Basta de intentos

Toma hoy la decisión de cambiar tu manera de pensar

Por Leonardo Pérez

Determinar es tomar una decisión. El vocablo está compuesto por dos vocablos: “de” y “terminar”; es decir, finalizar lo que empecé. Es importante que te determines a finalizar lo que has comenzado.

Vivir con sensación de fracaso, triste o quejándote, no te permitirá avanzar, y con vivir intentándolo no lograrás nada. Cuando sentís que no podes salir del pozo es porque solamente lo “intentaste” sin determinación.

¿Sos de las personas que en la iglesia dicen “Sí, Amén”, y cuando salen son las mismas de siempre; que alaban a Dios, declaran pero no logran nada? Esto es porque muchas veces dijiste: “Voy a intentarlo una y otra vez hasta lograrlo” y lo único que lograste es agotarte y sentir ese amargo sabor del fracaso.

El intento es el esfuerzo que se hace para lograr un resultado, y así traer una solución o una alternativa diferente para no sentir fracaso.Todo es “intento”. Sin embargo, el sentirse fracasado es inevitable.

De todas esas definiciones en ningún momento se utiliza la palabra de fe. La fe es algo que tenes que buscar y hará una transformación en tu búsqueda. Y mi deseo es que aprendas a que todo lo que hagas sea por fe y no por intento.

Algunos dicen: “Me siento bien, aunque no lo logré, pero lo intenté”; “Por lo menos lo intenté y vine a la iglesia”; “Ore para que sucediera, por lo menos lo hice”. Pero vemos que La Palabra de Dios se acciona por fe.

En La Biblia encontramos varias personas que lo han intentado pero que fracasaron. Goliat intentó matar a David y salió muerto; Sansón intentó vencer a la tentación de Dalila, pero le quitaron los ojos; Pedro intentó caminar por las aguas pero se hundió; David intentó construirle el templo a Dios pero no pudo.

Una vida de “intentos” puede llegar a ser un fracaso. Podes intentar mucho pero si no tenes fe en tu determinación te quedarás en el mismo punto. Hay personas que por años permanecen en el mismos sitio a pesar de intentarlo muchas veces.

Una forma de revertir tu situación es dejar de intentar y comenzar a vivir por fe. He ministrado personas que por años vivieron los mismos problemas por solo intentar salir de ellos; lamentablemente a diario me toca ver muchos cristianos que no viven sino sobreviven.

Deja de sobrevivir

Arrepentimiento significa “cambio de mentalidad”. Cuando nos esforzamos con los mismos pensamientos y no logramos nada,¿para qué seguir pensando igual? Cambiar de mentalidad puede ser la mejor opción. Y Pablo dice: “ser renovados en la actitud de su mente” (Efesios 4:23).

Si te regalan un Mercedes Benz, por ejemplo, pero tenes mente de Fiat 600 no lo vas a valorar, y no sabrás cómo manejarlo. O incluso si alguien recibe un dúplex y tiene mentalidad de casilla, esa casa no le va a servir; se sentirá incómodo y lo más probable es que de a poco vaya transformando el dúplex en un rancho. De la misma manera, podemos pedir muchas cosas a Dios pero si no cambiamos la manera de pensar no podremos manejarlo. Antes de pedirle al Señor cualquier cosa tenes que tener su sistema de pensamiento alineado a Él.

Si en tu mente hay pobreza, tu año será pobre pero si declaras que todo lo puedes en Cristo que te fortalece, que irás de poder en poder, entonces la bendición alcanzará tu casa hasta que sobreabunde. No quiero decirte con esto que el poder está en tu mente, no tenes que cerrar tus ojos repitiendo tres veces “no hay pobreza”. ¡No! No es así como Dios desata su poder en tu vida. Pero sí es en tu mente donde tiene que estar el sistema de pensamiento de Dios.

Esfuerzos propios sin fe

Si asistes a la iglesia con mucho esfuerzo y sin fe, cuando vuelvas a tu casa vas a estar peor de lo que fuiste, y seguramente también vas a estar muy enojado. Por meses yo me esforcé en ir a la iglesia caminando —y no vivía a la vuelta, eran varios kilómetros de trayecto—, pero después de hacerlo varias veces me cansé ya que no veía resultados. Cuando le reclamé a Dios, Él me respondió con todo su amor:

—Todo lo haces sin fe, y sin fe yo no puedo bendecir a nadie.

—¿Qué tengo que hacer— le pregunté.

Y el Señor me habló firme:

—Activa tu fe. No esperes que otro te dé, es a mí a quien debes clamar y yo te responderé.

No hay peor cosa que vivir de puros intentos porque cuando fracasas en los intentos te llenas de muchas excusas; y las excusas son “medio hermana” de la mentira. Ellas te llevan a ponerte muchas máscaras que te hacen creer que tu vida no necesita un cambio. Yo creía que los demás estaban equivocados, aún llegué a pensar que Dios mismo estaba equivocado. Pero quiero desafiarte a que hoy puedas darle un cambio y romper todo pensamiento que hay en tu vida que no permita que te determines en Dios y avances por más.

 

Por Leonardo Pérez
Tomado del libro: Avanza por más

1 comentario en Basta de intentos

  1. Excelente. Me gustaría saber si continúa en otra nota u artículo, y/o quién es el autor del libro “Avanza por más”. Gracias.

Deja Tu Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*