Existen otras dimensiones

Abrir nuestros ojos al mundo espiritual

Con esto nos referimos a dimensiones que exceden lo que podemos percibir con nuestros sentidos.

Por Randy Clark

Cuando estaba en el seminario, un científico de la NASA le habló a mi grupo y dijo: “Solo vivimos en tres dimensiones que percibimos, pero yo creo, y creo que es lo que la ciencia indica, que hay otras dimensiones que ocupan el mismo continuum espacial en el que vivimos. No podemos percibir, ver o entrar en esas dimensiones, pero allíestán”.Esto nos ayuda a entender dónde está el cielo. No es que el cielo esté “lejos” allá en el espacio; literalmente se encuentra en otra dimensión: una dimensión espiritual.

Los ángeles, quienes fueron creados y existen en esta otra dimensión, pueden pasar de la dimensión espiritual a la nuestra. Se pueden manifestar y ser vistos o pueden escoger no ser vistos. Son comisionados para llevar a cabo los propósitos de Dios. Están atentos a sus palabras para realizarlas, trabajan con nosotros y son parte del ejército del cielo que adora a Dios. Estos son sus propósitos principales: adorar a Dios y servir a los que tenemos vida eterna. El salmista nos dice que los ángeles ejecutan La Palabra de Dios, obedeciendo a la voz de su precepto (Salmos 103:20–21), y en Hebreos 1, leemos: “¿No son todos espíritus ministradores, enviados para servicio a favor de los que serán herederos de la salvación?”.

Es interesante señalar que el cristianismo, el judaísmo, el islam y el hinduismo, todas las religiones más importantes del mundo a lo largo del tiempo, creen tanto en lo demoniaco como en lo angelical. Tanto los espíritus demoníacos como los seres angelicales fueron creados por Dios. No son eternos porque tienen un principio. Dios es eterno porque no tiene principio ni fin, a diferencia de los ángeles que fueron creados por el Señor y, por lo tanto, tienen un principio. Creo que Él los creó antes de que creara el plano físico: nuestro universo. Fueron creados y existen en el plano espiritual.

Fueron todos creados para adorarlo y llevar a cabo sus propósitos. Pero un tercio de los ángeles “cayó”, lo cual significa que perdieron favor con Dios a causa de su rebelión, y ya no pueden venir a su presencia. En el entendimiento común, estos ángeles caídos son demonios.

Ahora entiendo esto, pero cuando me gradué del seminario no creía en lo sobrenatural. Mi capacitación fue en teología liberal. En la universidad cursé religión, y en el seminario fui enseñado teología liberal. Una cosmovisión liberal no permite espacio para las cosas sobrenaturales. Así que cuando me gradué del seminario no creía en demonios. No creí en ellos hasta que uno me habló a través de uno de mis congregantes. No fue sino hasta que lo vi deformar el rostro de la persona y hacer cosas grotescas. Ese para mí fue el clásico momento “ajá”. De pronto, con esa experiencia personal, mi teología liberal salió por la ventana. Dije: “¡Esto es verdaderamente real!”.

Tengo amigos que pueden literalmente ver ángeles, y yo he experimentado muchas cosas sobrenaturales. Estuve en una reunión en la que un ángel me empujó de tal modo que perdí el equilibrio y casi me caigo, pero que cuando voltee a ver quien me había empujado no había nadie.

Una vez estaba ministrando en Brasil con un colaborador, y cuando lo vi, de pronto pareció como si alguien hubiera encendido una luz brillante detrás de él. Hubo una multitud de gente que también lo vieron con sus ojos naturales. Vieron estos rayos de luz saliendo de su cuerpo. Y fue cuando comenzaron a suceder milagros en todo el lugar; incluso sin que este ministro orara por nadie.

He hablado con personas que han tenido experiencias fuera del cuerpo, que han visto al Señor y que han sido usados para traer grandes milagros; milagros creativos como que huesos fracturados vuelvan a su lugar así como así, y cánceres que desaparecen totalmente en un instante. Cuando uno ve estas cosas suceder, entonces es fácil creer en sanidad. Y cuando ha visto el efecto de los demonios destruyendo la vida de la gente, y los ha visto manifestarse justo frente a usted, ya no tiene duda alguna de que lo sobrenatural es real.

Por Randy Clark
Tomado del libro:Historias de ángeles
Casa Creación

Historias De Angeles

 

Se el primero en comentar

Deja Tu Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*