Proteínas en su justa medida

Conocer sus beneficios en pos de lograr perder peso

Por Dr. Don Colbert

Las proteínas y los aminoácidos son los ladrillos del cuerpo. Son utilizados para reparar y mantener tejidos como los músculos, el tejido conectivo, nuestra piel, nuestro cabello, nuestra red ósea e incluso nuestras uñas. Si no recibe proteína adecuada, no será capaz de mantener de manera adecuada estos tejidos que acabo de mencionar, así como las enzimas, hormonas y su sistema inmune. Como consecuencia, envejecerá más rápido y finalmente desarrollará enfermedades.

Pero de la misma manera en que demasiados carbohidratos de bajo índice glucémico pueden sabotear sus metas al adelgazar, demasiada proteína puede tener un efecto negativo en su bienestar. Los estudios han mostrado que los hombres con dietas altas en carne roja han incrementado el riesgo de cáncer en la próstata, y suele ser una forma de cáncer más agresiva. No obstante, los hombres que comen pescado tres veces a la semana tienen aproximadamente la mitad del riesgo de desarrollar cáncer de próstata en comparación con los hombres que rara vez comen pescado. Además, freír o asar carne, pollo o pescado de modo que quede dorada o bien cocida también está asociado con un riesgo de cáncer mayor.

En 2002 el Instituto Nacional de Salud (NIH por sus siglas en inglés) aconsejó que la proteína debería constituir entre 15 y 35 % del consumo diario de energía de la persona o de calorías totales. Creo que cualquier cosa mayor de 35 % de nuestras calorías diarias en proteína es simplemente demasiado. Le digo a mis pacientes que obtengan aproximadamente entre 15 y 20 % de sus calorías diarias de proteínas, pero recomiendo que solamente 10 % o menos de nuestras calorías deberían provenir de proteína animal.

Esto suele traducirse en 85,05 gramos de proteína animal una o dos veces al día para las mujeres, y entre 85,05 y 170,1 gramos de proteína animal una o dos veces al día para los hombres. Los hombres deberían limitar la carne roja a solamente 340,2 gramos a la semana. También creo fuertemente en consumir un poco de proteína con cada comida y refrigerio, pero tenga en cuenta que no necesitamos proteína animal con cada comida. Judías (frijoles o porotos) con una pequeña cantidad de arroz integral (del tamaño de una pelota de tenis) es una proteína completa.

Esto ayuda a crear la mezcla de combustible correcta que mantiene su apetito controlado, su energía arriba y sus niveles de azúcar en sangre y de insulina a raya; todo mientras su metabolismo continúa quemando esos kilos adicionales.

El pollo y el pavo orgánico o de campo; los huevos orgánicos u omega-3; el pescado silvestre bajo en mercurio; y los lácteos bajos en grasas son las mejores opciones de proteínas animales. Estas carnes están libres de hormonas y antibióticos que pueden ser dañinos para el cuerpo. También, evite o limite las carnes chatarra altas en grasa como los panchos, mortadela, salamín, longaniza (pepperoni) y panceta, que están cargados de sal, nitratos y nitritos. Los nitratos y nitritos están relacionados con un incremento en el riesgo de ciertos cánceres.

Las leguminosas orgánicas, los granos integrales y las nueces son las mejores proteínas vegetales. Los vegetarianos pueden combinar proteínas vegetales con sus alimentos regulares para tener una proteína de alta calidad. Por ejemplo, al combinar arroz integral con judías (frijoles o porotos) puede formar proteínas completas.

No obstante, la soja es una excepción y ya es considerada una proteína completa. El problema potencial de combinar dos almidones para hacer una proteína completa es que es fácil desacelerar o detener completamente su pérdida de peso si sus porciones son demasiado grandes. No obstante, si puede mantener esto en mente no hay razón por la cual no deba disfrutar los beneficios agregados y sabores de estas proteínas. La sopa porotos negros o de lentejas y una pequeña cantidad de arroz silvestre es una proteína completa y sumamente llenadora; y sí, es probable que comience a bajar de peso si la consume con regularidad.

La proteína con base vegetal en polvo también es una buena manera de añadir proteínas a sus comidas y refrigerios. Pero debe consumir los productos de soja con precaución. Muchos científicos ahora creen que consumir soja en exceso hace más daño que bien. El alto consumo de isoflavones, que son sustancias químicas vegetales semejantes a los estrógenos que contiene la soja, puede estimular la producción de células cancerosas. Puede incluso incrementar las oportunidades de desarrollar problemas serios de reproducción, tiroides e hígado.

Además de esto, la mayoría de los productos de soja son procesados y tienen un valor biológico bajo en comparación con otras proteínas, lo cual quiere decir que el cuerpo no las utiliza tan eficientemente. Esto incluye dos de los productos de soja más consumidos: la leche y la proteína de soya. Estos productos pueden interferir con el funcionamientos de la tiroides y un ritmo metabólico más bajo, haciendo que sea más difícil adelgazar.

Si quiere bajar de peso le recomiendo reducir el consumo de productos de soja. Y déjeme hacer énfasis en esto: la palabra final sobre la soja todavía no se ha dicho. Incluso los escépticos dicen que la conclusión es optar por las formas naturales de la soja en lugar de las alteradas química o genéticamente (transgénicos). Como sigue siendo una proteína un poco controversial, mi consejo es proceder con precaución; no coma o beba productos de soja todos los días, pero si debe consumir soya, hágalo solamente unas pocas veces a la semana.

 

Por Dr. Don Colbert
Tomado del libro: La nueva cura bíblica para la pérdida de peso
Casa Creación

 

Se el primero en comentar

Deja Tu Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*