Profanan iglesias provocando destrozos

Templos sufren ataques anónimos

Entre otras, el templo de la Primera Iglesia Metodista, en pleno centro porteño.

El pasado 12 de noviembre se conocieron dos nuevos ataques a templos religiosos. Desconocidos quemaron el domingo 10 las puertas de la iglesia San Antonio de Padua, en la ciudad cordobesa de Capilla del Monte. Los agresores también robaron imágenes de santos y rompieron bancos. A su vez, en la noche del sábado 9 sufrió destrozos el templo de la Primera Iglesia Metodista, ubicada en la avenida Corrientes al 700, pleno centro de Buenos Aires. Allí, atacantes anónimos dañaron un valioso órgano antiguo, robaron diferentes elementos, vandalizaron el altar y abandonaron el sitio dejando indicios de que preparaban un incendio.

Con estos dos actos hostiles ya son al menos cinco las agresiones a templos religiosos en los últimos 45 días. Los ataques conocidos en noviembre se suman a los sufridos en septiembre por la iglesia San Ignacio de Loyola y por un templo metodista de Rosario, y al perpetrado contra la Catedral de Mar del Plata en octubre.

El sábado 9 a la noche, desconocidos que se habrían quedado escondidos luego de la realización de un encuentro coral, atacaron la Primera Iglesia Metodista, un templo con 170 años de existencia y que fue el primer edificio Metodista en América del Sur.

Según le relató a Clarín el pastor Eduardo Mariani, a cargo del templo, los agresores robaron elementos de iluminación del altar, dañaron un órgano de tubos de 1882 que había sido trabajosamente restaurado hace dos años y dejaron “mensajes”, como la cruz del altar invertida y sillas dadas vuelta.

A la vez, la disposición en la que quedaron varios objetos hace pensar que los atacantes estaban preparando un incendio: montones de papeles y madera arrancada del piso en la pila bautismal, sillas amontonadas junto a una estufa con una caja de fósforos al lado, un montón de folletos apilados en una mesa junto a banco de madera, telas entre los tubos del órgano elevadas hacia el techo (que es de madera). “Todo eso fue parte de una amenaza o no iniciaron el incendio porque escucharon algún ruido y se escaparon”, conjeturó Mariani. “Lo sentimos como una agresión de alguien contra lo religioso, no solo contra los metodistas”, agregó el pastor tras expresar su preocupación por las agresiones a diferentes templos.

La Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina dio a conocer ayer su repudio por los actos de vandalismo en la Primera Iglesia Metodista de Buenos Aires.

Fuente: Clarin.com

Se el primero en comentar

Deja Tu Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*