizá, Myles Munroe lo citó bien, cuando dijo: “La tragedia más grande de la vida no es la muerte,sino la vida que fracasa al cumplir con su propósito”.

El diccionario define propósito como “un resultado anticipado que se intenta o que guía las acciones planeadas”y “la razón por la que algo se hace o se crea o para lo cual algo existe”. Expandir el propósito al concepto de destino trae a escena al Creador; es la creencia de que Él autorizó nuestra existencia, después nos creó con un designio y una intención.El Salmo 139:13-18 consolida esta creencia. Todo el pasaje se relaciona con nuestro tema, pero el versículo 16 es especialmente conmovedor: “Tus ojos vieron mi cuerpo en formación; todo eso estaba escrito en tu libro. Habías señalado los días de mi vida cuando aún no existía ninguno de

ellos” (Dhh). La palabra “ordenado” [del original en inglés;en español, “señalado”] viene de la palabra hebrea y atsares también una de las palabras bíblicas para indicar crear.Ya que un creador tiene un propósito en mente para su creación, la palabra también significa “predestinado”. Deforma enfática, este pasaje afirma que Dios determinó un destino para nosotros y lo registró en un libro incluso antes de que naciéramos.

El Nuevo Testamento confirma esto. La palabra “propósito”viene de la palabra griega prothesis. El prefijo“pro” significa “pre” o “de antemano” y, con facilidad,puede predecirse el significado de la raíz thesis. Esta en español “tesis” (un informe o ensayo que explica una teoría, estudio o diseño) deriva de esta palabra. Dios diseñó de antemano nuestra vida. Esto es, precisamente,lo que el Salmo 139:16 afirma con elocuencia.Si esto no fuera lo suficientemente tranquilizador, el hecho de que Dios no solo diseñó un plan, sino que creó un qué y un por qué para nosotros, también tenemos el hecho de que Él escogió un cuándo y un dónde. Hechos 17:26 dice: “… y determinó los períodos de su [nuestra] historia y las fronteras de sus territorios” [comentario agregado por el autor]. Puedes descansar con la seguridad de que ninguna parte de tu existencia es accidental, ni siquiera el tiempo y el lugar en los que naciste. Él sabe cuándo se necesita tu marca en la historia.Ya que Dios no actúa sin propósito; el hecho de que estés vivo es una prueba de que tienes algo que esta generación necesita.

Estar seguros de que tenemos un destino, sin embargo,no es suficiente. Tu destino dado por Dios está conectado inseparablemente de los sueños. Como Batman y Robin,luchadores extraordinarios contra el crimen, estos dos elementos que involucran tu futuro son como carne y uña,dos gotas de agua, sapos del mismo pozo; está bien, me dejaré de clichés, pero asegúrate de que lo comprendiste:están conectados. Uno no puede funcionar sin el otro.

Es nuestro destino

Estamos destinados a soñar y soñamos por nuestro destino.Piensa en los sueños que tenías mientras tu destino se fragmentaba en etapas. Tu vida no consistirá en un sueño,sino en muchos. Todos nosotros tendremos sueños diferentes para las distintas áreas de la vida (trabajo, familia,placer y la lista continúa) y también para cada etapa.Si permitimos que el Creador influya en este proceso,nos dirigirá directamente hacia el propósito y el destino de sueño en sueño. Mientras buscamos su voluntad para nuestra vida, Él coloca deseos en nuestro corazón y sabe que, cuando se cumplan, nos prepararán para la etapa siguiente y muchas veces nos guiarán hacia ella. La vida,entonces, debería ser una serie de sueños que, cuando se los une, igualan nuestro destino. Como un diorama, el cual es una ilustración o una serie de ilustraciones que representan una escena continua, este es nuestro “sueño rama”.

Si no sueñas, tu vida será demasiado fortuita, llevada por los vientos de circunstancias o la fugacidad de las emociones. La espontaneidad es maravillosa, pero tu propósito y destino necesitan la reflexión del soñar. Si una vez soñaste, pero dejaste de hacerlo, tu destino está estancado.

Todo lo que he hecho en el ministerio se ha construido en base a actividades del pasado. Hace años, soñé con ser un intercesor eficaz y poderoso, lo cual llevó después a miles de horas de lectura y estudio. Aquello llevó,quince años después, a escribir un libro de gran éxito en ventas: La oración intercesora. Pastorear jóvenes, misiones,liderazgo de alabanza, enseñanza en un instituto bíblico,ser pastor principal… Dios ha usado todas estas etapas de destino para dar forma a mi “sueño rama”.

Obviamente, no me refiero a los sueños insignificantes tales como ir a un evento deportivo clásico o saltar de un aeroplano(la lista promedio de cosas por hacer “antes de partir”) amenos, por supuesto, que tu sueño sea ser un jugador de fútbol o un paracaidista. Estos objetivos divertidos son buenos y le dan sabor a la vida, al darnos algo que podamos esperar con ansias, pero no son sueños del destino.A lo que hago referencia es a objetivos que direccionan la vida al nivel de encontrar el cónyuge, criar hijos, escoger seguir una carrera y lo que hacemos a lo largo de la vida para servir a Dios y a otros. Estas decisiones importantes se conectan unas con otras para formar nuestro “sueño rama”y cumplir con nuestro destino.

En ocasiones, nos sorprendemos por los avatares y después echamos un vistazo hacia atrás. Vemos de qué forma Dios nos teje con cuidado e incluso coloca sus deseos y sueños en nuestro corazón. Pensamos que eran nuestros. Él supo todo el tiempo que eran suyos.

Amigos nuestros experimentaron esto de una forma muy profunda. Lee la historia de Elizabeth Wilkerson, en sus propias palabras, y ve cómo ella y Dios soñaron juntos por una niñita en África. Este ejemplo es más largo de lo que normalmente se añadiría para ilustrar un punto, perola historia completa es tan buena que la he incluido en su totalidad. Prepara algunos pañuelos y disfruta.

“Mientras la mayoría de las niñas de mi edad tenían pósteres de famosos pegados en las paredes, la cartelera de mi habitación reflejaba un deseo diferente: orfanatos africanos. Tenían todo tipo deformas y tamaños, pero un denominador común: eran africanos y habían ocupado mi corazón. No era algo que podía expresar bien, después de todo; jamás había ido a ese extenso continente, ni era lo suficientemente grande como para casarme o tener hijos. No obstante,soñaba con mi hija. Ella estaba allí; estaba segura de eso. Un día, iría a África y la llevaría a su casa.

A lo largo de los años de facultad; hice varios viajes misioneros y estudié con JUCUM (Juventud Con Una Misión). Mis pies jamás habían pisado suelo africano. Ella permanecía allí, en el fondo de mi corazón, y ansiaba conocerla.

Cuando mi esposo y yo nos conocimos, le pregunté con respecto a los sentimientos que tenía acerca de la adopción y, específicamente, con adoptar un niño africano. Estaba de acuerdo con cualquier tipo de adopción o cuidado tutelar al que Dios nos llamara.Estábamos casados y tuvimos nuestra primera hija,pero aún esperábamos.

Después de una pérdida dolorosa y un tiempo de perfeccionamiento, estaba adorando al Señor cuando la vi, en una visión. Tenía a mi hija biológica Clara a la izquierda y mi hija africana a la derecha. En un instante, el Señor había restaurado la esperanza en mí.Fui a mi esposo y le conté lo que había visto. Me dijo: ‘Creo que este podría ser el momento para comenzara buscar la adopción’.

En el transcurso de las semanas siguientes, recibimos información de más de diez agencias de adopción.Me sentaba en la cama, tapada con panfletos y folletos,y lloraba. Comenzar y llevar a cabo una adopción internacional se empezaba a sentir como escalar el monte Everest, otro castillo hecho en el aire. ¿El costo?¿El tiempo? ¿Los desconocidos?

Perplejos y sobrecogidos, fuimos a la iglesia como cualquier otro domingo. Teníamos una predicadora invitada aquel día; regularmente, ella asistía a nuestra iglesia, a pesar de que todavía no la había conocido. Comenzó a hablar y me quedé boquiabierta. Ella transmitió el amor que tenía por los huérfanos etíopesy habló acerca del orfanato que administraba allí. Nos informó de la agencia de adopción con la que trabajaba para colocar a esos niños en hogares llenos de amor.La perseguimos después del culto y la abordamos con todas nuestras preguntas. En cuestión de minutos,muchos de los temores que teníamos al principio fueron desapareciendo y, una semana después, entregamos nuestra solicitud y comenzamos con la montaña de trabajo.

Oficialmente, la adopción comenzó en junio de 2008. Había obstáculos que vencer; al comienzo,principalmente financieros. Mi sueño siempre había incluido el hecho de que yo era mayor y estaba más establecida para poder financiarlo nosotros. Claramente,el tiempo era del Señor, así que mi fe iba a tener que extenderse. Nuestro fondo para emergencias de mil dólares no iba a ir muy lejos para llegar a los treinta mil dólares que se requerían para la adopción. Sin embargo,trabajamos duro y de forma continua. Cada vez que teníamos que emitir un cheque, el dinero siempre estaba, de forma milagrosa. Recibimos fondos, ofrecimos una cena, mi esposo recibió trabajo extra, recibimos una donación e hicimos muchas ventas de garaje.

El 27 de mayo de 2009, vimos su foto por primera vez en un correo electrónico que nos envió la agencia.Estábamos en las vacaciones familiares anuales y lo último que esperaba era recibir esto. El correo electrónico era sencillo, pero la fotografía no lo era. Nos cautivó desde el primer momento en que la vimos. Los grandes ojos marrones estaban vacíos y sin expresión;sin embargo, me llamaban. Entonces, llegó la mayor dificultad y permaneció mucho tiempo: el papeleo. De forma constante, había complicaciones, errores y demoras. Su caso era extremadamente único y la agencia trabajaba contra el reloj para traerla a nosotros. Esperamos y oramos. Después de nueve meses de esfuerzo valiente, la agencia llamó. ‘No creo que podamos llevársela. ¿Considerarían otro niño?’. Eso estaba descartado. Durante nueve meses habíamos orado por ella con su nombre; era tan real para mí como mi hija, que se sienta a mi lado. Si no luchábamos por ella, ¿quién lo haría? Ella sería nuestra hija, sin importar cuánto tiempo llevara. Entonces,oramos y ayunamos.

Seis semanas después, en mi cumpleaños, una llamada inesperada golpeó la puerta de entrada. Salí de entre un aluvión de globos y cinco palabras que decían: ‘Los aprobaron en la Corte’. Se me aflojaron las piernas y las lágrimas explotaron en mis ojos. Ella era nuestra, legalmente nuestra. Mi esposo y yo nos quedamos paralizados. Ni siquiera sabíamos que teníamos una cita en la Corte. Para hacerlo aún mejor, a nuestra hija la aprobaron en la Corte el mismo día que a su mejor amiga del orfanato. Ella iba a una familia de nuestra ciudad que quedaba a menos de cinco kilómetros de nuestra ciudad. Su amistad permanecería intacta.

Un mes después, mi esposo y yo tomamos un avión con dirección a Adís Abeba, Etiopía. El 2 de mayo de 2010 entramos a una sala oscura del orfanato, que esta ballena de niñitos que dormían. En la esquina, ella estaba parada con el vestido que le había enviado hacía algunos meses. Fui a ella y sus ojos marrones grandes me miraron fijo. Me permitió abrazarla y no me dejó que la soltara durante toda la semana. Sorprendente mente,hubo muy pocas lágrimas; solo el conocimiento profundo de que nos pertenecíamos y que lo habíamos hecho por mucho tiempo.

Regresamos a nuestro país desde Etiopía, extraordinariamente, el Día de la Madreen 2010, con una gran cantidad de familia y amigos que nos esperaban en el aeropuerto para celebrar a nuestra hija Moriah. Fue entonces cuando aparecieron mis lágrimas. Por primera vez en la vida, le hacían una celebración. Ella estaba en casa.Nuestra hija era una huérfana desnutrida y cabizbaja.Hoy es una niñita vivaz, de rostro regordete. Hace poco, andaba con ella por una tienda y un extraño se me acercó y me preguntó: ‘¿Por qué adoptaste?’. Luego,recordé la cartelera que tenía hace años: sonreí y respondí: ‘Siempre supe que tenía una hija en África’.Ella era mía y yo era de ella. Antes siquiera de conocerla,ella estaba escrita en mi corazón, una parte de mi destino.

¿Sueños celestiales? Indudablemente.¿Sueños del destino? Solo pregúntale a Moriah.¡Soñar con Dios es mucho más emocionante que tener sueños terrenales! No te pierdas el destino al entregar tus pasiones solo a los deseos temporales. Pídele a tu Hacedor que despierte en ti las pasiones que escondió en tu corazón y que escribió en su libro”.

Por Dutch Sheets
Tomado del libro:Sueña
Peniel

Sueña: Vive conectado con el Dios soñador

 

1 comentario en Nunca dejes de Soñar

  1. NUNCA DEJES DE SOÑAR
    HERMOSO EL ARTÍCULO, QUE HERMOSO ORAR PIDIENDO A DIOS QUE NOS MUESTRE LOS SUEÑOS QUE ÉL TIENE PARA NUESTRA VIDA, HERMOSA LA HISTORIA DE ESTA MUJER QUE ADOPTA UNA NIÑA AFRICANA, UNA HISTORIA DONDE SE REFLEJA EL AMOR DE DIOS. Y ORAMOS Y AYUNAMOS POR ESA NIÑA… EL PODER DE LA ORACIÓN Y EL AYUNO Y CUANDO NUESTROS SUEÑOS ESTÁN ALINEADOS CON LOS SUEÑOS DE DIOS ES ASÍ CREO QUE AHÍ SE PRODUCE EL MILAGRO.
    YO SOLO LE PIDO A DIOS QUE HAGA SU VOLUNTAD EN MI VIDA YA QUE CREO QUE ÉL ME CONOCE MÁS QUE YO MISMA PORQUE ME PENSÓ, ME DISEÑÓ Y ME CREÓ.
    DESDE QUE VIVO ASÍ, PONIENDO A DIOS EN PRIMER LUGAR Y CONFIANDO PLENAMENTE EN ÉL, CADA DÍA ME SORPRENDE CON HERMOSOS REGALOS DEL CIELO Y ESTOY TOTALMENTE AGRADECIDA A ÉL. CONOZCO QUE A DIOS NUESTRO PADRE LE AGRADA UN CORAZÓN AGRADECIDO.
    DIOS CAMBIA VIDAS
    DIOS NOS SORPRENDE, NOS MOLDEA, NOS ACOMPAÑA, NOS INSTRUYE, NOS PERDONA.

    HERMOSO EL ARTÍCULO. SOÑAR ES DE DIOS.

Deja Tu Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*