El riesgo de una fe “tibia” de padres cristianos

Mantiene la Fe

El abandono creciente de la fe en los adolescentes ha sido objeto de debate durante muchos años. Un nuevo estudio, llevado a cabo por el ministerio Enfoque a la Familia sobre “La participación en la fe y la retención entre los milenarios” se encontró que solo un pequeño porcentaje ha mantenido su fe en la niñez. La razón principal es la falta de una formación clara en el tema espiritual.

El estudio utiliza datos de la encuesta anual del Instituto Pew y la Fundación Nacional de Ciencias Sociales de los Estados Unidos. Alrededor de una quinta parte, un 18 %, de los adultos jóvenes criados en hogares con poca influencia religiosa declaran no tener ningún vínculo con una fe específica. Por otra parte, un 60 % de los milenarios afirman que “mantiene la fe”.

Entre los que afirman ser “sin religión”, solo el 11 % dice que tenía una fe fuerte cuando eran niños porque vivían en una casa donde se practicaba y se enseñaba una fe viva. En otras palabras, la gran mayoría de los jóvenes que abandonaron el cristianismo no vivieron en familias con fuertes convicciones religiosas.

“Esto no es solo una crisis de fe, sino también en los padres”, dijo Enfoque a la Familia. “Los padres que tienen un hogar donde se practica una fe vibrante, aunque de manera imperfecta, son mucho más propensos a crear jóvenes que seguirán siendo cristianos serios, aunque a veces sufran crisis y preguntas”, dijo el estudio. “No es sorprendente que la fe tibia de los padres influya en los niños que luego terminan no persistiendo cuando son mayores”.

El estudio también muestra que el 20 % de los adultos jóvenes deciden cambiar sus creencias, aunque la mayor parte sale de una denominación cristiana para irse a otra. En general, el número de los que no tienen ninguna religión creció alrededor de 10 % en los últimos veinte años.

El estudio también abordó la cuestión de por qué los adultos jóvenes se involucran menos en la comunidad, lo que incluye la iglesia. Estos son más propensos a ver a las personas religiosas como hipócritas o excesivamente conservadoras. La respuesta parece ser la falta de buenos modelos.

Además, el estudio encontró que los que tienen una crianza menos religiosa tienden a retrasar el matrimonio y la paternidad. “Contar con modelos fuertes sobre matrimonios y familias en la infancia es un factor importante en la cuestión de la iglesia”. Entre las principales conclusiones del estudio se encuentra el que afirma que las familias que enseñan a los niños acerca de la fe de manera constante desde la primera infancia, tienen un mayor “índice de retención” en la edad adulta.

Otro hecho importante es que las iglesias que enseñan La Biblia continúan creciendo. El motivo es que los jóvenes de hoy quieren vivir “algo mayor que ellos mismos”. Por otro lado, las congregaciones que ofrecen solo mensajes positivos y promueven la riqueza están en declive. La nueva generación parece menos propensa a aceptar el discurso de que solo necesita “tener fe en el poder de la fe”.

Fuente: NoticiaCristiana.com

Se el primero en comentar

Deja Tu Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*