Nueva edición de Octubrillante en las iglesias de Buenos Aires

Numerosas congregaciones de la ciudad de Buenos Aires han desarrollado una nueva edición de Octubrillante, la Fiesta de la Luz.

Octubrillante, impulsado por el Consejo de Pastores, en el marco del Plan de Misión Unida, es una propuesta alternativa al festejo que todos los años se hace a la brujería, la muerte y la oscuridad en la noche de Halloween.

La campaña propone realizar en cada congregación un evento festivo para niños lleno de color y alegría, donde pueda predicarse a Jesús a aquellos invitados especialmente para la ocasión.

Octubrillante, la Fiesta de la Luz, es una iniciativa que busca quebrar no solo el concepto cultural y comercial de Halloween, sino también enfrentar la acción satánica que se realiza ese día. Para los satanistas y brujos es la ceremonia más solemne del año. Ellos establecieron el 31 de octubre como el día de mayor actividad satánica. Es una noche de orgías y misas negras que incluyen sacrificios de animales y seres humanos.

La propuesta surgió hace tres años desde la Iglesia del Centro y se extendió rápidamente a partir del Consejo de Pastores en las congregaciones de la ciudad con preciosos resultados. Silvana, esposa del pastor Carlos Mraida, narra cómo la iniciativa tuvo su origen en la invitación que le hicieran a su hijo para festejar la noche de brujas. La velada terminaría viendo películas de terror hasta el amanecer.

“Mi gran preocupación como mamá era cómo decir que no a una propuesta aparentemente tan atractiva. Pero lo que más me cargaba era pensar qué alternativa le daba. Así surgió la Fiesta de la Luz. Llamamos por teléfono a las familias, hicimos un volante que repartimos en el barrio, les dijimos a nuestros chicos que invitaran amigos del colegio y del barrio a jugar y comer algo rico en la iglesia. Y entre juegos organizados por los líderes y un final evangelístico, tuvimos la primera fiesta”, relata Silvana.

“En 2010 y 2011 la celebración siguió creciendo de tal manera que nuestro templo desbordó de chicos. Cambiamos los juegos, tuvimos invitados, preparamos fiestas llenas de color y alegría. Cientos de chicos recibieron a Jesús en sus corazones, entre ellos el amigo de mi hijo”, contó.

En el 2012 el Consejo de Pastores tomó la propuesta, y se coordinaron cuarenta y un eventos en simultáneo con cuarenta y ocho congregaciones locales en la ciudad. A estos se sumaron iglesias de algunas provincias y de otros países que recogieron la idea.

Una vivencia

Uno de los testimonios de Octubrillante recogidos el año pasado en una de las congregaciones del barrio Parque Avellaneda fue la siguiente: “El sábado vivimos una verdadera fiesta en nuestra iglesia. Tuvimos una convocatoria aproximada de doscientos chicos. Hicimos juegos y tuvimos un tiempo de canciones con la banda de adolescentes. Luego, tuvimos una pequeña obra de teatro que dio lugar al mensaje evangelístico donde los chicos hicieron su confesión de fe. Desde la decoración, los souvenirs y toda la temática del evento estuvo orientado a ¡brillar y vivir una verdadera fiesta! Durante la celebración preparamos un espacio especial para los padres, donde pudieron disfrutar de un espacio de reflexión, comunión y enseñanza sobre el verdadero sentido de Halloween y sobre el desafío de ofrecer alternativas a nuestros hijos que los contengan y afirmen en el camino del Señor. Once de ellos aceptaron al Señor”.

Como parte de la campaña, algunas maestras del ministerio de niños llevaron también un mensaje de reflexión a las escuelas cercanas a sus congregaciones para explicarles acerca del verdadero mensaje de Halloween y las invitaron a sumarse a trabajar por una propuesta por la vida.

“Nuestros niños están permanentemente expuestos a influencias culturales, sociales y espirituales perjudiciales para su integridad, por eso queremos dar una alternativa concreta para protegerlos, formarlos y mostrarles que ellos pueden ser bendecidos y ser canales de bendición para transformar la sociedad. Octubrillante, además de ser una iniciativa concreta de rechazo a la celebración de Halloween, es un llamado concreto a la Iglesia a que enseñe a nuestros niños a vivir una espiritualidad natural, no reñida con la alegría, la diversión y la excelencia”, expresan los líderes que impulsan esta excelente iniciativa.

Todas las congregaciones sumadas a la campaña, que este año se realizó el sábado 2 de noviembre, se prepararon con una agenda de oración especialmente diseñada para batallar contra quienes impulsan la fiesta de la muerte y para que cientos de niños reciban a Jesús en sus corazones.

 

Se el primero en comentar

Deja Tu Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*