Celebran Día Nacional de Oración y Reflexión en honor a Mandela

El gran líder de la paz fue celebrado, honrado y recordaro en ciudades de todo el mundo.

El gran líder de la paz fue celebrado, honrado y recordaro en ciudades de todo el mundo.

Con la celebración del Día Nacional de la Oración y la Reflexión, el 8 de diciembre pasado comenzaron los actos religiosos que tuvieron lugar en aquel país, como manera de honrar la memoria del líder africano Nelson Mandela, quien falleciera el pasado 5 de diciembre a los 95 años.
Estos estuvieron encabezados por el actual presidente sudafricano Jacob Zuma, quien dijo a la nación que la muerte de Madiba resulta una pérdida “sin precedentes”, no solo para los sudafricanos sino para el mundo, al asistir a un servicio religioso que, en homenaje al líder, fuera celebrado en la Iglesia Metodista de Bryanston, en esta capital.
Agregó Zuma que las oraciones ayudarán mucho a Sudáfrica en la recuperación del impacto sufrido tras la muerte del insigne pacifista, cuando dijo que Madiba había predicado y practicado el sentido de la reconciliación luego que terminara el régimen racista del apratheid que daño hizo a la unidad del pueblo.

Al servicio religioso también asistió su ex esposa Winnie Madikizela-Mandela, quien vestía de negro. Asimismo, en diversas partes del mundo, las iglesias dedicaron sus servicios religiosos a recordar al hombre que, logrando trascender toda barrera, envió al mundo un mensaje de paz y de reconciliación que trasciende toda raza y religión entre todas las personas. También sinagogas y mezquitas se llenaron por tal motivo, mientras en Palestina las iglesias realizaron un servicio especial.
El jefe de Estado Zuma expresó a través de un comunicado que “mientras estamos de duelo, deberíamos cantar también alto con nuestras voces, bailar y hacer lo que queramos para celebrar la vida de este revolucionario excepcional que mantuvo el espíritu de la libertad vivo y nos condujo a una nueva sociedad”.

En diversos barrios de Johannesburgo el espíritu que reinó entre los feligreses fue el de honrar su memoria con todo el corazón, olvidando viejos rencores y diferencias, mientras que en el antiguo gueto de Soweto, donde Mandela vivió por más de quince años, también hubieron cultos celebrativos por la importancia de su vida para el pueblo sudafricano.

Fuente: Agencia Latinoamericana y Caribeña de Comunicación

Se el primero en comentar

Deja Tu Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*