La evangélica Marina Silva, probable alternativa a Rousseff

Elecciones presidenciales en Brasil

El Partido Socialista Brasileño cierra filas para apoyar a Silva tras la trágica muerte de Eduardo Campos.

La carrera electoral en Brasil ha dado un giro inesperado tras el trágico accidente aéreo en el que falleció Eduardo Campos, el principal opositor de DilmaRousseff y candidato del partido socialista (PSB). Los días de duelo en todo el país no han sido, sin embargo, inactivos dentro del partido, donde todo apunta a que recogerá el testigo político la que hasta ahora era el segundo nombre en la candidatura: Marina Silva.

Marina Silva, con una extensa trayectoria política a sus 56 años, es una activa creyente evangélica, miembro de una iglesia de Asambleas de Dios. Ya hace cuatro años lideró una alternativa que obligó a Rousseff a ir a una segunda vuelta. Curiosamente, ambas fueron compañeras en el gobierno de Lula, dado que Silva salió del Partido de los Trabajadores por diferencias profundas con la actual presidenta de Brasil. La exministra del gobierno de Lula ha irrumpido con fuerza en los sondeos y empataría con DilmaRousseff, en caso de que ambas mujeres se enfrentasen en segunda vuelta. “Una evangélica que hace política”,como expresa el politólogo Claudio Couto en un reportaje publicado en El País, Silva liderará el proyecto socialista con entrega a su labor. “Es una persona evangélica que hace política. No es una política evangélica, en los moldes de los integrantes de la bancada evangélica en el Congreso. Ella no es un Marcos Feliciano”, dice Claudio Couto, refiriéndose al pastor y diputado famoso por sus declaraciones conservadoras y frecuentemente polémicas.

Una vida excepcional

La exministra de LuizInácio Lula da Silva ya intentó alcanzar la jefatura de Estado en el año 2010, cuando obtuvo el 19,3 % de los votos. Una encuesta difundida por el diario Folha de Sao Paulo pronostica un mejor resultado en esta ocasión. Además de su fe, si algo caracteriza a Marina Silva es su espíritu luchador y capacidad de trabajo y superación. De joven fue recolectora de caucho en su estado natal de Acre, en la amazonia brasileña. Después trabajó como empleada doméstica, siendo en este periodo de su vida cuando aprendió a leer en una escuela cristiana evangélica. No desaprovechó ni el tiempo ni las oportunidades, y así pocos años después entró en la universidad y se graduó como profesora. En 1994, contando solo 36 años, se convirtió en senadora, la más joven de la historia política de Brasil. Además Silva está casada, y tiene cuatro hijos. En 2010 se publicó una biografía, “Marina, la vida por una causa”, escrita por Marília de Camargo César, en la que relata cómo siendo hija de recolectores de caucho, nació en el corazón del Amazonas en 1958, aprendiendo en la selva a cazar, a pescar y a distinguir las raíces con propiedades curativas de las alucinógenas o inocuas. Luego descubrió cómo interpretar las agujas del reloj a los 14 años y a leer y escribir a los 16. “Quien vino de un origen humilde como yo, que se alfabetizó a los 16 años, que pasó por las peores situaciones de salud, siendo atendida de las peores formas en filas de hospitales, con seguridad sabe lo que significa una elección para presidente de Brasil”, señaló Silva el día del lanzamiento del libro, al analizar el contenido de su vida y su vocación política.

La fe de Marina Silva entra en campaña

El pasado fin de semana, el Partido Socialista Brasileño en el que milita Silva publicaba su programa electoral. En el mismo, se especificaba que apoyarían una reforma de la ley para admitir matrimonios homosexuales. Unas horas después, sin embargo, Marina Silva rectificaba el programa, especificando que está a favor de la unión civil de parejas homosexuales, pero que el matrimonio “se establece solo entre un hombre y una mujer”. Recién llegada a la contienda presidencial, Silva ya aventaja a la presidenta DilmaRousseff con diez puntos porcentuales en la última encuesta si la elección de octubre se decide, como se espera, en segunda vuelta. “Hay muchas personas que confunden la unión estable y la unión civil”, explicó Silva. “La unión civil asegura todos los derechos para las parejas que se unen y que son del mismo sexo. El matrimonio es entre personas de sexo diferente. Eso es lo que está asegurado en la constitución, en la ley brasileña, pero los derechos son iguales”.

Otro aspecto que está marcando la campaña es la denominada “Ley General de Religiones”. DilmaRousseff intenta sumar apoyos entre los evangélicos desbloqueando un proyecto paralizado desde hace meses en el Senado. La ley pretende conceder diversos beneficios a instituciones religiosas entre los cuales destacan notables beneficios tributarios. El apoyo de Dilma al proyecto de ley pretende atender a las demandas de los cada vez más influyente colectivos evangélicos en el país, que en la actualidad ocupan el 23% de los electores en Brasil, y con ello contener la popularidad de Silva. De ser aprobado, el texto extendería a las iglesias evangélicas y otras denominaciones religiosas los mismos beneficios concedidos por el gobierno brasileño a la Iglesia Católica tras el acuerdo alcanzado por DilmaRousseff y la Santa Sede en 2008.

Críticas por su fe

La candidata del PSB tiene una amplísima experiencia en el ámbito político, desde el Senado a posiciones de Gobierno que ocupó durante el mandato de Lula Da Silva. Silva tuvo una formación católica y de adolescente llegó a considerar la posibilidad de convertirse en monja cuando buscaba salir de la pobreza. Pero en 1997, siendo senadora y antes de ser ministra de Medio Ambiente del expresidente LuizInácio Lula da Silva, tuvo una experiencia de conversión. Desde entonces se unió a la iglesia evangélica de Asambleas de Dios. El diario Folha de San Paulo informó el lunes que la candidata suele recurrir a La Biblia para adoptar definiciones, incluso políticas. “Ella, para tomar una decisión, santo Dios, demora, porque, además de consultar a la tierra, ella tiene que consultar al cielo”, relató la pastora ValniceMilhomens, citada por el periódico como una amiga de oración de Silva desde hace años. Interrogada el mismo lunes por periodistas de la cadena Globo, Silva explicó que “La Biblia es, sin lugar a dudas, una fuente de inspiración”. Agregó que hay otras, como el arte o la literatura, y que “las decisiones son tomadas con base racional para todas las personas”.

Fuente: ProtestanteDigital.com

Se el primero en comentar

Deja Tu Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*